jueves, 17 de noviembre de 2011

PARADIGMAS Y MÉTODOS DE LA INVESTIGACIÓN EN TIEMPOS DE CAMBIO (2)

PARADIGMAS Y METODOS DE INVESTIGACION
en tiempos de cambio
Iván Hurtado León
Josefina Toro Garrido
2
Título: PARADIGMAS Y METODOS DE INVESTIGACION
en tiempos de
cambio.
Autores: Iván Hurtado León y Josefina Toro Garrido
5ta. edición, 2005.
@ EPISTEME CONSULTORES ASOCIADOS C. A.
ISBN 980-328-413-4
Edición: Episteme Consultores Asociados C. A.
Telf. 0241-8431333. Valencia. Carabobo. Venezuela.
Impresión:
Impreso en Venezuela
Printed in Venezuela
3
Beatriz, Iván Augusto y Lorena,
Como siempre,
Iván
A mis hijos Juan Eduardo y Laura,
A mis alumnos,
Josefina
4
VACÍA
5
Se puede resistir la invasión de un ejército,
pero no una idea
cuyo momento ha llegado.
Víctor Hugo
6
VACíA
7
CONTENIDO
Prólogo………………………..……….…………………………..11
Introducción: "La crisis actual de las Ciencias Sociales”……..16
I. PARADIGMAS E INVESTIGACIÓN CIENTÍFICA
Introducción..............................................................................25
1. Evolución histórica de los paradigmas o de los modos de
conocer……………………………………………………………..28
2. La Modernidad.....................................................................32
2.1. Paradigmas………….………....................................... 36
2.1.1. El Positivismo.......................................................38
2.1.2. El Materialismo Histórico-Dialéctico.................... 40
2.2. Conocimiento............................................................... 43
2.3. Ciencia..........................................................................45
2.4. La Modalidad Cuantitativa de Investigación.................48
3. La Postmodernidad..............................................................50
3.1. .Paradigmas.................................................................55
3.2. Conocimiento................................................................58
3.3. Ciencia..........................................................................60
3.4. La Modalidad Cualitativa de Investigación...................62
II. MÉTODOS DE UTILIZACIÓN GENERAL EN LA
INVESTIGACIÓN
Introducción..............................................................................69
1. El Método Deductivo...........................................................70
2. El Método Inductivo.............................................................71
3. El Método Analítico-Sintético...............................................73
4. El Método de Observación..................................................75
III. METODOS TRADICIONALES DE INVESTIGACION EN
LA MODERNIDAD
8
Introducción............................................................................. 81
1. Método Hipotético-Deductivo
1.1. Perspectiva histórica……......................……….…….. 83
1.2. Concepto y características......................................... 83
1.3. Proceso de investigación............................................. 84
2. Método Histórico-Dialéctico
2.1. Perspectiva histórica..................................................124
2.2. Concepto y características.........................................124
2.3. Proceso de investigación........................................... 126
IV. MÉTODOS CUALITATIVOS PROPIOS DE LA
POSTMODERNIDAD
Introducción.......................................................................... 133
1. Método Hermenéutico
1.1. Perspectiva histórica................................................. 135
1.2. Concepto y características.........................................135
1.3. Proceso de investigación........................................... 136
2. Método Fenomenológico
2.1. Perspectiva histórica................................................. 142
2.2. Concepto y características.........................................142
2.3. Proceso de investigación........................................... 144
3. Método Etnográfico
3.1. Perspectiva histórica..................................................148
3.2. Concepto y características........................................ 148
3.3. Proceso de investigación............................................150
4. Método Biográfico o Historias de vida
4.1. Perspectiva histórica................................................. 155
4.2. Concepto y características........................................ 157
4.3. Proceso de investigación...........................................158
5. Método de Investigación-Acción Participante
5.1. Perspectiva histórica..................................................162
5.2. Concepto y características........................................ 162
5.3. Proceso de investigación........................................... 165
Glosario................................................................................. 171
Bibliografía……………………………..….…..………….…….. 179
9
PRÓLOGO
10
VACÍA
11
A partir de las notas de trabajo elaboradas para el ejercicio
docente de esa área de difícil configuración curricular como lo
es la materia conocida tradicionalmente con el nombre de
Metodología de la Investigación hemos elaborado este texto.
Decimos de difícil configuración, porque la Metodología de la
Investigación no forma parte de ninguna disciplina
específica, sin embargo, es necesaria en cualquier rama del
conocimiento a la que se pretenda incursionar con seriedad.
Este material de estudio nace en consecuencia y en principio,
de nuestra experiencia docente en las Asignaturas Métodos I
y Métodos II (antiguas Técnicas de Estudios e Investigación
Bibliográfica y Metodología de la Investigación Social,
respectivamente) que se imparten en el Ciclo Básico de la
Facultad de Ciencias Económicas y Sociales de la Universidad
de Carabobo. Ambas experiencias enriquecidas al impartir
otros cursos sobre el mismo tema, en diferentes instituciones
venezolanas de educación superior de pregrado y postgrado.
El currículo de la Facultad de Ciencias Económicas y
Sociales de la Universidad de Carabobo presenta, como
puede constatarse luego de una somera revisión de los pensa
de estudios de sus diferentes carreras, asignaturas dirigidas a
dotar a los cursantes de las herramientas básicas para asumir
el proceso de investigación que les posibilitará el
conocimiento. Ello debido a que en los perfiles de los
egresados de las diferentes carreras la condición de
investigador ocupa un lugar primordial, así como las
cualidades que dicha condición implica, como el ser:
creativo, deductivo, intuitivo, observador, estudioso
interpretativo (Hernández y otros, 1988).
Los conocimientos, adquiridos desde el ciclo básico, se ponen
en práctica en el quehacer académico de todas las
asignaturas en el desarrollo posterior de la carrera. Al final de
la misma, cualquiera que ésta sea, los estudiantes cursan
nuevamente Metodología o Métodos de Investigación, o
revisan sus contenidos a un nivel más avanzado, ya que
deben prepararse para la presentación del trabajo especial de
grado o la tesis.
12
Nuestro trabajo, concebido, estructurado y realizado con un
profundo sentido didáctico, busca entonces, como objetivo
general, presentar organizadamente los contenidos teóricos
orientadores que rigen el proceso de investigación científica en
sus diferentes modalidades y, en este mismo sentido,
pretende constituirse en un material de apoyo académico
para los estudiantes y docentes universitarios de la Facultad
de Ciencias Económicas y Sociales.
Se tomaron como base inicial de trabajo, los programas
docentes de las asignaturas señaladas, enriqueciéndolos
con algunos otros elementos de importancia metodológica que,
aunque no están contemplados en los mismos, contribuyen a
ampliar, a nuestro juicio, la visión global que sobre el área en
referencia debe tenerse, como lo es la crisis de las Ciencias
Sociales, enmarcada en el contexto del cambio de la
Modernidad a la Postmodernidad.
Sobre Metodología de la Investigación se han escrito y
publicado muchos textos y trabajos de diferente nivel e
importancia. En éste, aunque su función es principalmente
didáctica, los elementos nuevos que pretendemos agregar se
fundamentan en presentar una concepción de las maneras
de conocer, de la ciencia y, en consecuencia, de los
métodos científicos, en plena correspondencia con el contexto
histórico social en el que se conoce, a diferencia de la
mayoría de los textos, los cuales abordan distintos métodos
de investigación pero desde una sola concepción del
conocimiento y de la ciencia, la moderna.
Es así como este material de estudio está constituido, y su
aclaración y reiteración inicial la estimamos conveniente, sobre
una revisión bibliográfica extensa, que busca, la presentación
estructurada y didáctica de un material adaptado a la realidad
académica de una facultad, la Facultad de Ciencias
Económicas y Sociales de la Universidad de Carabobo, capaz
de servir de guía o consulta para docentes y estudiantes,
permitiéndoles comprender las diferentes formas del conocer
y acercarse a definiciones particulares del conocimiento
científico, para lo cual es necesario comenzar por revisar el
orden civilizatorio en el cual ellas se producen y desarrollan.
13
De esta forma podremos entender sus características, las
distintas concepciones que de la ciencia surgen y las
consecuentes maneras que se pueden generar para acometer
la actividad científica.
Como veremos, la historia de la Humanidad ha pasado por
diferentes etapas de evolución de sus formas de producción y
organización, correspondiéndole a cada una de ellas su
respectivo modo de vivir, pensar y conocer, es decir de ética,
razón y ciencia.
Estas etapas han sido clasificadas por diferentes autores
de manera diversa. Augusto Comte, por ejemplo, nos habla de
tres estadios: el primero, cuando el hombre da explicaciones
míticas a los fenómenos; el segundo, en el cual se establece el
predominio de fuerzas abstractas, y un tercer estadio
correspondiente a la búsqueda de las leyes que rigen los
fenómenos mediante la observación y el razonamiento y que
llama positivo.
Alvin Toffler (1980) por su parte, nos habla de tres "olas". La
primera, basada en la producción agrícola y artesanal; la
segunda, en el desarrollo industrial y la tercera, la del
desarrollo cibernético, los avances en genética y el uso de la
energía solar, aspectos que, entre otros, producirán, nuevas
formas de organización económica, educativa y política, las
cuales constituirán el tipo de sociedad u orden civilizatorio que
llama en consecuencia de "tercera ola" y que muchos autores
han dado en denominar sociedades postmodernas.
Estos cambios se manifiestan en la realidad concreta en las
formas de pensar y de conocer, generándose en consecuencia
una nueva ”episteme” o modo general de conocer (Moreno,
1993) que a la vez se expresará en diferentes paradigmas; es
por ello que no podemos presentar un concepto de ciencia o
un método científico como única vía válida para el
conocimiento, sino que deseamos abordar la discusión de los
contenidos de esta obra, que surge en “tiempos de crisis y de
transición”, revisando las manifestaciones de esa crisis en las
ciencias en general y en las ciencias sociales en particular,
para luego presentar a la MODERNIDAD con sus
características, sus paradigmas, su correspondiente
concepción del conocimiento y de la ciencia, y luego, la
14
POSTMODERNIDAD, como el nuevo orden que se está
constituyendo, igualmente señalando sus características y,
como hemos dicho, las consecuentes nuevas formas de
conocer que de ellas surgen.
De este modo expondremos luego los diferentes métodos de
investigación que pueden ser usados en las ciencias sociales
como un producto de las condiciones de las sociedades u
órdenes civilizatorios en los que se desarrollan, en
correspondencia con sus respectivos paradigmas y no como
simples herramientas para hacer ciencia. Así podremos
comprender, que existen diversos métodos científicos y no
uno sólo, y que cada uno de ellos no es ni mejor ni peor", ni
genera conocimientos "mas verdaderos" o "menos
verdaderos", sino que dichos métodos son producto de
distintas realidades sociales, las cuales generan diversas
formas de racionalidad, y a ellas se deben y corresponden.
15
INTRODUCCIÓN
16
VACÍA
17
LA CRISIS ACTUAL EN LAS CIENCIAS SOCIALES
Hablar de tiempos de transición en ciencias sociales es hablar
de crisis, es decir, constatar insuficiencias en las respuestas
que dan las alternativas teóricas tradicionales. Porque aún
éstas, como cuerpos teóricos coherentemente estructurados y
poseedores de racionalidad específica no dan suficiente
razón de la realidad social, ni del devenir social del presente,
que parecen ir por caminos distintos a los esperados por
estas concepciones tradicionales.
En algunos casos han sido completamente atropelladas por
los hechos y en otros se han convertido en dogmas que han
configurado camisas de fuerza para los investigadores.
La crisis entonces surge inevitablemente en el seno de las
ciencias sociales: la realidad se complejiza y las teorías
parecen no tener la fundamentación correspondiente para
comprender tal situación.
Para expresarnos con propiedad acerca del surgimiento de la
crisis en las ciencias sociales, tendríamos que partir de una
definición previa de la palabra "crisis", que nos indique de qué
estamos hablando cuando nos referimos a ella. Como
sabemos esta palabra se utilizó inicialmente en la ciencia
médica, para definir a la "fase de un proceso de enfermedad
en que se decide si las fuerzas de recuperación del organismo
conseguirán la salud o sucumbirán en la muerte" (Sonntang,
1989).
De este concepto podríamos extraer inicialmente dos
conclusiones a los efectos de caracterizar la crisis: Así, hay
crisis cuando: 1.- hay inestabilidad, cuando no hay una
armonía esperada y deseable en una situación y 2.- cuando
se producen manifestaciones agudas que presagian cambios
favorables o desfavorables en una determinada circunstancia.
Entenderemos por crisis social entonces, a los "períodos
más o menos prolongados de transformaciones y
modificaciones de un sistema societal", concebido éste como
"el sistema mundial" (Sonntang, 1989).
18
Las crisis de la fundamentación teórico-epistemológica de las
ciencias sociales surgirán entonces cuando los diferentes
enfoques no den respuestas, ni aporten elementos o están
incapacitados, para comprender o explicar la realidad
histórica del presente.
Es decir cuando "la estructura de un sistema de sociedad
admite menos posibilidades de resolver problemas que las
requeridas para su conservación." (Habermas, 1975).
Plantearemos la crisis de la fundamentación teórica en varias
dimensiones: 1.- Desde el punto de vista de la realidad social y
humana; 2.- Epistemológicamente; 3.- Metodológicamente.
Pasemos a ver cada una de ellas en detalle:
1.- Desde el punto de vista de la realidad social y humana se
han experimentado grandes cambios que nos obligan a una
comprensión más profunda de ellas. Las crisis y caídas de
sistemas sociales configurados sobre la base de ambas
alternativas: crisis del sistema capitalista mundial,
desintegración y virtual desaparición del llamado mundo
socialista, la degradante realidad social del tercer mundo, etc.,
por una parte, y por la otra, el estar en presencia de una nueva
revalorización de lo humano, todo lo cual nos demuestra la
fantasía de lograr una sola comprensión absoluta y permanente
de la realidad.
La crisis del capitalismo mundial está caracterizada
(Sonntang, 1989) por: a) lento descenso y posterior
desaparición de la estabilidad del sistema monetario
internacional; b) caída de las tasas de crecimiento económico
en todas las economías de mercado y, sobre todo, en los
países altamente industrializados; c) bajas tasas de utilización
de la capacidad industrial instalada; d) aumento y
mantenimiento de altas tasas de desempleo; e)
desaparición del Estado como instrumento de mitigación de los
conflictos sociales; f) reducción de los gastos sociales del
estado, por ejemplo en seguridad social; g) transformación de
valores sociales tradicionales, por ejemplo: alejamiento de
conceptos de solidaridad social y tendencia a un mayor
individualismo y aceptación de teorías sociales, como
neoliberalismo y el neoconservadurismo, en sectores sociales
que no se benefician de sus políticas.
19
La crisis del sistema socialista, evidenciada en hechos inéditos
y sin precedentes inmediatos que faciliten su comprensión: a)
desintegración y virtual desaparición del llamado mundo
socialista; b) valorización en este ámbito de sistemas de
gobierno rechazados hasta el presente; c) desaparición del
mundo bi-polar, y d) reunificación política y geográfica de
importantes países occidentales.
La realidad social del tercer mundo, cada vez más dramática y
compleja, es tan evidente que no creemos que amerite de
mayores explicaciones y comentarios para entender su
magnitud.
Desde el punto de vista estrictamente humano, se ha venido
presenciando una "deshumanización de la persona, una
suspensión o desconocimiento de aquello que la constituye
como tal" (Martínez, 1991), frente a esta concepción se
conforma una corriente, dentro de todas las ciencias, de
reconocimiento y valorización del "mundo especial" que
constituyen las realidades humanas y de la especificidad que
poseen estos fenómenos como tales.
2.- Epistemológicamente: Cada vez más las alternativas
teóricas existentes están incapacitadas para explicar los
cambios y conflictos sociales, razón por la cual se entra en una
profunda crisis de explicación, y una teoría científica explicativa
es válida en tanto que sus enunciados, su lógica discursiva,
se corresponda con la realidad.
La tan propugnada objetividad se convirtió "en un mito, no sólo
en la ciencia social sino también en la ciencia natural", por
cuanto "el mundo se vive, se percibe y se conceptualiza, por
ende es un mundo siempre subjetivo" (Lander, 1991).
También la neutralidad es otro mito de la ciencia social, ya
que todas las acciones parten de una elección y toda elección
demuestra interés y genera tarde o temprano una postura.
Igualmente ocurre con la pretensión de universalidad, la cual
también podría ser considerada como mito, pues no existen
ciencias sociales absolutas. La conceptualización de lo
universal como poderoso, podría ocultar procesos de
dominación e invasión cultural permanente.
20
3.- Metodológicamente:
Se creó "el mito de la metodología, y un ritualismo
en el que lo esencial pasa del contenido a la
forma, de los aspectos sustanciales a los de
procedimiento, y donde el valor de las cosas se
ubica en la ejecución de actos rutinarios que se
califican como uso del método científico" ... "a la
aplicación ciega de un método científico se llama
fetichismo metodológico, ya que destaca el uso de
reglas, códigos y prescripciones erigidas, a veces
hasta en forma obsesiva y mágica, y cuyo único
resultado es el pensamiento sin contenido"... "La
palabra ciencia que tuvo un significado amplio y
claro a través de los tiempos: significaba
conocimiento lógico y coherente; sin embargo
debido a la imposición de esa tiranía metodológica
que incluso antes de considerar su objeto,
pretende conocer el medio más adecuado para
estudiarlo, fue adoptando el sentido especial y
estricto que tiene en nuestros días" (Martínez, 1991).
Por ello, no existe un sólo método, ya que si la realidad
acepta la pluralidad cognoscitiva, por consiguiente también
acepta la pluralidad metodológica. La incertidumbre surge
entonces como una característica del momento histórico
actual. En tal sentido y ante la penosa ausencia de
respuestas, parece surgir no sólo como característica de una
era, sino como postura, configurada en una actitud, que
implica incluso maneras de acercamiento con la realidad.
La perspectiva de certidumbre teórica se ha perdido y el
hombre, y no sólo el investigador social, se refugian en
enfoques concretos y "pragmáticos" que se ofrecen como
única alternativa de sobrevivencia ante la realidad.
Es aquí donde emerge como postura la incertidumbre, pero
no desde el punto de vista de entrega o rendimiento ante una
época histórica confusa, sino como expresión de un momento
de transición, en el cual la alternativa no es sucumbir
argumentando no tener respuestas, sino encontrar, mas
que buscar, las posibilidades de una realidad compleja.
21
Las perspectivas actuales de las ciencias sociales, ante la
crisis de su fundamentación, comportan grandes retos para los
investigadores y teóricos sociales. Desde un punto de vista
muy general, tienen la necesidad de configurar a través del
surgimiento de la valorización de las metodologías que
apunten a lo cualitativo, las verdaderas ciencias sociales,
autónomas, interpretativas y eminentemente comprensivas de
la realidad que estudian.
"La ciencia social necesita revisiones epistemológicas y
metodológicas para no repetir, ni fomentar, viejos errores que
la historia de la ciencia señala como perniciosos" (Martínez,
1991), muchos de ellos impidieron avances y fomentaron
retrocesos históricos tras los cuales se esconden oscuros
intereses económicos y de dominación.
En Latinoamérica, desde un punto de vista más restringido y
particular, compartimos la posición que sobre la crisis de las
ciencias sociales posee Heinz Sonntang (1989), cuando nos
habla de los nuevos retos que deben enfrentar estas ciencias
en un tiempo como el presente. Las ciencias sociales en
América Latina, nos dice, deben repensarse a sí mismas, en
su fundamentación epistemológica, en su modo de
conceptualización, en su forma de construcción teórica y en su
manera de aproximarse a la realidad. No deben volver a
esquemas y corrientes anteriores como el estructuralfuncionalismo,
el neoclasicismo, el positivismo, etc.
Las ciencias sociales en América Latina, establece así mismo
este autor, deben renovarse no sólo pensando en nuevos
temas, sino resignificándolos. Este esfuerzo de interpretación y
resignificación, pasa por construir o reconstruir algunos
referentes indispensables como tiempo, futuro y utopía.
También acota, han de asumir la problemática del poder,
cuestión que en nuestro continente tiene gran significación ya
que ordena la totalidad de la sociedad y da sentido a su
movimiento. Es decir, subraya, los estudios prospectivos
deben tener como eje el problema político, todo encajado
dentro de la realidad de una estructura social y económica
heterogénea.
Compartimos igualmente con este autor el análisis que realiza
acerca de las perspectivas concretas y a corto plazo que
22
poseen las ciencias sociales en América Latina. Plantea la
existencia de dos posibilidades o alternativas, en torno a su
desarrollo: 1.- La continuación de las tendencias desde los
inicios de la crisis, con toda la carga de atraso que conlleva y
2.- La construcción progresiva de un nuevo escenario para
un desenvolvimiento mas integral y autónomo como ciencias,
esta alternativa significa la posibilidad real de comprometerse
con el presente, aportando respuestas que la sociedad
necesita. En torno al primer planteamiento, de mantenerse las
tendencias actuales, continuará el estancamiento actual de la
ciencia social latinoamericana, ya que se profundizarían las
tres principales líneas que se observan: Primera, unas
ciencias sociales valorativamente neutras, volcadas sobre sí
mismas; segunda, unas ciencias sociales circunscritas a
pequeñas élites y estudiando fenómenos sociales aislados y
tercera, desempeñando labores de ingeniería social. Todo
esto implica unas ciencias sociales resistidas a los cambios
y desentonadas con los momentos históricos que se viven en el
resto del mundo, lo que aumenta el rezago y el atraso global
de la América Latina.
En cuanto al segundo planteamiento, realiza igualmente tres
consideraciones que sin duda redundarían en la construcción
de unas ciencias sociales, como dijéramos antes, progresistas,
autónomas, interpretativas, comprensivas y orientadas hacia el
cambio y la transformación: primero, necesidad de reinsertar
las ciencias sociales en el sistema mundial y regional, es
decir, romper el aislamiento presente. Esta reinserción debe
ser una real integración, no discursiva; segundo, asumir
como ciencia compromisos profundos con los procesos
transformadores y tercero, realización de investigaciones
destinadas a descifrar grandes problemas con métodos
capaces de superar, en la práctica, la relación sujeto-objeto.
En América Latina, es inaplazable una apertura a la
creatividad y al compromiso histórico de la ciencia y del
investigador, ya que nuestra realidad, nuestros problemas,
no sólo exigen ser estudiados, sino resueltos. (Sonntang, y
otros, 1989).
23
CAPITULO I
PARADIGMAS E INVESTIGACIÓN CIENTÍFICA
24
VACÍA
25
INTRODUCCIÓN
El ser humano está dotado de capacidades innatas que le
permiten relacionarse con la realidad en la cual está inserto. Su
capacidad más importante y que representa su más
significativa diferencia del resto de los animales, es el
raciocinio. Aún cuando no es ésta la única manera que tiene
de aproximarse a los objetos que conforman su realidad, es
de la cual se vale para explicar y explicarse el mundo que lo
rodea.
El proceso de acercamiento al mundo, le va permitiendo
descubrir las condicionantes, normas y leyes a las cuales está
sometido, atribuyéndole sentido a lo que sucede.
La actividad de conocer, es entonces el proceso que le permite
a todo ser humano dotado de la capacidad de raciocinio,
actuar como sujeto cognoscente de los objetos y establecer
explicaciones generales o particulares sobre los objetos que
conforman su realidad. El razonamiento, el pensamiento, la
imaginación y el lenguaje son entonces, característicos del ser
humano.
La aparición y el desarrollo del pensamiento convertirán
a su vez al hombre objeto en hombre sujeto, es decir, en un
ser que establece una relación consciente entre él y el resto
del mundo, un ser que se plantea un fin y lo persigue.
Albert Einstein (1975) establece:
Aunque nuestra conducta parezca distinta a la de
los animales superiores, sus instintos primarios y los
nuestros son muy semejantes. La diferencia más
evidente procede del papel que en el hombre,
tienen la imaginación, relativamente poderosa y la
capacidad de pensar, favorecida por el lenguaje y
los otros sistemas de signos. En el hombre el
pensamiento es una actividad organizativa situada
entre los instintos primarios que actúan como
causas y los actos que son el resultado de los
mismos.
26
El pensamiento científico universal tiene sus antecedentes en
la filosofía. El hombre, cuando comenzó a preguntarse sobre
su naturaleza u origen, o el de las cosas que observaba,
estaba iniciando el proceso de constituir mediante ese
pensamiento reflexivo, el pensamiento filosófico que daría
origen al pensamiento científico. Este salto, de un tipo de
pensamiento a otro, no fue, de ninguna manera fácil, ni puede
ser explicado y entendido en términos cronológica y
teóricamente simples. El pensamiento filosófico se va
construyendo y reconstruyendo constantemente, y va
pasando de un pensamiento religioso y místico, que remite a
planos distintos a los físicos o racionales que le son propios, a
un pensamiento diversificado, escolástico que se va
configurando en sistemas de pensamiento cada vez más
delimitados en contornos más definidos.
A las verdades que el hombre descubre o construye les va
asignando una cierta condición de perennidad que, sin darse
cuenta, le retienen su capacidad de búsqueda y respuesta. El
pensamiento científico, que parece que surgiera de la
contrastación y necesidad de verificación del pensamiento
humano con la realidad, se va conformando sobre la base de
la provisionalidad de todo el conocimiento. He allí la primera
gran diferencia entre ambos. El pensamiento científico surge
entonces como una necesidad humana, ya que es hijo de la
propia limitación del pensamiento del hombre, quien, al no
poder entender la realidad satisfactoriamente con reflexiones
explicativas eminentemente metafísicas, busca en un conjunto
de conocimientos contrastados con la realidad (empíricos), las
respuestas que su angustiada existencia necesita.
Ahora bien, cada orden civilizatorio o estructura histórico
social que el desarrollo humano genera, establece su propia
racionalidad, es decir un modo de pensar y conocer que le es
específico, ésta es la llamada episteme, vocablo proveniente
del griego que, de acuerdo a su raíz puede entenderse como
conocimiento. La episteme constituye (Moreno, 1993) un modo
de vida producido por un sistema de relaciones económicas,
sociales y humanas, que abarca un período precisable en el
tiempo, "se asemeja a una hechura particular del cerebro de los
hombres en un momento de la historia. Es un modo general de
conocer".
27
De tal manera que las respuestas que el hombre persigue
están condicionadas por la episteme, que viene a ser entonces
el cauce por el cual circula todo proceso y acto de
conocimiento, y aunque su régimen es duro y rígido, es
flexible en la multiplicidad de formas en que se manifiestan
los procesos y productos cognoscitivos. Esto es lo que permite
el surgimiento de los paradigmas, que vienen a ser las
distintas formas en que se despliega la episteme (Moreno, ob.
cit.).
Los paradigmas nos muestran entonces, la diversidad de las
formas de conocer de una época y cada uno de ellos constituye
un modo común fuera del cual no es posible conocer.
De este modo, el término paradigma, de uso corriente en los
últimos treinta años en la ciencia, ha venido ocupando cada
vez mayor espacio en el campo del conocimiento para definir,
en líneas generales, el marco de pensamiento o referencia
que orienta las actividades y las reflexiones dentro de un área
determinada del conocimiento.
La noción de paradigma, nos dice Carmen García Guadilla
(1987), hace su aparición en el campo de la sociología antes
que Kuhn la utilizara en 1967. Pero, aunque Merton da una
definición implícita de paradigma en 1957 y Parsons la había
utilizado también con anterioridad, es a través de la teoría
Kuhniana de las revoluciones científicas como se populariza
este término, tanto en las ciencias naturales como en las
sociales.
Es Kuhn quien se da a la tarea de elaborar teóricamente la
noción de paradigma, con el sentido de examinar críticamente
el cambio de las prácticas científicas a través del rol de las
funciones cognitivas y de las influencias sociales o históricas.
De este modo, toda actividad científica que se realice en una‚
época estará determinada por uno o varios paradigmas
correspondientes a ella y que condicionarán los temas, el modo
de abordarlos, los métodos y todo lo que se relacione con el
conocimiento y la manera de conocer.
Así, el paradigma vendría a ser una estructura coherente
constituida por una red de conceptos, de creencias
28
metodológicas y teóricas entrelazadas, que permiten la
selección y evaluación crítica de temas, problemas y métodos.
Los paradigmas actúan como filtros que sólo nos permiten
ver lo que se halla dentro de su racionalidad, de sus
parámetros de verdad, así, impedirán llegar a la mente del
científico lo nuevo, lo diferente, lo que no entra dentro de su
racionalidad y reglas, ya que ello no sería "legítimo".
Es por esto que para Guillermo Briones (1992), un paradigma
de investigación es una "concepción del objeto de estudio de
una ciencia, de los problemas para estudiar, de la naturaleza
de sus métodos y de la forma de explicar, interpretar o
comprender los resultados de la investigación realizada. En
conjunto, el paradigma define lo que constituye la ciencia
"legítima" para el conocimiento de la realidad a la cual se
refiere" (Cerda, 1991).
Esa legitimidad estaría sostenida por la episteme del orden
donde surgen los paradigmas. Así, un paradigma clásico de la
modernidad es el positivismo, que "puede explicar la formación
de todas o casi todas las ciencias de esa época" (Moreno,
1992) y presenta los principios básicos que surgen de las
características de ese orden, a las cuales obedecerán las
ciencias para constituirse en discursos legítimos.
Estas "grandes reglas del pensar, tales como la objetividad del
conocimiento, el determinismo de los fenómenos, la
experiencia sensible como fuente de saber y su posibilidad de
verificación, la lógica formal como garantía de procedimiento
correcto en el conocer, etc." (Moreno, ob. cit.), son los
aspectos básicos que van a determinar el discurso científico del
positivismo que, como paradigma clásico de la modernidad,
influenciará la formación de todas las ciencias.
Ahora bien, es recomendable precisar que la asimilación del
término paradigma no ha sido homogénea en ciencias
sociales. Para algunos ha querido significar tipos específicos
de prácticas de investigación, para otros el término ha sido
utilizado en sustitución de "esquema teórico", "cuadro teórico",
"estructura organizativa de supuestos", "aceptación
generalizada de una situación problema", "contexto de
conocimiento científico", posturas teóricas, corrientes o
29
posiciones epistemológicas, posiciones epistemológicas de
base o alternativas teórico epistemológicas, etc. Nosotros
vamos a entender que "un paradigma es un modelo de
acción para la búsqueda del conocimiento", (Maritza Montero,
1993).
Así, cuando comúnmente se desea hablar de paradigmas o
posturas teóricas, corrientes o posiciones epistemológicas,
posiciones epistemológicas de base o alternativas teórico
epistemológicas en las Ciencias Sociales en la modernidad,
se hace referencia a diversas denominaciones que
parecieran designar, unas mas, otras menos, y con diversas
profundidades y niveles en la elaboración del discurso, la
misma cosa.
1.- Evolución histórica de los paradigmas o de los
modos de conocer.
La noción de paradigma implica un modo de conocer en un
tiempo y lugar determinados históricamente, es decir, en un
orden civilizatorio o tipo de sociedad, es por ello que, antes de
adentrarnos en el estudio de los paradigmas de la Modernidad
y la Postmodernidad haremos un breve recuento de la
evolución de las distintas maneras de conocer a lo largo de la
historia de la cultura occidental.
En la Prehistoria el hombre, quien vivía como los demás
animales, en comunión con la naturaleza, sin alterarla y
expuesto a todos sus cambios y fenómenos, daba a éstos
explicaciones sobrenaturales y míticas, en lo que Comte llama
Primer Estadio de la evolución del pensamiento humano o
Estadio Teológico. Un ejemplo muy cercano a nosotros son
los mitos de nuestros aborígenes para explicar desde el origen
del día y la noche, hasta por qué los cocuyos o luciérnagas
generan luz.
Estas explicaciones sobrenaturales prosiguen durante los
primeros tiempos de la Historia, en la llamada Edad Antigua
(por la historiografía tradicional) o Modo de Producción Asiático
(por el Materialismo Histórico), cuando la actividad agrícola es
el eje de la vida humana, permite la aparición de excedente y
de la propiedad privada y con ella, la división en clases
sociales, algunas de las cuales se apoderan no sólo del
30
excedente de las cosechas, sino de las tierras y del
conocimiento, pues, como no trabajan tienen gran cantidad de
tiempo libre para dedicar a la observación y a la reflexión, por
lo que logran grandes avances en algunas ciencias como la
Astronomía. Se dice además, que la invención de la escritura
jeroglífica tiene una estrecha relación con la aparición de la
propiedad privada pues aquella surgió ante la necesidad de
llevar un registro de las tierras, cosechas y diferentes bienes
que poseía cada ciudadano.
Todas esas acciones de apropiación eran fundadas en
derechos provenientes de los dioses, así, en Egipto, por
ejemplo, se establece el tipo de gobierno denominado Imperio
Teocrático, donde el Faraón era considerado como un hijo del
dios Sol (Ra, Osiris) y, además, los elementos de la naturaleza
que tenían que ver con la agricultura eran identificados con
dioses. Esta cosmología se extiende a otros pueblos
agricultores como el griego, donde encontramos dioses
relacionados con la naturaleza y con sus actividades
fundamentales.
Pero en Grecia (particularmente en Atenas y Esparta), como
en Egipto, el trabajo no era realizado por los nobles, allí recaía
en los esclavos y en los libertos (metecos y periecos), quienes
no son considerados ciudadanos, de manera que la
democracia griega sólo beneficiaba a una minoría que era
propietaria de las tierras y de los esclavos y reservaba para sí
todos los derechos civiles. Esta clase recibía una educación
especial que la preparaba para el ejercicio de las funciones de
gobierno y para la guerra, necesarios para mantener su
dominio sobre las mayorías oprimidas.
Fueron separándose incluso de la administración de sus
tierras a tal punto que despreciaron el trabajo, llegando
Aristóteles a afirmar que "el aprendizaje de la virtud es
incompatible con una vida de obrero y de artesano" (Politique,
p. 39 en Ponce, 1977). Esta desvinculación del trabajo
productivo los hizo poco a poco considerar las actividades
alejadas de la práctica y de la necesidad como las
verdaderamente distintivas de las clases superiores (Ponce,
1977), lo cual facilitó el auge de la teoría y de la reflexión
filosófica. Así, surge primero la preocupación por el problema
del ser y luego del conocer. Ya alrededor del año 600 a. C.
31
Tales de Mileto, principal representante de la llamada escuela
Jónica, sostiene que es "la iluminación divina" la que permite
percibir los cambios de las cosas (Gutiérrez, 1984/94) y se
destaca la postura de Anaximandro, quien establece una
relación entre la organización social y la concepción del
universo, por lo que "el conocimiento del universo se basa en
el conocimiento de la sociedad" (Gutiérrez, ob. cit.).
La escuela itálica o pitagórica "propone como principio
gnoseológico, el ordenamiento del pensar para lograr la
representación de los objetos exteriores" (Gutiérrez, ob. cit.), la
cual se hace por medio de símbolos, constituyendo éste un
aporte fundamental de dicha escuela.
En la escuela eleática Jenófanes rechaza el politeísmo y
presenta una idea de Dios como el ente a través del cual el
hombre puede alcanzar el conocimiento. Sin embargo en esta
época el comercio marítimo ha alcanzado tanto auge que los
comerciantes, los armadores y los industriales han escalado
posiciones, la producción para el comercio y la acumulación
de riquezas da paso a la noción de bienestar, a "la confianza
en la vida, la ilusión de progreso indefinido, la curiosidad por
la técnica y los oficios" (Ponce, 1977), al individualismo y al
escepticismo. Estos cambios se consolidan alrededor del siglo
V a. de C. o siglo de Pericles y vemos como se manifiestan en
la filosofía de Parménides quien, aunque es discípulo de
Jenófanes, considera que el conocimiento proviene de la
capacidad sensorial de los hombres, aunque la verdad sólo la
da la razón (Gutiérrez, 1984/94), proponiendo un escepticismo
que será apoyado por Zenón, en tanto que Heráclito será el
iniciador de la dialéctica.
Pero fueron los sofistas, los ideólogos de la nueva riqueza,
los primeros "que señalaron el papel de las diferencias
individuales en la vinculación del sujeto con la realidad y las
condiciones perceptuales en las que se logra (Gutiérrez, ob.
cit.), llegando Protágoras a afirmar que "el hombre es la medida
de todas las cosas" (Larroyo, en Gutiérrez, 1984/94), con lo
cual sienta las bases del relativismo, que se ve reflejado en
Sócrates, quien afirma que el hombre debe conocerse a sí
mismo para luego poder lograr el conocimiento de los demás
y puso énfasis en el problema moral. Para Platón la capacidad
de pensar dependía de un sexto sentido que sólo poseía una
32
minoría de los nobles (lo ideal es lo real). Para Sócrates, la
capacidad de pensar estaba en todos, lo cual constituyó una
postura antiaristocrática que generó una reacción
conservadora (Ponce, 1977), que implicó la persecución de
Anaxágoras, Diágoras y Protágoras (cuyos libros fueron
confiscados y quemados), y la condena a muerte del propio
Sócrates, así como el establecimiento de controles y vigilancia
sobre la actividad de enseñanza (Ponce, ob. cit.).
Platón y Aristóteles dan respuestas tendentes a restituir el
viejo orden, como las que propone el primero en "La República"
donde asienta que la justicia "será lograda a condición de
que cada clase social realice su función propia sin amenazar el
equilibrio general ni intentar cumplir funciones que no le
corresponden. Que cada clase cumpla pues con la virtud que le
es privativa: que los filósofos piensen, que los guerreros
luchen, que los obreros trabajen para los filósofos y los
guerreros" (Ponce, ob. cit.).
Aristóteles, por su parte, afirmó que "la esclavitud estaba en la
naturaleza de las cosas", que las clases trabajadoras son
incapaces de "virtud" y de poder político, como ya hemos dicho,
así como de conocer, pues la capacidad de razonar no es
autónoma sino que es un don de Dios reservado para muy
pocos elegidos. Llegó a señalar: "cuando los telares marchen
solos y las cítaras suenen por sí mismas, entonces no
necesitaremos ni esclavos ni patrones de esclavos" (Politique,
p. 13, en Ponce, 1977). Muchos siglos después, la Revolución
Industrial permitió que se cumpliera su involuntaria profecía
(Ponce, ob. cit.).
La sociedad romana, por su parte, siguió un proceso similar
pues también se basaba en la agricultura y en el trabajo de los
esclavos. En la Roma primitiva la agricultura, la guerra y la
política eran las actividades fundamentales que un romano
noble debía conocer (Ponce, ob. cit.), pero a medida que fue
concentrándose la propiedad territorial los nobles fueron
también distanciándose de sus esclavos, del trabajo y de
la administración de sus propiedades, de tal modo que, al igual
que en Grecia, el "hombre de bien" era el que reunía las
cualidades para gobernar y se dedicaba al ocio, entre tanto
cada vez era mayor el número de esclavos necesario para la
producción.
33
Sin embargo, el auge del comercio permitió en Roma en el S.
IV a. C. los cambios que se habían dado en Grecia un siglo
antes, es decir, los comerciantes y artesanos ahora adinerados
se abren paso y ocupan posiciones asumiendo, por ejemplo,
los negocios que el orden senatorial considera indigno ejercer
directamente (pero no a través de sus esclavos y libertos)
(Ponce, ob. cit.), esto nos muestra un rasgo fundamental de la
ética de las sociedades esclavistas como lo es el desprecio
por el trabajo, incluyendo el de los artistas y los maestros,
dándole en cambio gran importancia a la oratoria y a la
retórica, que eran las armas fundamentales en el Senado, en
el tribunal o para arengar a los soldados. Se distingue a la
oratoria de la filosofía y se prefiere a aquélla pues "el filósofo
habla para instruir, el orador para arrancar adhesión"
(Cicerón, p. 61 en Ponce, ob. cit.), la cual es fundamental para
el dominio de las masas.
Otro elemento básico de control es el ejército, que constituía
una responsabilidad de los patricios hasta que Augusto creó el
ejército permanente, con lo cual los liberó de esa
responsabilidad y les dejó mayor cantidad de tiempo libre, el
cual, aunado al auge del comercio y la industria generó una
ética individualista, del bienestar, de la cual es
representante Séneca, quien trata de relacionarla "con los
objetivos de la sociedad y del Estado" (Rosental, 1980).
Séneca considera al mundo como un todo único, material y
racional, pero estudia ante todo las cuestiones éticas, morales,
es decir, los asuntos más prácticos, que son los
fundamentales para el Imperio, el cual comienza a tener
funcionarios que reciben alguna compensación por su trabajo,
es decir, surge la burocracia, que se va tornando enorme dada
la gran cantidad de funcionarios que requiere un imperio tan
vasto. Esto da importancia a los profesores, pues son ellos los
que tienen que preparar a dichos funcionarios para garantizar
la paz y la sobrevivencia del régimen.
Posteriormente los emperadores recurrirán a la censura y a la
represión pero no podrán detener los cambios que
ocasionarán la decadencia del esclavismo, al hacerse los
esclavos tan poco productivos que no compensaban los gastos
de su manutención, la cual no será un problema al convertirse
éstos en siervos.
34
En el ámbito religioso ocurrirá el avance del cristianismo, que
si bien encontró un buen caldo de cultivo en las grandes
masas de desposeídos, se enfrentó a terribles persecuciones
por parte de diferentes emperadores pues, era de todas las
religiones y cultos que habían invadido al Imperio la única que
no permitía explicar el poder de los reyes como un derecho
divino.
Sin embargo, el cristianismo primitivo va cambiando en
beneficio de la Iglesia y de los grandes propietarios, así
"mientras el esclavo sufría al amo, y el siervo al señor, el
cristianismo proclamaba que unos y otros eran iguales ante
Dios. Hallazgo maravilloso que dejaba en la tierra las cosas
tal como estaban, mientras llegaba el momento de resolverlas
en el cielo". (Ponce, 1977)
Así, al desintegrarse el Imperio Romano de Occidente,
Europa quedó reducida a una gran cantidad de feudos donde,
como se sabe, la producción agraria se sustentaba en el
trabajo de siervos y villanos, y ante la mala administración de
los señores feudales, que dilapidaban sus fortunas, los
monasterios, administrados con gran disciplina, se
convirtieron en los más poderosos y ricos feudos, que
acrecentaron su poder al convertirse en prestamistas, tanto de
los villanos como de los príncipes y reyes (Ponce, ob. cit.).
En el aspecto social se mantuvo la división en clases y el
desprecio de las clases altas para el trabajo tanto dentro
como fuera de los monasterios.
En cuanto a la filosofía, se presenta la escolástica, que se
preocupa principalmente de "la relación entre la fe y el
conocimiento, la razón y la religión" (Gutiérrez, 1984/94);
colocándose a la fe como factor imprescindible para poder
conocer, como afirman Gregorio Niceno, San Pablo y San
Agustín. "Para San Anselmo, el intelecto posee ideas innatas, y
la razón es previa a la percepción empírica de los sentidos"
(Gutiérrez, ob. cit.).
Para Santo Tomás "la doctrina sagrada es ciencia" y "la ciencia
de Dios es infinita, compleja e inaccesible a nuestras
capacidades humanas" (Ibid) y Juan Duns Escoto agrega que
el conocimiento por la fe es el verdadero. De manera que Dios
35
se convierte en el centro de la vida, de la ética, pues todas las
acciones del cristiano no tienen otro fin que la salvación de su
alma, y en el parámetro de lo verdadero, porque sólo se
puede conocer mediante la fe y por lo tanto Dios es lo
verdadero, es el principio o base de la verdad.
Pero no tardó en dejar de serlo, porque el gran auge que
experimentó el comercio, impulsado por la llegada de los
europeos a América, trajo como consecuencia cambios en
las técnicas de producción, que dejaron de ser individuales
para convertirse en colectivas, pasando de "la cooperación
simple a la manufactura y desde la manufactura a la gran
industria" (Ponce, 1977).
2.- La Modernidad.
Según Berman (en Bravo, 1994) fue Jean Jacques Rousseau
el primero en usar el término Modernidad en el sentido en que
se usará posteriormente, "es decir, como una conciencia
crítica que niega lo instituido para postular un nuevo orden de
plenitud", siendo de este modo, que lo moderno se concibe
como la creación de algo nuevo que se supone superior a lo
existente. Por otro lado Habermas, citando a Parsons, señala
que "lo que hoy entendemos por sociedad moderna adquirió
forma durante el siglo XVII en el rincón noroccidental del
sistema europeo de sociedades: Gran Bretaña, Holanda y
Francia (ibid)".
Por nuestra parte seguiremos inicialmente la tesis de varios
teóricos y estudiosos de la ciencia social (Weber 1977;
Foucault, 1975; López, 1994/95), para establecer las formas
de conocer, la concepción de la ciencia y los métodos de
investigación científica durante este orden civilizatorio que
comenzó a configurarse con la Revolución Industrial a partir
del siglo XVIII y que se conoce con el nombre de
MODERNIDAD.
De acuerdo a estos autores, el orden civilizatorio
MODERNO se organiza a imagen del militar, de una
manera jerárquica y piramidal. En él cada persona se integra
para poder cumplir con sus funciones (tareas) en una cadena
de mando a la que debe obedecer, de tal modo que el sujeto
sólo se constituye y se realiza en el logro de dichas tareas y en
36
la obediencia a un superior inmediato. Esto lo hace un sujeto
disciplinado (y por supuesto obediente) que alcanza la
felicidad en el cumplimiento de sus funciones, es decir, en el
ejercicio del deber. De allí, que la ética que va a surgir como
característica de la modernidad, sea la ética de la
obediencia.
Esas funciones que el individuo debe cumplir dentro de la
organización son tareas especializadas, movimientos
controlados que se desarrollan dentro de las coordenadas
tiempo, espacio y masa, por lo tanto éstas se convierten en
parámetros de lo verdadero y es así como los discursos, que
se basan en ellas, se tornan en válidos y legítimos,
comenzando por el de la física clásica newtoniana y
continuando con los demás de las ciencias naturales, hasta
llegar a las ciencias sociales cuando Augusto Comte llama a
la sociología "Física Social".
De este modo, todo discurso científico (o para ser
considerado como tal) obedecerá a una racionalidad formal y
deberá ser representado en las magnitudes tiempo, espacio y
masa a través del lenguaje numérico (López, 1994/95). Por
ello el discurso matemático (y numérico) será el que dé
verosimilitud y validez a todos los discursos científicos y los
métodos de la investigación propios de la modernidad sean
básicamente de carácter cuantitativo, de allí la supremacía
del método hipotético-deductivo. De esta manera se explica
que las concepciones de conocimiento y ciencia imperantes se
fundamenten en la observación y comprobación de lo real, es
decir, de lo que existe dentro de las coordenadas de tiempo,
espacio y masa.
A continuación explicaremos más detalladamente éstos y otros
aspectos que constituyen las características de la
Modernidad, como son los siguientes:
- Organizaciones piramidales
- Coordenadas masa-espacio-tiempo
- Ética de la obediencia
- Racionalidad formal
- Sujeto disciplinado
- Fundamentación en la historia, el progreso, las utopías
- Discurso cuantitativo, objetivo.
37
- Unidad cultural e ideológica.
1.- Organizaciones piramidales: Como ya dijimos, todas las
instituciones se organizan siguiendo el modelo militar,
estableciéndose jerarquías y líneas verticales de mando.
Dentro de ellas las personas no son más que piezas o
engranajes de una gran máquina que deben cumplir con sus
tareas para garantizar el buen funcionamiento de la
organización.
2.- Coordenadas masa-espacio-tiempo: El pensamiento
moderno se basa en los postulados de Newton y Descartes,
que describen al mundo como regido por las mismas leyes,
así, las que rigen los grandes cuerpos se aplican también
"para cada partícula de materia, sea cual sea su clase y su
tamaño. Estas partículas, pasivas e inmutables" cuya masa y
forma son permanentes "atraen con una fuerza de gravedad
que es directamente proporcional a sus masas e inversamente
proporcional al cuadrado de la distancia que las separa"
(Martínez, 1993).
El espacio newtoniano es tridimensional y es "absoluto,
constante, siempre en estado de reposo. Igualmente el tiempo
es absoluto, autónomo e independiente del mundo material, y
se manifiesta como un flujo uniforme desde el pasado hacia
el futuro" (Ibid).
3.- Ética de la obediencia: En instituciones como las descritas
en la primera característica, el ser humano no tiene otra
alternativa que la de obedecer al superior inmediato, por lo cual
la obediencia será una de sus principales virtudes y la
satisfacción del deber cumplido le permitirá sentirse realizado.
4.- Racionalidad instrumental-formal: Expresada en el
pensamiento cartesiano, se convirtió en la única forma posible
de conocer. La racionalidad instrumental-formal (López, 1996)
"hizo del discurso del método un discurso racional en la
medida en que lo sometió a los imperativos analíticos, vale
decir, un discurso constituido por juicios analíticos; juicios
cuyo predicado se halla contenido en el sujeto (Kant)." Estos
juicios "permiten ir deduciendo predicados contenidos ya en el
sujeto y en consecuencia son los que han permitido al método"
las "operaciones lógico-formales con las cuales pone a prueba
38
sus resultados y los hace racionales". Además, “al tener
estructuras funcionales, hacen del discurso del saber racional
un discurso de naturaleza hipotética y de la realidad un tejido
de variables” (Ibid).
5.- Sujeto disciplinado: Aunque el sujeto moderno es el
protagonista de la historia y se plantea utopías que quiere
realizar, no puede alcanzarlas sino dentro de las
organizaciones que funcionan como grandes mecanismos de
relojería, él mismo es también una máquina que debe cumplir
disciplinada y mecánicamente con sus tareas para así lograr
las metas.
6.- Fundamentación en la historia, la ciencia, el progreso,
las utopías: Son rasgos importantes en la Modernidad "la
instauración de La Historia como dirección y sentido de la
acción social" (R. Lanz, 1994), la apoteosis de La Ciencia
como la salvadora del ser humano y la asunción del Progreso
como la meta y la razón de ser del hombre (Ibid).
7.- Discurso cuantitativo, objetivo: El predominio de las
nociones newtonianas de masa, espacio y tiempo reduce lo
cognoscible a aquello que se encuentra dentro de esas
coordenadas, sólo ello es lo real y puede ser conocido
mediante un método científico basado en la cuantificación y
en la verificación, necesarias para alcanzar un conocimiento
objetivo.
8.- Unidad cultural e ideológica: La revolución industrial ha
llevado a la globalización de la ideología y de la cultura. Las
diferencias existentes no son otra cosa, como ya dijimos, que
las distintas formas de desplegarse la episteme moderna.
Dicha unificación se afianza en la idea de que tanto lo social
como lo natural se rigen por leyes universales y de que ambas
esferas de la vida pueden conocerse con un mismo método
científico, que no tendrá otro fin que el descubrimiento de
dichas leyes.
Conocidas las características de la modernidad,
procederemos a presentar los paradigmas que en ella han
surgido, refiriéndonos en particular al Positivismo, como el
paradigma dominante de esta época, y al Materialismo
Histórico-dialéctico por su innegable influencia e importancia,
39
para luego tratar sobre las formas de conocer que obedecen
a dichos paradigmas, pues el conocimiento es regido por
ellos, como ya hemos dicho, y de esos modos de conocer
surge la ciencia, no como una, única y universal, sino como
una actividad propia de la formación económico-social en la
que se desarrolla y, concebida y explicada por el paradigma
dominante. Es por ello que no nos referiremos a las
alternativas sistémicas, pues, a pesar de su utilización en
ciertos círculos científicos, no consideramos que hayan
alcanzado un grado de influencia suficiente como para ser
consideradas hegemónicas.
El mismo procedimiento seguiremos respecto a la
Postmodernidad para mostrar que este nuevo orden trae
consigo el afianzamiento de nuevos paradigmas que llegarán
a ser dominantes, ocasionando no sólo un cambio en los
métodos de investigación científica, sino el surgimiento de
una nueva concepción de la ciencia misma, la cual, en buena
parte está aún por definirse.
2.1.- Paradigmas de la Modernidad.
Como ya dijimos, a los efectos del presente trabajo,
entenderemos como alternativas teórico-epistemológicas
o paradigmas en las Ciencias Sociales en la modernidad, en
la postmodernidad o en cualquier época, a las "diferentes
maneras de concebir y captar lo social" (Gutiérrez, 1984/94), o
"al cuerpo de creencias, presupuestos, reglas y
procedimientos que definen cómo hay que hacer ciencia"
(Martínez, 1991), es decir a los modelos de acción para la
búsqueda del conocimiento.
De acuerdo a esta perspectiva y establecidas las
precisiones anteriores, realizaremos un primer reduccionismo
arbitrario, pero didáctico, de los principales paradigmas o
alternativas teórico-epistemológicas en Ciencias Sociales en la
modernidad. Podríamos hablar entonces, subrayando el
enfoque didáctico que realizamos, de tres alternativas o
sociologías fundamentales (Strimiska, 1979) que poseen
estructuras coherentes de pensamiento. En primer lugar las
analíticas (en las cuales vamos a ubicar a las posturas
positivistas, neopositivistas, empíreo-criticistas, pragmáticas,
etc.); en segundo lugar las dialécticas (fundamentalmente el
40
marxismo) y en tercer lugar las sistémicas (en las cuales se
ubicarán el funcionalismo, el estructuralismo, el estructuralfuncionalismo,
la teoría de sistemas, etc.).
El siguiente esquema comparativo nos mostrará los
principales elementos que componen la epistemología y la
metodología de estas tres alternativas teóricoepistemológicas.
Esta exposición resumida, como todo
reduccionismo es arbitraria, sólo pretende resaltar, en una
visión de conjunto con fines estrictamente explicativos, los
más importantes elementos de sus discursos. Está
estructurado por nosotros a partir de un esquema presentado
en el año 1990 por las Profesoras Beatriz Mogollón y Rosalba
Parra en su trabajo: "Proposiciones para orientar la
configuración del marco teórico curricular del área de la
Metodología de la Investigación en las Ciencias Sociales en el
pregrado universitario".
41
PARADIGMAS
ANALÍTICO DIALÉCTICO SISTÉMICO
E
P
I
S
T
E
M
O
L
O
G
Í
A
Surge como aversión
a la metafísica.
Postura de racionalismo
analítico para
conocer la realidad: la
razón como única
autoridad.Una realidad
es resuelta en partes,
a partir de las cuales
puede ser unida o
reconstruida. La
fundamentación del
conocimiento son los
hechos. La experiencia
es la fuente de
todo conocimiento, por
lo tanto existen
verdades observables.
Buscan las causas
que explican los
fenómenos, confrontar
teorías y praxis,
detectar discrepancias
y establecer conexiones
generalizables
entre variables. La
neutralidad valorativa
como criterio fundamental
en la búsqueda
de la objetividad.
Percepción dialéctica
de la realidad donde la
contradicción es un
principio heurís-tico de
lo real. Lo real es una
complejísima trama de
tensiones dialécticas.
Utiliza-ción de la razón
dialéctica para cono-cer
la realidad. El
conocimiento contie-ne
intrínsecamente la
dialéctica de la relación
de pensar con el ser
(exteriori-dad o
interioridad); es un
producto que no se
extingue con el acto de
conocer (históricamente
es continuo) es producto
y proceso.
Se fundamenta en
una teoría epistemológica
de la
estructura bajo una
concepción gestáltica.
La realidad vista
bajo una concepción
sistemática en donde
la integración de
elementos cumple
funciones y configura
estructuras.
El conocimiento
implica una interacción
entre el
conocer y el objeto
conocido donde
actúan factores
genéticos,biológicos,
psicológicos y
culturales, influyendo
todos en la
conceptualización y
categorización que
se haga del objeto.
Es necesario conocer
el contenido
significado de lo
conocido.
M
E
T
O
D
O
L
O
G
Í
A
Propician la utilización
de un método único
de investigación: “el
método científico”, en
la práctica resulta ser
el método hipotéticodeductivo.
Concibe los
fenómenos sociales
como sujetos a leyes
naturales que hacen
posible la previsión de
los mismos. Se
reconoce la realidad
objetiva de los hechos
sociales.
Método históricodialéctico
para el
conocimiento de la
realidad como histo-ria.
Este método posee una
fase hipotéticodeductiva
que tipifica la
importancia de la razón,
del análisis, es decir, la
abstrac-ción científica
en el proceso de
conoci-miento. El
método históricodialéctico
no excluye,
sino que niega la razón
analítica, por considerarla
parcial. Los
principios de la razón
dialéctica son los de la
diferencia y de la
contradicción constante
del pensamiento.
Métodos estructurales,
comprensivos y
orientados al descubrimiento
de las
estructuras o sistemas
dinámicos que
dan razón de los
efectos observados.
Búsqueda de la
significación de la
función que los
anima.
42
Ahora bien, a los efectos de presentar con más precisión
las alternativas teórico-epistemológicas que han tenido mayor
difusión y utilidad en la corta tradicionalidad de dos siglos de
las ciencias sociales, realizaremos una segunda reducción
didáctica, asumiendo los riesgos que tal reducción plantea
por lo sucinta que pudiera llegar a ser, pero en el entendido
de que al ser estas dos alternativas o paradigmas las que
presentan con mayor amplitud referencias sociales, nos
permitirán una comprensión más amplia del tema que
venimos tratando.
La primera alternativa que surge en el siglo XIX, del
pensamiento COMTIANO y que podríamos denominar
genéricamente POSITIVISMO, está ubicada dentro de las
alternativas analíticas y tiene como características generales el
ser: 1.- Nomotética, es decir hallar las causas que explican los
fenómenos, confrontar teoría y praxis, detectar discrepancias
y establecer conexiones generalizables entre variables; 2.-
Propiciar la utilización de un método único de investigación: el
método hipotético-deductivo como el método científico, y 3.- La
neutralidad valorativa como criterio de objetividad.
La segunda alternativa, correspondiente a las dialécticas,
es la Histórico-dialéctica, parte: 1.- De lo ontológico: la
realidad puede conocerse a través de los propios procesos del
devenir histórico; 2.- De una concepción histórico-dialéctica de
la realidad. La realidad histórica se encuentra en constante
transformación y es contradictoria en sí misma. Es distinta a la
mensurabilidad, se trabaja con dos categorías claras:
totalidad y direccionalidad de cambio; 3.- Epistemológicamente,
la praxis se convierte en criterio de verdad.
Se traspasa el problema ontológico.
2.1.1. - El positivismo.
El Positivismo surge a fines del siglo XIX y comienzos del XX.
Tiene dos fuentes primarias, por un lado, la concepción
newtoniana del espacio, totalmente mecanicista y que fue
aplicada por los empiristas ingleses a los animales y humanos
y, por el otro, la idea de Descartes de que existe un "dualismo
absoluto" entre la mente y la materia, "que condujo a la
creencia según la cual el mundo material puede ser descrito
objetivamente, sin referencia alguna al sujeto observador"
43
(Martínez, 1993). Esto es lo que ha traído como consecuencia
la idea central de que
fuera de nosotros existe una realidad totalmente
hecha, acabada y plenamente externa y objetiva, y
que nuestro aparato cognoscitivo es como un
espejo que la refleja dentro de o como una
cámara fotográfica que copia pequeñas imágenes
de esa realidad exterior. (Martínez, ob.).
Dicha realidad se refiere a todo lo que existe dentro de las
coordenadas tiempo, espacio y masa. Es por eso que sólo
considera la posibilidad de estudiar científicamente los hechos,
los fenómenos, el dato experimentable, lo observable, lo
verificable.
La investigación científica parte, por lo tanto, de la observación
de la frecuencia de las relaciones entre los hechos. El propio
Augusto Comte afirma que la evolución del espíritu humano
lo lleva a alcanzar una fase que él llama “estado positivo o
científico”, en la que el espíritu intenta explicar los
fenómenos relacionándolos con otros hechos y todo lo que no
pueda reducirse a un hecho particular o una ley general debe
considerarse ininteligible. Es decir, sólo los hechos son
científicamente cognoscibles y todo lo que está fuera del
conocimiento científico se considera incognoscible. Esto
origina dos consecuencias fundamentales, por una parte la
deificación o mitificación de la ciencia como el único
conocimiento valedero y, por la otra, la consideración de la
sensación o experiencia sensible como base de todo el
proceso de conocer, por lo tanto, todo conocimiento descansa
en la experiencia, es fenoménico y todos los fenómenos que
pueden conocerse obedecen a las leyes naturales, las cuales
son constantes y necesarias.
Es así como, al afirmar que la sociedad está regida por leyes
naturales, independientes de la voluntad humana, no solo
toma una posición que es políticamente conservadora, pues, si
las leyes sociales no pueden ser intervenidas ni cambiadas por
los hombres, no hay posibilidad alguna de transformación o
de revolución y sólo queda esperar a que la sociedad
evolucione como lo hace la naturaleza, sino que esta
afirmación tiene además una consecuencia metodológica, que
44
es la transposición del método científico de las ciencias
naturales a las ciencias sociales; por lo cual, el método
hipotético deductivo, basado en la observación, la
descripción y la explicación, y que reduce la realidad a sus
aspectos cuantificables, se convirtió en "el método científico",
al ser utilizado tanto en las ciencias naturales como en las
ciencias sociales.
Según el Positivismo, al aplicar este método de investigación el
científico debe "desprenderse de los prejuicios y las
presuposiciones, separar los juicios de hecho de los juicios
de valor, la ciencia de la ideología" (Lowy, 1974), en busca de
una objetividad que sí podrá lograrse mediante la verificación
en la experiencia y en la observación, por lo tanto, para ser
sometidos a este principio los hechos sociales deberán ser
tratados como cosas, como asevera Durkheim en Las Reglas
del Método Sociológico (Lowy, ob. cit.).
Contra esta posición surgen hoy por lo menos dos críticas
contundentes, una proveniente desde hace algunos años del
Materialismo Histórico y que se fundamenta en las
particularidades del objeto de estudio, afirmando que el
científico social no puede mantenerse neutral ante un objeto
del cual forma parte y en el que se desarrollan todo tipo de
conflictos; no es lo mismo mantener la "neutralidad" ante las
reacciones de determinadas substancias químicas que ante
asuntos como el sindicalismo o el racismo.
La otra crítica se refiere al principio de verificación,
según el cual "una proposición o enunciado tiene sentido sólo
si es verificable en la experiencia y la observación, es
decir, si hay un conjunto de condiciones de observación
relevantes para determinar su verdad o falsedad" (Martínez,
1993).
Los autores de la Psicología de la Gestalt, del
estructuralismo francés y del enfoque sistémico objetan que
este principio "es autocontradictorio, ya que él mismo es
inverificable, y es de naturaleza metafísica o filosófica, es
decir, que los positivistas filosofando pretenden condenar y
renegar de la filosofía" (Martínez, ob. cit.). Además, aún lo que
es verificado puede ser sujeto a cuestionamiento por cuanto
los mismos físicos aseguran desde hace 40 años que cuando
se interviene una realidad para observarla o para experimentar
45
con ella, necesariamente se produce una alteración de dicha
realidad.
Por último destacamos una característica del positivismo, su
concepción analítica, la cual es un aporte de la idea cartesiana
de "fragmentar todo problema en tantos elementos simples y
separados como sea posible" (Martínez, ob. cit.).
2.1.2.- El Materialismo Histórico-dialéctico:
El materialismo histórico como paradigma de la
modernidad se configura sobre la base de una crítica de
carácter materialista a la filosofía de la historia, buscando
suplantar las filosofías idealistas y positivistas existentes.
Nace en la década de los años cuarenta del siglo XIX, producto
fundamentalmente de la reflexión teórica de Carlos Marx
(1818-1883) y Federico Engels (1820-1895), quienes buscan
explicar las leyes generales que rigen el desarrollo social y el
proceso histórico en su conjunto.
Carlos Marx es quien expone teóricamente en la primera
edición de su libro "Contribución a la Crítica de la Economía
Política", los conceptos surgidos de la crítica a la filosofía de la
historia de Hegel y del Antropologismo materialista de
Feuerbach. Tales ideas, acerca de esta nueva interpretación
científica de la historia, van a constituir "un cuerpo sintético
conceptual de hipótesis de base" (Núñez Tenorio, 1989) sobre
relaciones, procesos y estructuras histórico-sociales concretas.
Para Marx, la complejidad de las relaciones, procesos y
estructuras sociales, particularmente las relaciones económicas
de la sociedad capitalista, no podían comprenderse con el
mero análisis lógico-deductivo, ni mucho menos con las
hipótesis empíricas, propias del neo-positivismo. Era
necesario el surgimiento de una nueva teoría, una nueva
ciencia y por consiguiente un nuevo método.
De este modo, del análisis de las estructuras histórico-sociales
concretas, que son las estructuras contradictorias del
capitalismo, orientado por el paradigma del materialismo
histórico, surge una nueva ciencia "la economía política del
capitalismo", y un nuevo método, el método históricodialéctico,
el cual busca profundizar la capacidad científica
46
del hombre en el conocimiento de la realidad como historia.
(Núñez Tenorio, ob. cit.).
Por ello, dice Kontantinov (1963), el materialismo histórico al
concebirse como una teoría que señala el camino hacia el
conocimiento de la historia de la sociedad como un proceso
único regido por leyes, considerado en todas sus formas y en
sus contradicciones, intenta llegar a ser la teoría social
indicada para comprender el presente y prever el futuro.
Marx (1979) considera que son los modos como el hombre se
organiza para producir, los que originan las demás cosas, es
decir, las estructuras sociales, políticas, jurídicas, etc. de la
sociedad, por lo tanto en este sentido expresa: "No es la
conciencia de los hombres la que determina su existencia,
sino que, por el contrario, su existencia social determina su
conciencia".
Es esclarecedor lo que expresa Rosental respecto a las
condiciones objetivas que deben surgir de las necesidades de
desarrollo de la vida material en las sociedades, para que el
materialismo histórico, desplegando toda su potencialidad,
oriente la comprensión del desarrollo social y sus leyes:
El materialismo histórico es hostil tanto al fatalismo
como al voluntarismo. Los hombres mismos crean
su historia pero no pueden hacerlo a su capricho,
pues cada nueva generación actúa en determinadas
condiciones objetivas creadas con anterioridad a
ella. Estas condiciones y las leyes que rigen
partiendo de ellas, ofrecen múltiples posibilidades a
la actividad de los hombres. La realización de esas
posibilidades y, por tanto, el discurrir real de la
historia, dependen de los hombres, de su
actividad y su iniciativa, del grado de
organización y cohesión de las fuerzas progresistas.
(Rosental, 1980).
Hemos dicho en párrafos anteriores que el materialismo
histórico, como paradigma, propone un nuevo método, el
método dialéctico. Este método, que busca profundizar la
capacidad científica del hombre en el conocimiento de la
realidad como historia, se configura sobre un nuevo vértice,
47
distinto a aquel del método científico tradicional en el cual
convergían la racionalidad y la experimentación.
El nuevo vértice se va a configurar sobre la razón dialéctica
(teoría social) en lugar de la razón lógico formal o analítica de
la racionalidad matemática y de la práctica, en lugar de la
experimentación. Esta lucha de contrarios o dialéctica, es
fundamental para el conocimiento científico-social.
Núñez Tenorio (1989) al respecto expresa: "La verdad
científica ya no es la verdad abstracto-analítica de la
concordancia del pensamiento consigo mismo, ni tampoco la
simple adecuación empírico-positivista del pensamiento con la
cosa, sino la verdad dialéctica-histórica mediante la cual la
teoría reproduce una determinada práctica".
De este modo se acentúan los postulados del propio Marx en
una de sus obras mas relevantes "La Grundisse" (1857/1952)
cuando analiza la complejidad de las relaciones, procesos y
estructuras sociales, particularmente aquellas que se realizan
en la sociedad capitalista, y establece que éstas no podían
desentrañarse con el mero análisis lógico-deductivo (propio del
neo-positivismo) y menos aún con el uso de hipótesis
empíricas.
Sin embargo el mismo Marx reconoce la existencia de una fase
hipotético-deductiva en el método dialéctico histórico, que
según‚ él mismo sostiene, tipifica la importancia de la razón y
del análisis, es decir de la abstracción científica, en la
utilización del método.
Para algunos autores la existencia de esta fase hipotéticadeductiva,
evidencia y refuerza al positivismo como
paradigma clásico de la modernidad, ya que la racionalidad
de dicho paradigma es lógico-deductiva, no contradictoria y
analítica, es decir, es la racionalidad propia de las
matemáticas, precisamente el soporte del pensamiento
positivo.
Ahora bien, para otros, la justificación de la inclusión de
esta fase en el método histórico-dialéctico, está en que
mientras este aspecto (el hipotético-deductivo) persigue una
determinación cuantitativa y delimitativa y elabora sus
48
conceptos en forma abstracta y deductiva, el aspecto históricodialéctico
da razón de la realidad forjando sus propias
categorías a partir de la contradicción dialéctica que se
produce, precisamente, entre el pensamiento formalexperimental
y el pensamiento dialéctico-concreto. Éste no solo
excluye, sino que niega la razón analítica, y toma su
fundamento y legitimación en la relación compleja real de la
realidad histórica.
El materialismo histórico, como paradigma de la
modernidad, buscó convertir en una ciencia el estudio de la
sociedad al intentar poner de manifiesto las leyes objetivas que
rigen su desarrollo; se opuso al idealismo por negar las leyes
del desarrollo social, y se erigió como fundamento
histórico-científico del marxismo y su teoría del socialismo,
queriendo transformarlo de utopía, en realidad.
Es necesario decir que no solo son importantes los aportes
de Marx y Engels en lo que respecta al materialismo histórico
como teoría científica social, sino que son significativos y
expresivos los estudios realizados, a partir de 1914 por
Wladimir Ilich "Lenin", León Trotsky, George Lukács y Rosa
Luxemburgo, en el seno de la desaparecida Unión Soviética y
fuera de ella.
En lo que respecta al pensamiento marxista, actuando ya como
doctrina económica sustentada en el materialismo histórico,
además de los aportes hechos por los autores anteriormente
señalados, son importantes los estudios realizados en épocas
más recientes, por un grupo numeroso de intelectuales
europeos entre quienes se destacan Louis Althusser, Antonio
Gramsci y Maurice Godelier, entre otros.
2.2.- El conocimiento en la Modernidad
Al reseñar la evolución de las sociedades occidentales y los
cambios que sufrieron las formas de conocer nos detuvimos
en la etapa del Mercantilismo y anunciamos la de la
Revolución Industrial, mencionamos los cambios que en la
primera de ellas ocurrieron pero no explicamos que estos
cambios, por supuesto, se manifiestan en la forma de conocer
en general, en la filosofía y en la ciencia.
49
Retomamos aquí este discurso para referirnos al desarrollo
de los paradigmas en la etapa mercantil (Edad Moderna), ya
que ellos constituyen el fundamento epistemológico de los
paradigmas clásicos de la Modernidad: Positivismo y
Materialismo-dialéctico, a los cuales ya nos hemos referido.
En esa etapa, basada en el comercio, se abandona el método
deductivo propio de la Edad Media, por otras concepciones
más prácticas, así, Bacon afirma que la verdad cambia con
los tiempos, Descartes, que no hay que rendirse más que
ante la evidencia, y Pascal propone introducir el experimento
como criterio seguro en las ciencias (Ponce, 1977). Por
supuesto, todos estos planteamientos tienen que enfrentarse
con el viejo paradigma, en una fuerte lucha, que sufrieron
por ejemplo, Galileo, Copérnico y el propio Descartes.
La revolución no sólo estuvo en la superación de la teoría
geocéntrica en astronomía sino también, en la concepción del
tiempo, el cual no había sido importante para las clases
poderosas de la antigua edad, que no trabajaban y, en
consecuencia, disfrutaban de una gran cantidad de tiempo
libre, ahora, sin embargo, aparece como un factor importante
que hay que economizar como cualquier otro bien, por lo cual
comenzaron por eliminarse muchas festividades religiosas y
posteriormente Franklin llega a decir que "el tiempo es oro".
Así se irán presentando los cambios en la educación, cuando
Locke cuestiona la enseñanza del latín por considerarla inútil
y propone la de las cuentas pues son necesarias en los
oficios y en el control de los propios gastos (algo que nunca
antes había preocupado a los ricos).
En economía aparece el fisiocratismo, con su postulado de
dejar hacer, dejar pasar, y en la ciencia el propio Locke hace
una afirmación que marca todo el pensamiento de la nueva,
época al decir que el intelecto humano es un ente pasivo que
refleja la realidad, si se parece a ella es conocimiento objetivo
y si no, es subjetivo, y es por eso que el conocimiento se ha
definido como un proceso por medio del cual la realidad se
refleja y reproduce en el pensamiento humano. Sin embargo,
Leibnitz, muy pronto cuestionó esta idea de la pasividad de la
mente diciendo que la mente humana es activa; Kant, por su
parte, es idealista y Bertrand Russell dice con Kant que la
mente es la que construye todo lo que nos rodea (Martínez,
50
1993), en todo caso, el proceso del conocer estará centrado
en el ser humano y no dependerá de dones divinos.
Es un proceso en el cual, como ya se ha dicho, la realidad
se refleja y reproduce en la mente humana, pero
condicionada por el contexto social y por la actividad práctica.
Piaget añade que el conocimiento es producto de la interacción
de los datos ofrecidos por el objeto y las acciones u
operaciones del sujeto, "que constituyen el marco lógicomatemático
fuera del cual el sujeto no llega a asimilar nunca
los objetos" (En Martínez, 1989).
Es a esta racionalidad, expresada en los paradigmas clásicos
y fundamentalmente en el positivista, a la que obedece el
conocimiento en la Modernidad, la cual lleva a la
cuantificación y además reduce lo cognoscible a aquello que
se encuentra dentro de las coordenadas masa, espacio y
tiempo y, de acuerdo a este paradigma, se llega a la
consideración del conocimiento científico como el más acabado
y valedero producto del intelecto humano (deificación de la
ciencia). Este conocimiento presenta, en consecuencia, las
siguientes características: racionalidad formal, cuantificación,
objetividad, falibilidad, sistematicidad, generalidad,
verificabilidad (UNA, 1988), las cuales explicaremos a
continuación.
Racionalidad formal: las organizaciones se convirtieron en
estructuras cuya forma, relaciones, reglas y operaciones son
objeto de estudio, así como las estructuras cognoscitivas y
lógicas, con una relativa independencia del contenido concreto
del pensamiento, porque, como ya se ha dicho, la
racionalidad moderna obedece a las coordenadas físicas y
actúa conforme a un plan que puede reducir todas las
proposiciones a cálculo matemático.
Cuantificación: no adquiere performatividad sino mediante el
procesamiento estadístico-matemático, por lo cual ha
predominado en la investigación un método de carácter
cuantitativo como lo es el método hipotético-deductivo.
Objetividad: si la mente humana puede reproducir con
exactitud los objetos del mundo exterior y esa es la finalidad
de la ciencia, entonces el conocimiento científico
51
necesariamente busca ser objetivo porque intenta representar
los objetos tal cual son.
Falibilidad: se acepta que la percepción sensorial no puede
ser exacta sino que, por el contrario, se verá afectada por
diferentes factores como defectos sensoriales del ser humano,
sus prejuicios y prenociones, toda la influencia del contexto y
hasta fallas en la aplicación del método, de manera que,
desde el principio el proceso del conocimiento puede tener
errores, pero a la vez es un proceso autocorrectivo porque día
a día la ciencia va generando nuevos conocimientos que
corrigen y superan los errores cometidos.
Sistematicidad: en un orden civilizatorio constituido por
organizaciones donde las funciones de cada quien son
controladas rigurosamente, los procedimientos para alcanzar
el saber científico no podrán ser menos controlados y
sistemáticos. Esta rigurosidad y sistematicidad pretenden
garantizar la objetividad del método y del científico, es decir,
se considera que si se siguen estrictamente los pasos del
método hipotético-deductivo los resultados de la investigación
serán objetivos y confiables.
Generalidad, nomoteticismo: el conocimiento científico
obedece también a la teoría de la representatividad, propia
de la Modernidad, según la cual unos pocos, generalmente
los líderes, pueden conjugar en sí las características de las
mayorías y ser representativos de las mismas, por lo tanto,
toda investigación se hará en base a unos pocos sujetos
(muestra) y sus resultados deberán permitir formular leyes
generales, de ser posible universales, referidas a la mayor
cantidad de sujetos.
Verificabilidad: ésta es una de las características más
particulares de la ciencia moderna, basada en el postulado de
que todo conocimiento para ser considerado científico debe
estar debidamente probado y comprobado y dicha
comprobación tendrá como referente la realidad objetiva.
2.3.- La ciencia en la Modernidad
La historia del conocimiento científico, podemos entenderla,
inicialmente, como coincidente con la historia del pensamiento
52
filosófico. La manera como este pensamiento se va
configurando en el tiempo, con sus rupturas y evoluciones,
determina la aparición de lo que hoy conocemos como ciencia.
La vieja concepción de ciencia, definida en principio
etimológicamente de acuerdo a sus raíces griegas y latinas
como conocimiento, comprensión, práctica, doctrina, erudición
o como tener fe o estar informado, va progresivamente
definiéndose dentro de marcos más precisos, va dejando de
estar referida a toda clase de saber o al saber universal
escolástico, para ser un conjunto de conocimientos
observables sobre una materia (Sierra Bravo, 1984).
Después del pensamiento escolástico desarrollado en la edad
media, según el cual la filosofía y la teología eran la suma del
saber, se va estructurando el pensamiento y el método
científico, tal como predomina en la modernidad.
La ruptura con aquella manera de entender el desarrollo y
evolución del pensamiento, y la aceptación de la
sistematización de la observación, la teorización, la
interpretación y el análisis, aunadas a la inteligencia,
imaginación e intuición (Sierra Bravo, ob. cit.) del investigador,
permitieron avanzar grandemente al conocimiento científico.
Producida la evolución del pensamiento y desechados los
viejos patrones escolásticos, como hemos dicho,
eminentemente filosóficos y teológicos, el desarrollo del
llamado método científico permite la aparición de una mayor
definición del concepto de ciencia tal como se va a entender
en la modernidad, aún cuando el surgimiento de ideologías,
de sistemas de pensamientos o de paradigmas busquen
imprimirle sus propias interpretaciones o modos, más amplios
o estrechos, para entenderla.
Ahora bien, esta breve introducción nos permite constatar
que "la ciencia no es un fenómeno natural, sino un hecho
histórico (Moreno, 1993), cuya constitución y formas de verdad
están supeditadas al orden civilizatorio en el cual se
desarrolla, es decir, que obedece al paradigma que la rige.
Hanafi (1991) reitera esta concepción al expresar "la ciencia y
la tecnología no son disciplinas universales, son la
53
materialización de todo un contexto histórico de las sociedades
y cultura donde se originaron".
Desde sus orígenes hasta la Revolución Industrial, la tarea
fundamental de la ciencia era explicativa, ampliar la visión del
mundo y de la naturaleza. Sólo con la gran producción a
máquina se crearon las condiciones para transformar la ciencia
en factor activo de la producción, planteándose la tarea de
saber a fin de rehacer y transformar la naturaleza (Rosental,
1980).
La ciencia se introduce en todas las esferas de la vida, se
hace necesaria en la producción material, en la economía,
en la política, en la educación, por eso se desarrolla
aceleradamente, adquiriendo una importancia tal, que se ha
convertido en la única forma válida de conocer, y el discurso
científico en uno de los de mayor valoración.
Contrariando toda lógica, se ha llegado a la deificación de
la ciencia, al punto de cuestionar todo aquello que no sea
"científico", es decir, que no se ajuste a los parámetros de
verdad establecidos, a tal punto que Anthony Standen
(1993), en su libro " La Ciencia es una Vaca Sagrada", afirmó:
"cuando un científico de bata blanca (...) se pronuncia de cara
al público, puede que no le entiendan, pero, eso sí, le creerán".
Los científicos han sido exaltados al lugar más alto del
prestigio popular "porque tienen el monopolio de una fórmula -
se ha demostrado científicamente - que una vez expresada,
excluye toda posibilidad de desacuerdo".
Pero, ¿qué es la ciencia? Edgar Morín dice que esta pregunta
es la única que no tiene respuesta científica (Moreno, 1993).
La idea de ciencia que ha imperado en la modernidad, es decir
la que se presenta como producto de este orden civilizatorio, y
que se constituye precisamente como postulado fundamental
sostenido por el paradigma clásico positivista, bajo el cual
hemos nacido, vivido y por lo tanto conocido, es que la
actividad científica es un conjunto de tareas especializadas,
orientadas sistemáticamente hacia un fin que es el
conocimiento del mundo real (enmarcado por las coordenadas
tiempo, espacio y masa) con el propósito de explicar
54
objetivamente los fenómenos que en él se presentan, para
luego formular leyes, es decir, llegar a lo universal.
García Bacca (1984) por su parte, define la ciencia como
"un ideal: el ideal del conocimiento teórico, técnico, ontológico,
fenomenológico, objetivo y sistemático". Este ideal se ha
construido sobre el supuesto de que entre la realidad exterior y
nuestro intelecto se da, más que una correspondencia, una
equivalencia adecuada que permite atribuirle objetividad a
nuestro conocimiento.
Desde el Materialismo Histórico, otro paradigma de la
modernidad, se afirma que la ciencia es una consecuencia de
la división social del trabajo, al convertirse la actividad
cognoscitiva en una clase peculiar de ocupación de un grupo
especial de personas, al principio poco numeroso.
Según dicha concepción, esta actividad está destinada a:
crear nuevos conocimientos de la naturaleza de la
sociedad y del pensamiento y comprende todas las
condiciones o elementos para esta creación:
científicos con sus conocimientos y capacidades,
calificación y experiencia, con la división y
cooperación del trabajo científico; instituciones
científicas; instalaciones experimentales y de
laboratorios; métodos de trabajo y de investigación
científica y toda la suma de conocimientos
disponibles que actúan bien como premisas, bien
como medios, bien como resultado de la creación
científica. Estos resultados pueden actuar también
como una de las formas de la conciencia social.
(Rosental, 1980).
Con esto queremos dejar claro que comúnmente utilizamos
una concepción de ciencia que está determinada por los
paradigmas hegemónicos y clásicos que se han mantenido
vigentes, en casi todas las actividades sociales y humanas en
los últimos siglos.
2.4.- La modalidad cuantitativa de investigación.
55
Esta concepción de la ciencia que ha venido imperando se
despliega en el uso predominante de lo que se ha dado en
llamar las metodologías cuantitativas que constituyen la
modalidad cuantitativa de investigación, que no es otra cosa
que la forma como se lleva a la práctica el método
hipotético-deductivo.
Sin embargo, la realidad actual reclama nuevos estilos y
elementos de análisis para la investigación social, ya que el
paradigma tradicional centrado en el positivismo, "ha
alcanzado los límites de su utilidad en la gran mayoría de las
áreas del saber, y se impone la necesidad de hallar otro"
(Sonntang y otros, 1989).
Es así como los nuevos paradigmas, basados en una
racionalidad dialógica, traen consigo el uso de nuevos métodos
de investigación que, por sus características han venido a
constituirse en la llamada modalidad cualitativa.
Al tratar de deslindar los campos de actuación de estas
metodologías surgen, sin duda, inconvenientes y controversias
de innegable profundidad. Al respecto nos dicen Freddy
González y Magin Rodríguez (1991), lo siguiente:
Desde el punto de vista metodológico se suele
denominar cuantitativa a la investigación que,
predominantemente, tiende a usar instrumentos de
medición y comparación que proporcionan datos
cuyo estudio requiere el uso de modelos
matemáticos y de la estadística. Por contraste se
denomina cualitativas a las investigaciones que usan
herramientas de obtención y manejo de información
que no parten de la necesidad de utilizar las
estadísticas o matemáticas para llegar a
conclusiones.
Para clarificar los conceptos expuestos presentamos a
continuación algunas características de la modalidad
cuantitativa:
1.- Surge en el siglo XVIII y XIX en el proceso de consolidación
del capitalismo y en el seno de la sociedad burguesa
occidental con la finalidad de analizar los conflictos sociales y
56
el hecho económico como universo complejo. Inspirada en las
ciencias naturales y éstas en la física newtoniana a partir de
los conocimientos de Galileo. Con Claude Saint Simón y
Augusto Comte surge la sociología como ciencia.
2.- Su racionalidad está fundamentada en el cientificismo
y el racionalismo, como posturas epistemológicas
institucionalistas. Profundo apego a la tradicionalidad de la
ciencia y utilización de la neutralidad valorativa como criterio
de objetividad, por lo que el conocimiento está fundamentado
en los hechos, prestando poca atención a la subjetividad de
los individuos. Su representación de la realidad es parcial y
atomizada. El experto se convierte en una autoridad de verdad.
3.- La objetividad como única forma de alcanzar un
conocimiento que sea inatacable, por lo que utiliza la medición
exhaustiva y controlada, intentando buscar la certeza del
mismo. El conocimiento científico es considerado sinónimo
de descubrimiento de las relaciones causales que existen y
que configuran una realidad dada.
4.- El objeto de estudio es el elemento singular empírico.
Sostiene que existe relación de independencia entre sujeto y
objeto, ya que el investigador tiene una perspectiva "desde
fuera". Define de antemano el objeto de investigación y
procede a su construcción en forma teórica y no
metodológica. Mantiene una dualidad sujeto-objeto y la
objetividad es un valor investigativo.
5.- La teoría es elemento fundamental de la investigación
social, le aporta su origen (porque es fuente de nuevos
problemas e hipótesis), su marco (porque proporciona el
sistema conceptual que se aplica a la observación, clasificación
y sistematización de los datos de la realidad) y su fin (porque
la investigación debe desembocar cada vez en teorías más
perfectas.
6.- Comprensión explicativa y predictiva de la realidad
bajo una concepción objetiva, unitaria, estática, reduccionista.
Asume que la realidad es estable y la aborda con un método
confiable, mensurable, comprobable. Se parte de un
concepto de la realidad establecido a priori. Las teorías
científicas explican la realidad social.
57
7.- Concepción lineal, finalista de la investigación, parte de un
principio y termina en un fin. Utiliza una estrategia deductiva. El
objetivo es explicar los fenómenos mediante el
establecimiento de sus relaciones causales y lograr la
verificación o comprobación de la teoría pre-establecida. El
escenario investigativo es fundamentalmente artificial. El
propósito o finalidad: Nomotética, es decir, la formulación de
leyes generales, que sirvan para explicar fenómenos similares.
8.- Utilización de un método único: hipotético-deductivo con su
racionalidad analítica, deductiva, no contradictoria. Se basa en
muestras grandes y representativas de sujetos. La razón
lógica del método es la razón analítica, la razón que sirvió de
fundamento a la Geometría Euclidiana. Esta razón lógicodeductiva-
analítica es propia de las matemáticas.
9.- Los conceptos o palabras claves que dan orientación y
sentido a su acción son: confiabilidad, credibilidad, validez,
objetividad, hipótesis, variables y generalización.
10.- En conclusión la modalidad cuantitativa de investigación
es positiva; hipotética-deductiva; particularista; objetiva;
orientada a resultados; propia de las ciencias naturales; utiliza
métodos y técnicas confiables, mensurables, comprobables;
privilegia la matemática y la estadística; formaliza hipótesis en
fases operativas; la teoría que le sirve de base termina
operacionalizada a través de procedimientos estandarizados;
lo empírico se privilegia por encima de lo teórico. Las
metodologías cuantitativas han marchado parejas con las
sociologías empíricas cuyo problema han sido variables e
indicadores, la representatividad terminó siendo un problema
matemático.
3.- La Postmodernidad.
Como consecuencia del desarrollo social van surgiendo nuevas
realidades y nuevas formas de pensamiento que las
interpretan y las explican. De este modo, el desarrollo social
evolutivo nos habla de períodos históricos caracterizados por
prácticas sociales que los definen y que están sustentadas en
determinados tipos de discursos que las ordenan.
58
A finales del presente siglo XX pareciera que nos
encontramos en uno de esos momentos en los cuales
percibimos que una realidad social está
en proceso de conclusión, al constatarse una crisis en las
tradicionales condiciones que la definen.
De esta manera, se le ha dado el nombre de
postmodernidad a la etapa histórica que configura un nuevo
tipo de pensamiento sustitutivo al predominante en la
modernidad. Este nuevo pensamiento es producto de
muchas condiciones que han venido cambiando (los nuevos
acontecimientos políticos ocurridos en los últimos años en el
mundo, el desarrollo de nuevas tecnologías o la
preponderancia casi absoluta de los medios de comunicación,
son ejemplos de ello) y van acentuando una diferencia radical
con lo que era normal hasta hace poco tiempo.
Cuando se habla de Postmodernidad entonces, no se está
aludiendo a una moda o a una novedad de los intelectuales,
sino que es la manera como se ha dado en llamar al "nuevo
orden civilizatorio", la nueva época, la "tercera ola" de
Toffler, muchos de cuyos rasgos característicos ya están
presentes entre nosotros y cuya llegada no podemos detener y
muchos la viven sin darse cuenta de ello.
La modernidad como etapa histórica en la cual era posible
concebir grandes revoluciones para instaurar sociedades
justas guiadas por los valores universales de libertad, igualdad
y fraternidad, concluye cuando por un vacío de sentido y logro,
la desesperanza hace su aparición, dejando sin contenido
las utopías colectivas que la orientaban.
Por ello, para muchos autores, a finales del siglo XX estamos
en presencia de una crisis del fundamento axiológico de todo
occidente (Colom y Mèlich, 1995). En este sentido, anotamos
nosotros, la crisis de la modernidad parece ser la crisis del
hombre moderno europeo y su concepción del mundo.
Ahora bien, desde esta perspectiva, la postmodernidad se nos
presenta en lo social con algunas dimensiones importantes,
muchas de ellas caracterizadas por ser expresiones propias de
la cultura social "post" que se instala. Küng (1991), citado
por Colom y Mèlich, establece siete dimensiones en este
59
sentido: 1.- Constelación posteurocéntrica. Constelación
policéntrica de las diversas regiones del mundo. 2.-
Sociedad mundial post-colonialista y post-imperialista. 3.-
Economía post-capitalista y post-socialista. 4.- Sociedad de
servicio y de comunicaciones. 5.- Sistema familiar postpatriarcal.
6.- Cultura post-ideológica. Pluralismo cultural e
ideológico. 7.- Religión post-confesional e interreligiosa.
Esto quiere decir: 1.- Desplazamiento de los centros
tradicionales de poder y saber, y por consiguiente la
desaparición del eurocentrismo como eje fundamental de la
cultura occidental y surgimiento de muchos otros centros de
cultura en el mundo; 2.- Aparición de un modelo de sociedad
mundial que está más allá del colonialismo que caracterizó al
siglo XIX y buena parte del XX; 3.- Desaparecidas las
referencias socialistas en el mundo, el capitalismo se
redimensiona y toma magnitudes no conocidas de asociación
y producción; 4.- Una nueva realidad ante la avasallante
penetración de los medios de comunicación; 5.-
Desplazamiento del concepto tradicional de familia y
surgimiento de nuevas formas y contenidos; 6.- No se concibe
una sola cultura hegemónica, ni una única ideología
ordenadora; 7.- Religión integrada e integradora de contenidos
diferentes y hasta antagónicos.
Por otra parte, en lo que respecta al avance científico y
tecnológico, precisamente uno de los logros que con mayor
orgullo esgrime la modernidad al contribuir a mejorar las
condiciones de vida de los hombres, se señala como
responsable de una serie de problemas como la destrucción
del medio ambiente y la amenaza nuclear, no pudiendo
solucionar otros como la explosión demográfica y las difíciles
condiciones económicas y sociales en que vive la población del
Hemisferio Sur. Todo ello hace que el orden y las formas de
organización imperantes hasta ahora tiendan a
reestructurarse, creándose nuevas formas de vivir y de
producir y, por consiguiente, de pensar y conocer, que den
soluciones a los problemas planteados.
Es importante mencionar aquí lo que señala Fernando Mires
(1996) con respecto a las cinco revoluciones que parecen
caracterizar el inicio de la postmodernidad. Una revolución
"multidimensional" la que "nadie soñó", nos dice. Esta
60
revolución se expresa en cinco dimensiones: la revolución
microelectrónica, la revolución feminista, la revolución
ecológica, la revolución política y la revolución paradigmática.
Algunas de ellas son dimensiones de procesos más amplios.
Según este autor, tales revoluciones caracterizan nuestra‚
época. La revolución microelectrónica existe y "simboliza mejor
que otras tecnologías el contexto cultural de nuestro tiempo"
ya que su modo de producción es "un orden basado en un
conjunto tecnológico específico que impone su lógica y sus
ritmos al contexto social de donde se originó, que organiza y
regula relaciones de producción y de trabajo, pautas de
consumo e incluso el estilo cultural predominante de vida".
La revolución feminista está conformada por un "conjunto de
teorías que se oponen al patriarcado" como modelo familiar
tradicional de modernidad. El feminismo, nos dice este autor,
es "la presencia de la mujer que se revela frente a su
ausencia".
La revolución ecológica, que define utilizando palabras de Al
Gore, ex vicepresidente de los Estados Unidos, busca
"restaurar las relaciones de equilibrio, mediante la superación
de la escisión producida entre los seres humanos con respecto
a su ambiente". La ecología, sostiene, "se transforma en un
medio que hace posible esta integración, el camino que permite
resolver la disfuncionalidad vital de nuestra civilización".
La revolución política caracterizada por la generalizada crisis
política presente en casi todas las naciones del mundo hoy en
día. Una crisis que "exige reemplazar no tanto a los
representantes, sino al mismo sentido de la política" y que
exige "redefinir la especificidad de lo político propiamente
tal".
Y la revolución paradigmática que es aquella que nos
muestra un quiebre en la civilización moderna y que nos
señala que una concepción del mundo está desapareciendo
para darle paso a otra distinta, sustentada sobre nuevos
principios y parámetros rectores, ya que los anteriores
perdieron vigencia como elementos ordenadores.
61
Otros autores, como Frank López (1995), centran su análisis
en la transformación que se da en las estructuras piramidales
que caracterizan a las organizaciones de la Modernidad.
Ahora, plantea este autor, estas estructuras están cambiando
a una forma mucho más aplanada, reticular, en la cual juega
un gran papel la nueva tecnología.
Según esta óptica, en las nuevas organizaciones el trabajo
se ha ido convirtiendo de tareas en procesos flexibles, los
cuales son creados por los sujetos en su comunicación, por lo
tanto son subjetivos. Se van tejiendo redes de comunicación
dentro de las organizaciones y con otras, haciendo que cambie
su estructura piramidal por una reticular y "al replantear las
coordenadas organizativas, refundará el piso epistemológico y
replanteará los parámetros fundantes de lo que se tendrá
ahora por "verdadero". Lo verdadero será cada día menos lo
físico”.
Como hemos visto hasta aquí, un cambio en la
organización trae concomitantemente un cambio en la ética, en
la racionalidad, en el sujeto y, por tanto, en lo que tendremos
como discurso verdadero sobre el mundo (López, 1995).
Es por ello que se habla de una nueva época, distinta de la
Modernidad, cuyas características son resumidas por el
citado autor en la existencia de: Organizaciones aplanadas;
nuevas coordenadas; ética comunicativa, dialógica;
racionalidad dialógica; un sujeto deliberante; discurso
metafísico, cualitativo, subjetivo. A las cuales podemos añadir:
la crisis antropológica y la pluralidad cultural e ideológica.
Pasemos a ver en detalle cada una de estas
características:
1.- Organizaciones aplanadas: Las tareas se han ido
volviendo procesos, los cuales son relaciones comunicativas,
es decir, que las organizaciones son sistemas de
comunicación o redes de información, por lo tanto pierden su
estructura piramidal y sus líneas de mando verticales.
2.- Nuevas coordenadas: El aplanamiento de la organización
hace coincidir las coordenadas tiempo y espacio en una sola
coordenada tiempo-espacial en la cual
62
se da el movimiento sin desplazamiento. Por ejemplo:
pueden hacerse transacciones de millones de dólares entre
Caracas y Tokio sin que haya desplazamiento de alguna
masa en el espacio. Además, con la nueva física relativista
el tiempo pasó a constituirse en la cuarta dimensión.
3.- Ética comunicativa o dialógica: Al desaparecer las líneas
de mando verticales el sujeto ya no se realiza en la obediencia
sino en la comunicación, por lo que surge una ética
comunicativa (la cual se manifiesta en teorías como Calidad
Total y Reingeniería), y una nueva idea de la justicia que no
está ligada al consenso.
Las pautas de conducta surgen ahora del acuerdo entre los
sujetos, sin normas generales, ni consensos, es una ética de
la diversidad, del individuo.
Según Rubert de Ventós (1986)
los criterios para considerar un acto moral serían…:
si abre más perspectivas de las que cierra, si
amplía y expande la conciencia o experiencia de la
persona; si el acto se realiza con “conciencia del
carácter sectorial de los valores que supone” y
finalmente: “si el acto en cuestión nos relativiza y
transforma en auténticos instrumentos de lo que
queremos, creemos o deseamos” (En
Moreno,1993).
4.- Racionalidad dialógica: Hay cambio en los parámetros
de verdad, ahora lo verdadero es lo simbólico (López, 1995).
El discurso de lo real es cualitativo y subjetivo, se desecha la
noción de objetividad y la ciencia se plantea como su objetivo
la búsqueda del conocimiento, que es histórico y transitorio
(Montero, 1992), por lo cual no se pretende formular leyes
universales.
Las Ciencias Sociales trabajan con las elaboraciones del ser
humano, es decir, los símbolos, y se expresan mediante el
lenguaje en la comunicación que se da en la intersubjetividad.
Ahora es más importante la imaginación que la razón, y la
enseñanza no deberá limitarse a la transmisión de
información sino que tendrá que abordar el aprendizaje de
63
procesos que favorezcan la creatividad y la interconexión
entre las distintas disciplinas del saber que hasta ahora han
permanecido separadas (Lyotard, 1984).
Este principio integrador de las disciplinas se ha visto
favorecido por el uso de la idea de complementariedad
formulada por Niels Bohr, según la cual muchos principios
que hasta ahora han sido considerados contradictorios o
excluyentes son mas bien complementarios. Así mismo, "la
ciencia, la filosofía, la historia, la poesía, el arte, pueden ser
entendidos como diferentes y complementarios de descripción
de la misma realidad, cada uno de ellos con su aporte
propio, único e insustituible" (Martínez, 1993).
5.- Sujeto deliberante: El sujeto es quien, mediante sus
relaciones comunicativas, genera los procesos, por lo tanto se
realiza y desarrolla en la comunicación, es ahora un sujeto
participativo y deliberante, además, hay igualdad entre los que
discuten y se plantea entonces el análisis contextualizado.
Predominan, por lo tanto, los métodos cualitativos de
investigación, que son los que permiten la plena participación
de los sujetos y el logro del conocimiento mediante procesos
activos de participación y comunicación.
6.- Crisis antropológica: Surge el individuo, "que se observa
a sí mismo y busca la realización individual" (Colom y
Mèlich, 1994). Sin contar ahora con la guía que significaban
las utopías o el progreso como metas. Morin (1994) nos
habla de una nueva concepción de sujeto "que nos obliga a
asociar nociones antagónicas (de las que hablábamos
antes): la exclusión y la inclusión, el yo, el ello y el se", y
para eso es necesario superar el pensamiento
compartimentado y disciplinario regido por el paradigma
vigente. Es necesario “un "pensamiento complejo" que
permita pensar las ambivalencias, las incertidumbres y las
insuficiencias que hay en este concepto, reconociendo al
mismo tiempo su carácter central y periférico, significante e
insignificante".
7.- Discurso metafísico, cualitativo o subjetivo de lo real:
Al cambiar la estructura de las organizaciones y las formas
de relacionarse los sujetos, también se produce el cambio de
los parámetros de verdad, que ya no estarán referidos a las
coordenadas masa-tiempo- espacio sino a la coordenada
64
tiempo-espacial y al símbolo, el cual carece de masa y está
en todas partes (es ubicuo), no ocupa un lugar determinado
en el espacio.
Además, los cambios que se vienen dando en la física y en la
química nos remiten, no a un mundo estable y regido por
leyes universales, sino a uno de inestabilidad dinámica o
caos, de probabilidades y de irreversibilidad del tiempo
(Prigogine, 1994).
Vattimo (1990) dice que la característica más genuina de la
postmodernidad es la presencia de la crisis de la
comunicación: "Con todo, yo sostengo que el término
postmoderno, sigue teniendo un sentido y que este sentido
está ligado al hecho de que la sociedad en que vivimos es
una sociedad de la comunicación generalizada, la sociedad
de los medios de comunicación (mass media)". Y estos
medios, establecen Colom y Mèlich (1994), indudablemente
son los factores determinantes de la transmisión y
reproducción de los esquemas y de los no valores, mejor
dicho de la nueva condición del valor en la
postmodernidad.
De allí que la misma afirmación que tomáramos de Colom y
Mèlich y que estableciéramos en líneas anteriores
("estamos en presencia de una crisis del fundamento axiológico
de todo occidente"), posea una vigencia y vitalidad
extraordinaria, que parece sólo indicarnos la punta del iceberg
en esta discusión.
3.1.- Paradigmas de la Postmodernidad.
Como ya hemos dicho, a cada orden civilizatorio le
corresponde una episteme que constituye el modo de vivir y
de pensar de dicho orden, pero que permite la aparición
de diferentes paradigmas, los cuales no aceptan otra visión
del mundo más que la que se ajusta a sus parámetros de
verdad, obstaculizando en muchos casos el avance de la
ciencia.
Como decía Bachelard, cuando individuos geniales logran dar
explicaciones fuera de los paradigmas existentes,
tradicionalmente no son tomados en cuenta. Un ejemplo de ello
65
es el de Aristarco de Samos, quien se adelantó muchos
siglos a Copérnico y Newton, o Jean Buridán en el siglo XIV y
en cierto modo Heráclito en el Siglo V a. C., quienes se
anticiparon a Max Planck, pero no fueron escuchados pues
su discurso no se correspondía con los contextos u órdenes
civilizatorios en los cuales les tocó vivir.
Los últimos dos pensadores decían que el estado natural de la
materia no es de reposo sino de movimiento, lo que
significa "un cambio total del modo de pensar sobre el
mundo físico" como afirmaba Robert Oppenheimer en 1956
(Martínez, 1993) el cual es ahora, muchos siglos después,
cuando se está imponiendo.
Muchos físicos relativistas desde principios del siglo XX han
comprendido que estamos en presencia de una nueva
concepción de la relación del movimiento y del tiempo,
pasando este último, a comprenderse como un elemento
constitutivo del ser y a convertirse en la cuarta dimensión.
Igualmente reconocen la imposibilidad de la verificación exacta
y de la separación entre el observador y lo observado, sin
embargo, en otras ciencias han perdurado estos supuestos
hoy superados por la Física, cuando los cambios en el orden
existente convierten las relaciones entre los sujetos en una
comunicación intersubjetiva, de la cual dependerán las
relaciones con lo observado y los criterios de verdad
aceptados por el grupo.
Esto último es lo que lleva a decir que en la
postmodernidad se rompe con la concepción que se ha
constituido como paradigma predominante por mucho
tiempo. Algunos lo califican como un movimiento de
deconstrucción, sin embargo también presenta una
"capacidad expresiva liberada, una exigencia de creatividad
libremente ejercida y propia para la coexistencia de los
estilos, una apertura a todas las experimentaciones,
múltiples, fragmentadas y poco preocupadas de sus
posibilidades de perdurar" (Georges Balandier, 1983).
Todo ello nos muestra una sociedad más compleja y
caótica, pero, según Vattimo (1994), "es precisamente en ese
caos donde residen nuestras esperanzas de emancipación".
66
Lo que parece estar claro es que estamos en presencia de
una sociedad liderizada por la comunicación, en la cual el
dominio de lenguajes es una condicionante social importante.
De allí, que el surgimiento de una ética comunicativa parece
apuntar a constituirse en un paradigma preponderante de la
nueva realidad.
Por efecto de esta ética comunicativa postmoderna, la
racionalidad tradicionalmente racional y formal se transforma
en racionalidad dialógica, y el discurso científico objetivo y
cuantitativo, da paso a un saber subjetivo y eminentemente
cualitativo.
De este modo, nos dice Frank López (1996), "los
enunciados verdaderos, ahora subjetivos, se estructurarán
entonces sobre reglas comunicativas, reglas semiológicas
que evaporarán la naturaleza objetual de los resultados y que
darán una nueva textura a la naturaleza del nuevo discurso de
saber, por cuya condición tendrá ahora validez subjetiva,
cualitativa e interpretativa".
Siguiendo a este autor, quien expresa que los cambios de
paradigma están haciendo su aparición de manera tangible
en las organizaciones, nos encontramos que la nueva ética
comunicativa se está manifestando a este nivel
eminentemente cualitativa, aplanada y horizontal en contraste
con la ética de la obediencia propia de la organización
piramidal y jerárquica de la modernidad.
Lo cierto es que, llámese modernidad, postmodernidad o de
otro modo, un determinado modo de entender el mundo está
siendo reemplazado por otro. Y es allí en la concepción
reemplazante de la tradicional en la cual van a surgir los
nuevos paradigmas de la postmodernidad, que aún no
terminan de configurarse.
En este sentido es importante señalar que lo que para
algunos se consideran métodos, para otros son verdaderos
paradigmas de la postmodernidad: la teoría crítica, la
investigación acción-participante, la genealogía, la
hermenéutica y la fenomenología, entre otros. Estos
paradigmas, a decir de Luis Bermúdez (1995) "al reivindicar al
sujeto como actor en sus escenarios, se enfrentan al
paradigma liberal, que desde la dimensión cultural, política y
67
tecno-económica ha hallado la forma de dominar,
hegemonizar y explotar por medios sofisticados".
Ahora bien, lo que sí podemos establecer claramente en
nuestros días, es que la postmodernidad es la sociedad de la
comunicación generalizada, en la cual existe posibilidad de
tener múltiples alternativas cualitativas abiertas, aunque, como
dice Vattimo (1994)
la nostalgia de los horizontes cerrados, intimidantes
y sosegantes a la vez, sigue aún afincada en
nosotros como individuos y como sociedad.
Filósofos nihilistas como Nietzsche
y Heidegger (pero también pragmáticos como
Dewey y Wittgenstein), al mostrarnos que el ser no
coincide necesariamente con lo que es estable fijo y
permanente, sino que tiene que ver mas bien con el
evento, el consenso, el diálogo, la interpretación,
se esfuerzan por hacernos capaces de recibir esta
experiencia de oscilación del mundo posmoderno
como chance de un nuevo modo de ser (quizás, al
fin) humano.
De este modo, la muerte de las utopías y la pérdida de los
parámetros tradicionales que nos brindaban seguridad y
estabilidad al llevarnos por senderos de orden y progreso,
dan paso a la permanencia del cambio y de la incertidumbre.
Esa nueva realidad amenazada y amenazante, parece ser la
condición natural del momento histórico que estamos
viviendo. En ella, entonces, le toca configurarse a los nuevos
paradigmas, esos cuyo carácter eminentemente cualitativo
parece responder mejor a la condición humana del hombre,
perdida por mucho tiempo en la persecución del desarrollo.
3.2.- El Conocimiento en la Postmodernidad.
Al cambiar las organizaciones, las tecnologías, los modos
de vida, de actuar, de trabajar, necesariamente se genera una
nueva episteme que presenta también nuevas formas de
conocer; así tenemos que, al sustentarse las actividades
dentro de las organizaciones aplanadas en procesos
basados en relaciones de comunicación, el proceso del
conocimiento también se fundamentará en la comunicación, lo
68
que traslada el centro de la actividad cognitiva del sentido de
la vista al del oído y ocasiona que se impongan los métodos
de investigación basados en la comunicación, constituyendo
también un cambio en la relación entre el sujeto y el objeto,
que ya no será vertical y "neutra", sino un diálogo entre
iguales. Se acepta ahora que el conocimiento es algo
personal, diferente para cada uno de nosotros, que todas las
percepciones son verdaderas, aunque unas mejores que otras.
Por estas razones, será la intersubjetividad o la
intercomunicación entre los sujetos a propósito del objeto, el
fundamento de la nueva gnoseología y de los parámetros de
verdad, que ya no estarán circunscritos a las coordenadas de
la física clásica; de tal modo que el objeto del conocimiento,
como dice Morin, ya "no es el mundo sino la comunidad
nosotros-mundo" (Moreno, 1993), es decir, lo fenomenológico.
Estos cambios implican también una vuelta de la ética al
campo de las ciencias. Ambas habían sido desvinculadas
porque la ciencia se había sustentado en la física y porque
buscaba (o aún busca) la objetividad mediante la neutralidad
valorativa, la conocida separación entre los juicios de hecho y
los juicios de valor. Hoy se entiende que de estos últimos es
de donde saldrán los juicios de hecho y que la ética es, al
decir de Julia Barragán, el eje de las ciencias sociales.
De tal modo que el conocimiento científico en los nuevos
tiempos reúne las siguientes características: subjetividad,
flexibilidad, particularidad, sustento en la razón dialógica,
verdad cualitativa y condición holística.
Subjetividad: No significa esto que el investigador tiene
libertad para decir lo que quiera, dejándose llevar por sus
prejuicios, sino que ahora el conocimiento no estará centrado
en la reproducción y explicación de un objeto pasivo tal como
lo percibe el investigador, sino en la interpretación de ese
objeto entendido ahora como otro sujeto participante de quien
no sólo interesa lo que pueda observar e interpretar el
investigador sino lo que él mismo siente, cómo él percibe e
interpreta la realidad; es decir que la subjetividad de los
sujetos investigados pasa ahora a un primer plano aún
cuando es algo que no se encuentra dentro de las
coordenadas de masa, espacio y tiempo.
69
Flexibilidad: Para generar conocimiento científico no se
requiere de la aplicación estricta de un sólo método que
pueda denominarse, como se ha hecho hasta ahora "método
científico", sino que existe libertad para usar variedad de
métodos, algunos tan antiguos como el Hermenéutico,
basados en la comunicación entre los sujetos como vía para
comprender e interpretar la realidad (que ahora incluye lo
subjetivo). A su vez, estos métodos también son flexibles y
permiten que sea el propio proceso de la investigación el que
guíe los pasos a seguir y los procedimientos que deben
utilizarse, de allí el nombre de métodos naturales que algunos
autores le dan a los métodos cualitativos.
Particularidad: El proceso para conocer es
fundamentalmente inductivo ya que parte de situaciones
específicas, casos particulares, fenómenos que afectan
tanto a pequeños como a grandes grupos o comunidades, los
cuales son considerados como una totalidad y estudiados
profundamente, sin pretensiones de "generalizar los
resultados" ni de "formular leyes universales", como veremos
más adelante al referirnos al método fenomenológico, los
conocimientos obtenidos tendrán de universal lo que posean de
esencial e inherente a la condición humana.
Sustentado en la razón dialógica: Los avances en la física y
en la química han mostrado los errores de estas ciencias y,
por lo tanto, la necesidad de superar los parámetros
determinados por la física clásica, sobre los que se ha
sustentado la racionalidad formal de la Modernidad. Por otro
lado, la estructura cada vez más aplanada de las
organizaciones coloca a los individuos al mismo nivel, con
mejores posibilidades de comunicarse y, sobre todo, de
hacerlo en condiciones de igualdad; todo lo cual hace que el
conocimiento se fundamente ahora en la comunicación y en el
diálogo, generándose una nueva racionalidad, que nos
permitirá otras vías para determinar lo que es verdadero.
Verdad cualitativa: Para que los conocimientos sean válidos
no será necesario someterlos a pruebas matemáticas y
estadísticas, porque ahora lo verdadero es, como ya dijimos, lo
que se origina en el proceso de comunicación, en el diálogo,
en la relación entre los distintos sujetos. La realidad es tal
70
como es vivida, sentida y expresada por los sujetos. No será
necesario convertir la información obtenida de ellos en datos
numéricos, porque las palabras, como dice Córdova (1990),
epistemológicamente tienen tanta fuerza como los números.
Holístico: Las características ya nombradas confluyen para
hacer que ahora las formas de conocer no sean analíticas,
sino básicamente holísticas, integradoras, totalizantes, como lo
es la comunicación en un mundo en el que cada vez más se
acortan las distancias, donde todos podemos estar unidos
mediante una misma red de comunicación y, sobre todo,
donde la verdad es cualitativa, producto de la comprensión
de un fenómeno como una unidad donde convergen e
interactúan múltiples factores que no podemos separar.
3.3.- La ciencia en la Postmodernidad.
Ya hemos dicho que los cambios estructurales, en cada
época, ocasionan la aparición de la nueva episteme, y ésta,
una nueva manera de concebir la ciencia. Además, con el
consecuente surgimiento de los nuevos paradigmas que
despliega la nueva episteme, la ciencia tampoco podría seguir
siendo la misma, sino que evoluciona en correspondencia con
ellos.
Como afirma Morin (1994), hasta ahora, la misión de la ciencia
"...fue eliminar lo incierto, lo indeterminado, lo impreciso, la
complejidad, para poder controlar y dominar el mundo" pero
la ciencia nueva "en gestación es aquella que trabaja,
negocia con lo incierto, lo impreciso, lo indeterminado,
lo complejo" (Moreno, 1993).
Cada vez más se nos muestra la imposibilidad de lograr un
conocimiento absolutamente cierto y demostrable: "La ciencia
postmoderna hace la teoría de su propia evolución como
discontinua, catastrófica, no rectificable, paradójica. Cambia el
sentido de la palabra saber, y dice cómo puede tener lugar ese
cambio. Produce, no lo conocido, sino lo desconocido"
(Lyotard, 1984).
La postmodernidad deja sin soporte el saber científico
positivista que suponía que la naturaleza estaba escrita en
71
lenguaje matemático y que intentaba un conocimiento
coherente, autónomo y trascendente. Porque desde la
perspectiva postmoderna la naturaleza no está escrita en
lenguaje matemático y aunque se pueda leerla de esa
manera, también es posible verla de otro modo, mítica o
artísticamente, por ejemplo. Es así como, el pretendido
conocimiento absoluto y trascendente de la modernidad, se
enfrenta a la historicidad del saber de la postmodernidad.
El saber científico, hoy, nos dicen Colom y Mèlich (1994),
"es un modo de conocimiento entre otros, y no posee en sí
mismo una entidad mayor que la de otros modos de
conocimiento como el arte, la religión o la filosofía. De ahí la
imposibilidad de reducir todo saber fiable al saber científico.
Justificar la validez del saber científico desde él mismo, es
incurrir en un verdadero círculo vicioso que la filosofía
postmoderna no soporta".
De allí que estos mismos autores, al referirse a los
postulados básicos del pensamiento moderno, expresen: "la
seguridad de la ciencia, el poder de la razón, la certeza del
pensamiento y del individuo, no son más que falsos ídolos
que ahora la posmodernidad se ha encargado de
desenmascarar".
La postmodernidad entonces implica una transformación del
concepto de ciencia y de saber tradicional tal como se
entiende desde la perspectiva moderna. En este sentido, ante
la avasallante comunicación tecnológica, que es un rasgo
básico de la nueva era, la utilización de lenguajes en el ancho
campo de la comunicación, se presenta como elemento
profundamente significativo de los tiempos que estamos
viviendo.
De este modo, el saber que en la sociedad moderna se
fundamenta en la ciencia tradicional, en la sociedad
postmoderna se fundamentará en la comunicación o como
más precisamente apunta F. Lyotard (1984), y lo expresáramos
en el párrafo anterior, "en los lenguajes (cibernética,
informática, lenguajes máquina, álgebra moderna, etc.)".
La ciencia en la postmodernidad, al igual que lo hizo en el
pasado, cumplirá su papel económico en el seno de la
72
sociedad. De la misma manera que en la modernidad
contribuyó al desarrollo social buscándole aplicaciones útiles al
conocimiento para facilitar el comercio y el transporte para el
desarrollo del capitalismo; en la postmodernidad,
fundamentándose en los lenguajes y en la estructura de
redes de comunicación de los mismos, comercializará una
nueva mercancía: la información.
Esta transformación en el concepto de ciencia y de saber,
traerá como consecuencia un cambio en el concepto de
cultura. Colom y Mèlich (1994), reforzando lo aquí expresado,
nos dicen, "en la postmodernidad la alta cultura, la cultura
institucional, no se fundamentará explícitamente en la ciencia,
ni por tanto en el conocimiento entendido en la modernidad,
sino en la adquisición, dominio y utilización de lenguajes".
Pero lo que debe estar muy claro para nosotros, es que nos
enfrentamos a serios problemas cuando tratamos de definir el
quehacer científico en la postmodernidad, partiendo de los
mismos elementos que cuando lo hacemos para la
modernidad, porque tal como establece Edgar Morin en su
diálogo con Mony Elkaïm y Félix Guattari (1994/95):
Es difícil nombrar algo que sigue siendo ciencia y
que tiene caracteres completamente diferentes;
esa metamorfosis no se ha completado. Yo
hablo de "ciencia nuova" pero ese término no
gusta a muchos. Cuando hablo de "ciencia nuova"
me refiero a Vico, pero le doy un sentido diferente.
Creo que
estamos en una época en que emerge una nueva
cientificidad que permite considerar cosas que no
consideraba la antigua, pero las viejas concepciones
resisten en enormes sectores del pensamiento y de
la conciencia de muchos científicos.
Por ello, la ciencia tal como se conoce y entiende en la
modernidad (objetiva, cuantitativa y absoluta) no tiene cabida
en un pensamiento postmoderno que propone un
conocimiento de validez subjetiva, cualitativa e interpretativa,
porque entre otras cosas los parámetros de los cuales parte
para definirse y entenderse están ubicados en una
73
perspectiva totalmente diferente, y hasta antagónica, a la
tradicional.
3.4.- La modalidad cualitativa de investigación.
La nueva ciencia también reclama nuevos estilos y
elementos de análisis para la investigación social, ya que el
paradigma científico tradicional centrado en el realismo, el
empirismo y el positivismo, ha alcanzado los límites de su
utilidad en la gran mayoría de las áreas del saber, es así como
cobra fuerza la modalidad cualitativa.
Entre las principales características de esta modalidad están:
1.- Surge en el siglo XX en la confluencia de un conjunto de
teorías provenientes de la Antropología Social. Inspirada en la
revalorización de la capacidad auto-reflexiva de los agentes
humanos para ser monitores de su propia práctica, la
revalorización del lenguaje y de las posibilidades teóricas que
ofrece su análisis y del reconocimiento de la dimensión
subjetiva del fenómeno social.
2.- Su racionalidad se constituye a través de la experiencia
hermenéutica buscando el sentido y significado dentro de una
historicidad específica, interpretativa y comprensiva. La
realidad es sujeto de conocimiento, por lo tanto promueve la
revalorización de la experiencia. Se desplaza el punto de vista
del experto a la realidad.
3.- Rescata la subjetividad como forma de conocimiento. Toda
la información obtenida es filtrada por el criterio del
investigador, quien se convierte en el principal instrumento de
investigación. Se busca el conocimiento como resultado de
una interacción con los demás en el marco de una acción
comunicativa. Búsqueda de creencias justificadas, de
desacuerdos productivos y de vitalidad conversacional
(persuasión y auto-consciencia). El conocimiento social no se
puede obtener sólo de las reacciones y manifestaciones
observables de los fenómenos.
4.- El objeto de estudio es la estructura como totalidad
conectiva. Plantea que existe una relación de
interdependencia e interacción entre sujeto y objeto. Promueve
74
la construcción progresiva del objeto en la investigación, ésta
es de naturaleza teórica y metodológica. Superación de la
dualidad sujeto-objeto. Al revalorizarse la subjetividad se
recurre a la comprensión intersubjetiva.
5.- La sistematización de la teoría se logra mediante el análisis
comparativo constante de los datos recogidos, lo cual conduce
a la proposición de teorías conceptuales e hipótesis que se
van reformulando secuencialmente hasta la saturación, es
decir, hasta que ningún hecho pueda contradecirlas. Existe
pluralidad de métodos, cognoscitiva y de acercamientos
teóricos para conocer los procesos sociales.
6.- Comprensión interpretativa y comprensiva de la realidad.
Concepción subjetiva e irrepetible de la realidad, dependiente
del contexto. Abordaje de la realidad de múltiples maneras,
privilegiando la acción práctica. Posibilidad de efectuar
diferentes lecturas de la realidad contextual, buscando el
sentido y el significado dentro de una historicidad
específica.
7.- Concepción cíclica de la investigación, repitencia de
actividades de cuerdo a las fases de las observaciones.
Estrategia inductiva, abierta, emergente, sin un diseño previo
que la constriña. El objetivo es construir, inductiva y
sistemáticamente, la teoría en base a los hechos. El escenario
investigativo es visto en una perspectiva holística real.
Propósito o finalidad: Ideográfica, porque se realizan estudios
con gran profundidad, pero en pequeña escala, sin buscar que
sean representativos.
8.- Desde la óptica de esta modalidad no existe un método
único de investigación. Existen múltiples alternativas
metodológicas para conocer lo social, el fenómeno humano y
los procesos que ocurren en la sociedad. Por lo tanto plantea
la pluralidad de métodos y pluralidad cognoscitiva. Dichos
métodos favorecen la acción práctica, la interpretación y la
comprensión. Así mismo, estos métodos no imponen reglas
ni procedimientos rígidos al proceso de investigación, de
modo que el diseño de cada investigación surge y se va
elaborando a medida que ella avanza.
75
9.- Las palabras y conceptos claves que definen y orientan
su acción son: Significado, contexto, perspectiva holística,
cultura, interpretación y comprensión.
10.- En conclusión, la modalidad cualitativa de
investigación es fenomenológica (aceptación de los
fenómenos tal como son percibidos, experimentados y vividos
por el hombre), inductiva, estructuralista, subjetiva, orientada
a procesos y propia de la Antropología Social. No es un
bloque teórico. Privilegia al sujeto, al autor, al punto de vista de
la totalidad frente a la muestralidad o universos significativos.
Trata de captar dentro de lo real toda la riqueza de la misma
realidad. Privilegia el papel de la subjetividad, la individualidad
y la contextualidad.
En síntesis, la investigación cualitativa tiene sus
orígenes en la antropología, pretende una
comprensión holística, no traducible a términos
matemáticos y pone el énfasis en la profundidad.
Mientras que la investigación cuantitativa tiene sus
orígenes en la sociología y en las ciencias
físico-naturales, parcializa la realidad para facilitar el
análisis, y pretende estudios extensivos sobre
muestras representativas de sujetos (Bisquerra,
1989).
Las características de las modalidades cuantitativa y
cualitativa, las hemos estructurado en un cuadro comparativo
que utilizamos en nuestra labor docente. Este cuadro lo
presentamos a continuación con el fin de facilitar la
comprensión de las diferencias entre dichas modalidades.
Metodologías cuantitativas Metodologías cualitativas
Origen y
contexto
histórico
Surgen en el siglo XVIII y XIX en el
proceso de consolidación del capitalismo
y en el seno de la sociedad burguesa
occidental con la finalidad de analizar los
conflictos sociales y el hecho económico
como universo complejo. Inspiradas en
las ciencias naturales y éstas en la física
newtoniana a partir de los conocimientos
de Galileo. Con Claude Saint Simón y
Augusto Comte surge la sociología como
ciencia.
Surgen en el siglo XX en la
confluencia de un conjunto de
teorías provenientes de la
Antropología Social. Inspiradas en la
revalorización de la capacidad autoreflexiva
de los agentes humanos
para ser monitores de su propia
práctica, la revalorización del
lenguaje y de las posibilidades
teóricas que ofrece su análisis y del
reconocimiento de la dimensión
subjetiva del fenómeno social.
76
Racionalidad
Apego a la tradicionalidad de la
ciencia. Cientificismo y racionalismo,
como posturas epistemológicas
institucionalistas. La neutralidad
valorativa como criterio de
objetividad. El conocimiento está
fundamentado en los hechos,
Representación de la realidad
parcial y atomizada. El experto se
convierte en una autoridad de verdad.
A través de la experiencia
hermenéutica buscando el sentido y
significado dentro de una historicidad
específica, interpretativa y
comprensiva. La realidad es sujeto
de conocimiento, por lo tanto
promueve la revalorización de la
experiencia. Se desplaza el punto
de vista del experto a la realidad.
Obtención
del
conocimiento
La objetividad como única forma de
alcanzar un conocimiento que sea
inatacable, por lo que utiliza la
medición exhaustiva y controlada,
intentando buscar la certeza del
mismo. El conocimiento científico
es considerado sinónimo de
descubrimiento de las relaciones
causales que existen y que
configuran una realidad dada.
La subjetividad como forma de
conocimiento. Se busca el
conocimiento como resultado de una
interacción con los demás en el
marco de una acción comunicativa.
Búsqueda de creencias justificadas,
de desacuerdos productivos y
de vitalidad conversacional
(persuasión y auto-consciencia). El
conocimiento social no se puede
obtener sólo de las reacciones y
manifestaciones observables.
Relación
sujeto-objeto
El objeto de estudio es el elemento
singular empírico. Relación de
independencia entre sujeto y objeto.
Define de antemano el objeto de
investigación y procede a su
construcción en forma teórica y no
metodológica. Mantiene una dualidad
sujeto-objeto y la objetividad es un
valor investigativo.
El objeto de estudio es la
estructura como totalidad conectiva.
Relación de interdependencia e
interacción entre sujeto y objeto.
Construcción progresiva del objeto
en la investigación, ésta es de
naturaleza teórica y metodológica.
Superación de la dualidad sujetoobjeto.
Revaloriza la subjetividad.
Papel de la
Teoría
La teoría es elemento fundamental
de la investigación social, le aporta
su origen (porque es fuente de
nuevos problemas e hipótesis), su
marco (porque proporciona el
sistema conceptual que se aplica a la
observación, clasificación y
sistematización de los datos de la
realidad) y su fin (porque la
investigación debe desembocar
cada vez en teorías más
perfectas).
La sistematización de la teoría se
logra mediante el análisis
comparativo constante de la
información recogida, la cual
conduce a la proposición de teorías
conceptuales e hipótesis que se van
procesualmente reformulando hasta
la saturación, es decir, hasta que
ningún hecho pueda contradecirlas.
Pluralidad de métodos, cognoscitiva
y de acercamientos teóricos para
conocer los procesos sociales.
Percepción
de la realidad
social
Comprensión explicativa y
predictiva de la realidad.
Concepción objetiva, unitaria,
estática, reduccionista de la realidad.
Abordaje de la realidad con un
método confiable, mensurable,
comprobable. Se parte de un
concepto de la realidad establecido
a priori. Las teorías científicas
explican la realidad social.
Comprensión interpretativa y
comprensiva de la realidad.
Concepción subjetiva e irrepetible
de la realidad, dependiente del
contexto. Abordaje de la realidad de
múltiples maneras, privilegiando la
acción práctica. Posibilidad de
efectuar diferentes lecturas de la
realidad contextual, buscando el
sentido y el significado dentro de
una historicidad específica.
Concepción
de la
investigación
Concepción lineal, finalista de la
investigación, parte de un principio y
termina en un fin. Utiliza una
estrategia deductiva. El objetivo es
explicar los fenómenos mediante el
establecimiento de sus relaciones
causales y lograr la verificación o
comprobación de la teoría preestablecida.
El escenario
investigativo es fundamentalmente
artificial. El propósito o finalidad:
Nomotética, es decir, la formulación
de leyes generales, que sirvan para
explicar fenómenos similares.
Concepción cíclica de la
investigación, repitencia
de actividades de acuerdo a las
fases las observaciones.
Estrategia inductiva, abierta,
emergente, sin un diseño previo
que la constriña. El objetivo es
construir, inductiva y
sistemáticamente, la teoría con base
en los hechos. El escenario
investigativo es visto en una
perspectiva holística real.
Propósito o finalidad: Ideográfica.
Método
Método único: hipotético-deductivo
con su racionalidad analítica,
deductiva, no contradictoria. Se basa
en muestras grandes y
representativas de sujetos. La razón
lógica del método es la razón
analítica, la razón que sirvió de
fundamento a la Geometría
Euclidiana. Esta razón lógicodeductiva-
analítica es propia de las
matemáticas.
No existe un método único de
investigación. Existen múltiples
alternativas metodológicas para
conocer lo social, el fenómeno
humano y los procesos que ocurren
en la sociedad. Por lo tanto plantea
la pluralidad de métodos y pluralidad
cognoscitiva. Métodos que
favorecen la acción práctica, la
interpretación y la comprensión.
Conceptos
claves
Confiabilidad. Credibilidad. Validez.
Objetividad. Hipótesis. Variables.
Generalización.
Significado. Contexto. Perspectiva
holística. Cultura. Interpretación.
Comprensión.
Concepción
global a
Positivista. Hipotética-deductiva.
Particularista. Objetiva. Orientada a
resultados. Propia de las ciencias
Naturales. Métodos y técnicas
confiables, mensurables,
Comprobables. Privilegio de la
matemática y la estadística.
Formaliza hipótesis en fases
operativas. La teoría que le sirve
de base termina operacionalizada a
través de procedimientos
estandarizados. Lo empírico se
Fenomenología (aceptación de los
fenómenos tal como son percibidos,
experimentados y vividos por el
hombre). Inductiva. Estructuralista.
Subjetiva. Orientada a procesos.
Propia de la Antropología Social.
No es un bloque teórico. Privilegia
al sujeto, al autor, al punto de vista
de la totalidad frente a la
muestralidad o universos
significativos. Trata de captar dentro
de lo real toda la riqueza de la misma
77
VACÍA
manera de
resumen
privilegia por encima de lo teórico.
Las metodologías cuantitativas
marcharon parejas con las
sociologías empíricas cuyo problema
han sido variables e indicadores;
La representatividad terminó siendo
un problema matemático.
realidad. Privilegia el papel de la
subjetividad, la individualidad y la
contextualidad.
78
CAPITULO II
MÉTODOS DE UTILIZACION GENERAL EN LA
INVESTIGACION
79
80
INTRODUCCIÓN
La palabra método tiene su origen en el griego "methodos",
que significa "camino hacia algo", es el medio de conseguir un
fin, una actividad ordenada de un modo determinado.
"El método permite el análisis capaz de capturar la realidad en
su proceso y en sus perspectivas de desarrollo y, al mismo
tiempo, da la manera de actuar, el método contiene la
estrategia y la táctica" (Rangel y Duno, 1979), es decir que no
es meramente práctico sino que es una conjunción teóricopráctica,
lo cual implica que no puede utilizarse
indistintamente uno u otro método de investigación, como
quien usa una herramienta, sino que la elección del método
estará condicionada por el paradigma del investigador "y cada
elección de un método implica un compromiso con esa
concepción del mundo" (Callelo y Neuhaus, 1990).
81
Los distintos paradigmas estudiados presentan, como hemos
visto, variadas concepciones del conocimiento y del proceso de
conocer, del sujeto y del objeto, las cuales necesariamente se
expresan en la existencia de métodos de investigación
científica que responden a dichas concepciones y que, por lo
tanto, difieren entre sí.
No existe pues el "método científico" sino diversos métodos,
que son a la vez discursos éticos porque crean normas para
la práctica, la cual puede realizarse, como de hecho se hace,
sin reflexiones acerca del método utilizado ni de los
obstáculos superados, pero ello produce investigaciones
descontextualizadas, es por eso que aquí comenzamos por
esta reflexión al plantear la correspondencia de cada
orden civilizatorio (o de cada formación económico-social)
con ciertos paradigmas y de éstos con determinados métodos
de investigación, por tal motivo estudiaremos en este
capítulo, como métodos generales de investigación
aquellos que forman parte de todo tipo de investigaciones
dentro de los diferentes paradigmas (con mayor énfasis en uno
que en otro, de acuerdo al paradigma) porque constituyen
prácticamente parte integral del proceso del pensamiento
humano, tales métodos son: la deducción, la inducción, el
analítico-sintético y la observación.
Además estudiaremos los métodos que son utilizados en las
Ciencias Sociales, refiriéndonos sólo a los más empleados,
como lo son el método hipotético-deductivo, propio de la
episteme de la Modernidad, y de los diferentes paradigmas
que en ella se despliegan, y el histórico dialéctico, que
corresponde al paradigma del mismo nombre y que tiene
una fase hipotético-deductiva.
Por otra parte están también los métodos cualitativos, usados
fundamentalmente en las Ciencias Sociales y que, aunque no
son nuevos, habían permanecido como discursos no válidos,
no reconocidos como científicos por corresponder a otros
paradigmas distintos del hegemónico, eran discursos
marginales, propios de
"herejes", pero que al cambiar el orden civilizatorio y con él los
paradigmas, parecen consolidarse como los métodos propios
de la nueva episteme. De ellos estudiaremos el método
82
hermenéutico, el fenomenológico, el etnográfico, el biográfico
o de historias de vida y la investigación-acción participante.
En el entendido de que los métodos son discursos que
corresponden a sus respectivos paradigmas y a épocas
determinadas, no puede considerarse uno mejor que el otro,
son simplemente distintos y los conocimientos que generan
son igualmente válidos.
1.- Método Deductivo.
La deducción es un proceso mental o de razonamiento que va
de lo universal o general a lo particular. Consiste en partir de
una o varias premisas para llegar a una conclusión. Es usado
tanto en el proceso cotidiano de conocer como en la
investigación científica.
Como método científico fue utilizado por los antiguos griegos.
Aristóteles organizó el proceso deductivo utilizando los
silogismos, considerando que la premisa mayor debía referirse
a la esencia o sustancia del objeto, con el fin de que fuera
verdadera, de tal modo que la conclusión también lo fuera.
De Rosental (1980) tomamos el siguiente ejemplo de
silogismo:
Si todos los metales son electroconductores
(premisa mayor)
y algunos líquidos son metales,
(premisa menor)
algunos líquidos son electroconductores
(conclusión).
Un ejemplo ubicado en el campo de nuestra experiencia
cotidiana sería:
Si todos los estudiantes universitarios son bachilleres
(premisa mayor)
y algunos estudiantes universitarios estudian en FACES
(premisa menor)
83
entonces, los estudiantes de FACES son bachilleres
(conclusión)
De este modo podemos decir que la deducción permite,
mediante el razonamiento lógico, tomar una decisión sobre el
grado de certeza que posee una hipótesis o formular un juicio
a partir de otros juicios o premisas. En este caso los juicios
que sirven como punto de partida son llamados premisas y
desempeñan la función de ser las condiciones de la
inferencia deductiva. "El resultado que se obtiene, o sea, el
juicio inferido como consecuencia es llamado conclusión"
(Cerda, 1991).
El procedimiento deductivo floreció en la antigüedad y durante
la Edad Media con la escolástica porque no había problemas
en encontrar las premisas mayores en el dogma y en las
sagradas escrituras (Jaimes, 1991), pero con la llegada del
mercantilismo y la Edad Moderna esas verdades fueron
puestas en duda, fundamentando ahora" la deducción
sobre el dato sensible, considerándola como una relación de
concordancia o de discordancia entre las ideas, percibida
inmediatamente en la experiencia" (Monitor, 1965).
Este basarse en la experiencia será utilizado también por
Francis Bacon y René Descartes para proponer el método
inductivo.
El método deductivo es conocido como el primer método
científico ya que la lógica y la matemática, como primeros
modelos de ciencia racionales por excelencia, son abstractas y
deductivas. Ahora bien, aclaremos, el procedimiento
deductivo otorga validez formal al contenido del pensamiento
racional, pero no veracidad a su contenido.
De allí que los antiguos griegos no lograran
procedimientos que dieran veracidad a sus teorías deductivas,
como sí se logrará en la modernidad a través de la
experimentación. Es, cuando se logra un medio para constatar
las proposiciones deductivas cuando surge el método
hipotético-deductivo, producto del agotamiento de una
manera de hacer ciencia, eminentemente deductiva,
partiendo de proposiciones.
84
La deducción, como método científico, impone la necesidad de
una lógica formal como condición al proceso. De allí que,
aunque sea un rasgo básico del pensar humano,
complementado con la inducción, la deducción sea un
procedimiento normal de la actividad mental del hombre y,
como procedimiento científico, aporta el fundamento de
racionalidad formal necesario para comenzar el proceso
sistemático de búsqueda del conocimiento.
2.- Método Inductivo.
Significa "conducción a" o "hacia". No sólo es un método de
investigación sino de razonamiento y como tal ya se
encuentran referencias a él en trabajos de Aristóteles, pero
adquiere relevancia con la ciencia natural empírica, en los
siglos XVII y XVIII (Rosental, 1980).
Francis Bacon fue quien rompió con el deductivismo
escolástico promoviendo, como ya dijimos, "el empirismo como
base de la ciencia experimental moderna" (Gutiérrez, 1984/94).
También contribuyen al desarrollo de este método Galileo
Galilei, Isaac Newton, John Herschel y John Stuart Mill.
La inducción permite pasar de los hechos particulares a los
principios generales. Consiste en partir de la observación de
múltiples hechos o fenómenos para luego clasificarlos y llegar a
establecer las relaciones o puntos de conexión entre ellos,
pudiendo concluir en una teoría "inferida inductivamente:
porque la teoría se encuentra contenida en los fenómenos"
(Damiani, 1994).
Por ejemplo, al observar detenidamente que diferentes
líquidos toman la forma del recipiente que los contiene, puede
concluirse que esta característica es una propiedad universal
de todos los líquidos.
Sin embargo, uno de los problemas de este método es que la
inducción completa es prácticamente imposible porque sólo
es aplicable a clases de objetos o fenómenos de reducido
número de miembros, de modo que todos puedan observarse.
De tal manera que la inducción científica casi siempre se hace
de manera incompleta porque nunca podrán ser observados ni
85
estudiados todos los objetos, hechos o fenómenos de una
misma clase. Por ejemplo, decimos: Si todos los "A" conocidos
tienen una característica "B", entonces todos los "A" tendrán la
característica "B", como en el ejemplo de los líquidos señalado
anteriormente. Pero en la mayor parte de los casos, no
podemos estar plenamente seguros de que esto sea así
porque no podemos conocer todos los "A".
Es por ello que, en contra del inductivismo Karl Popper propone
el falsacionismo, al decir que si no podemos probar la verdad
de una teoría porque nos es imposible conocer todos los
casos probables, sí se puede demostrar su falsedad al
encontrar un objeto o fenómeno de una clase en que no se de
la característica observada en los demás, por ejemplo una "A"
que no tenga la característica "B".
Para escapar a este problema los inductivistas recurren
entonces a la estadística y la ley de probabilidades, así, por
ejemplo, se dice: existe un 80 % de elementos "A" que tienen la
característica "B", o también, existe un 80 % de probabilidades
de que elementos “A” tengan la característica “B”. Esta es la
forma en que habitualmente se procede en Ciencias Sociales,
en las cuales es virtualmente imposible universalizar, y por eso
se presentan conclusiones como la siguiente: el rendimiento
académico de los estudiantes del quinto semestre se ve
afectado en un 65% de los casos, por el hecho de trabajar
jornadas completas.
En la actualidad el método inductivo ha evolucionado
permitiendo que el científico parta, no ya de la observación sino
de alguna idea ya estructurada, una hipótesis, constituyendo
ahora la observación y la experimentación etapas en el proceso
de verificación de dichas hipótesis.
En todo caso, el método inductivo no puede utilizarse sólo, en
forma aislada sino necesariamente vinculado con el deductivo
(para el materialismo histórico constituyen una unidad
indisoluble), pues las leyes y teorías que se formulen partiendo
de las observaciones necesariamente se convertirán en
principios generales que servirán para explicar o predecir
hechos particulares, como lo indica Chalmers en la siguiente
figura, presentada por Luis Damiani (1994):
86
LEYES Y TEORIAS
INDUCCIÓN
DEDUCCIÓN
Hechos adquiridos a través de la observación Predicciones y
explicaciones
3.- Método Analítico-Sintético.
Consiste en la descomposición mental del objeto estudiado
en sus distintos elementos o partes componentes para obtener
nuevos conocimientos acerca de dicho objeto. Como se afirma
en el Diccionario Filosófico de Rosental (1980), para llegar al
conocimiento profundo del objeto,
es condición necesaria que el análisis sea
multifacético. La desmembración de un todo en sus
partes componentes, permite descubrir la estructura
del objeto investigado; la descomposición permite
delimitar lo esencial de aquello que no lo es,
reducir a lo simple lo complejo; tenemos una de las
formas de análisis en la clasificación de los objetos
y de los fenómenos.
La finalidad del análisis radica pues, en conocer las partes de
un todo, determinar los nexos o relaciones que hay entre
ellas y las leyes que rigen su desarrollo.
Este método es la base fundamental de los enfoques
epistemológicos analíticos (positivismo), que en la práctica
utilizan el método hipotético deductivo, por eso vemos como al
usarlo, se va descomponiendo la realidad al proceder a
"delimitar el problema" en el tiempo, en el espacio y en
cuanto a los diferentes factores (variables) que lo componen,
87
de los cuales, a veces, se toman sólo algunos para ser
estudiados.
También se procede analíticamente cuando se elaboran
taxonomías o clasificaciones de animales o plantas, y se
descomponen, para su mejor conocimiento, en especies,
familias, órdenes, clases, etc. Procedemos, así mismo,
analíticamente cuando definimos algo por sus elementos
constitutivos o características más relevantes o esenciales,
por ejemplo, cuando decimos que un árbol es un tipo de
planta conformada por un conjunto de partes, como son
raíces, tronco, ramas, hojas, flores y frutos.
En el positivismo se establece una contraposición entre el
análisis y la síntesis, no aceptada por el materialismo
histórico, que no admite su separación pues sostiene que "la
síntesis completa al análisis y forma con él una unidad
indisoluble" (Ibid) que viene a constituir el método analíticosintético.
Ello se debe a que la síntesis, es el proceso
opuesto del análisis en la medida en que la síntesis es
"unión", "composición", pero en la práctica son procesos
complementarios porque la síntesis reunifica al todo partiendo
de sus elementos. Une lo general y lo singular, la unidad y la
multiplicidad en un todo concreto.
Aún cuando análisis y síntesis son dos formas de
razonamiento presentes en el proceso del conocimiento, la
segunda tiende a predominar en los métodos cualitativos pues
ellos no pretenden el análisis, sino el estudio comprensivo y
holístico de la realidad.
Tal como ocurre con la estrecha vinculación existente entre la
deducción y la inducción, sucede con los procesos mentales
del análisis y la síntesis: son procesos profundamente unidos
inherentes al acto humano de pensar.
Es concluyente lo que expresa Hugo Cerda (1991) a este
respecto:
el análisis como un proceso de desglose de las
partes del todo, sólo alcanza sus niveles de máximo
desarrollo con la unidad de sus partes con un todo
íntegro, o sea en la síntesis. A través de la síntesis
88
se va de lo idéntico, de lo esencial, a la
diferenciación, a la multiplicidad. Une lo general y lo
singular, y la unidad y la multiplicidad en un todo
concreto. De todo ello se infiere, que sin análisis no
hay síntesis, y viceversa, o sea sin síntesis previa
no es posible el análisis.
El análisis, como proceso desintegrador de las partes del todo,
sólo alcanza su máximo desarrollo, con la unión de las partes,
nuevamente, en el todo. Es decir, la potencialidad de estos
métodos se expresa en su condición de procesos
complementarios y mutuamente necesarios.
4.- Método de Observación.
La observación es la primera forma de contacto o de relación
con la realidad o con los objetos que van a ser estudiados,
pero no adquiere importancia como tal hasta la época
moderna cuando Galileo la aplica inclusive mediante el uso de
las lentes, el cual por cierto, tardó mucho tiempo en ser
aceptado. Pero es, en todo caso la base de la ciencia moderna
desarrollada por Newton y es sistematizada por Bacon y Locke.
Sierra Bravo (1984) la define como "la inspección y estudio
realizado por el investigador, mediante el empleo de sus
propios sentidos, con o sin ayuda de aparatos técnicos, de las
cosas o hechos de interés social, tal como son o tienen lugar
espontáneamente".
Por su parte, Van Dalen y Meyer (1981) consideran que la
observación juega un papel muy importante en toda
investigación porque le proporciona uno de sus elementos
fundamentales, los hechos. El investigador observa utilizando
sus sentidos, "acumula hechos que lo ayudan a identificar un
problema. Mediante la observación cuidadosa y hábil descubre
pautas que lo capacitan para elaborar una solución teórica de
su problema". Desde que comienza su trabajo hasta el
momento en que es posible aceptar o rechazar la solución
propuesta, el investigador confía en la observación (Ibid).
89
En todo momento realizamos observaciones, pero la
observación científica incluye la selección intencional del
asunto de interés y un examen exhaustivo que probablemente
exigirá el uso de instrumentos que permitan precisión. A la vez
requiere de los siguientes elementos:
Un sujeto que observa, un objeto u otro sujeto que es
observado y también observa, el acto de observación y el
registro de lo observado. En todas las etapas de este
proceso pueden intervenir factores que lo alteren, por lo tanto
se requerirá tomar diferentes medidas para minimizar los
efectos de los mismos. Beveridge (1982) anota que unas
veces los errores de observación provienen de los sentidos y
otras veces de la mente, como en el caso de las ilusiones
ópticas, y que el propio Goethe dijo: "vemos sólo aquello que
conocemos", lo que quiere decir, como expusimos en el
aparte referido a la episteme, que sólo podemos percibir
aquello que se encuentra dentro del campo de dicha
episteme, porque ella media nuestro modo de pensar y de
conocer. En todo caso, el mismo Beveridge insiste en que "el
poder de la observación puede desarrollarse mediante el hábito
de observar todas las cosas con mente inquisitiva. No es
exagerado decir que los hábitos de observación bien
desarrollados son más importantes para la investigación que un
gran cúmulo de aprendizaje académico" (Beveridge, ob. cit.).
No obstante, además de la ejercitación que este autor
propone, es recomendable acudir a textos como el preámbulo
que el propio Malinowsky, pionero de la
observación participante, escribe en su libro "Los Argonautas
del Pacífico Occidental", donde explica detalladamente como
realizó la investigación, orientando acerca de los errores y las
dificultades que enfrenta el investigador al realizar este tipo de
observaciones. Otros textos más accesibles a los estudiantes
que quieran ahondar sobre el tema son: "La Escuela por
dentro" de Peter Woods e "Introducción a los Métodos
Cualitativos de Investigación", de Taylor y Bogdan. Ambos
versan sobre investigación etnográfica, para la cual la
observación participante es el método básico.
Dentro del campo de la investigación cuantitativa la
observación es considerada a veces como una técnica más,
90
pero es fundamental porque no sólo señala el punto de partida
sino que es necesaria durante todo el proceso, como ocurre
por ejemplo en el experimento.
Clasificación:
Ya mencionamos la observación participante como un método
usado básicamente en la investigación cualitativa, que puede
ser natural o artificial, por supuesto que también existe la
observación no participante. Hay otra clasificación de la
observación de acuerdo a la forma de organizar el proceso,
catalogándose en sistemática o estructurada y no sistemática
o inestructurada. Pudiendo combinarse estos tipos de modo
que podría usarse en una investigación, por ejemplo, la
observación no participante estructurada y en otra la no
participante inestructurada.
Observación participante.
Como muy claramente lo sintetiza Maestre (1989) consiste en
la introducción del investigador en la comunidad o grupo que
desea investigar y, "a base de integrarse como un miembro
más de esa sociedad poder obtener los datos deseados", lo
cual implica la necesidad de participar en la vida comunitaria y
observará lo que sucede a su alrededor.
Cuando el investigador debe pasar por este proceso de
integración al grupo, la observación participante será artificial,
como en el caso de los antropólogos que deben vivir con
comunidades aborígenes, o cuando se quiera estudiar una
institución a la cual el investigador deberá integrarse. Pero si el
investigador es un miembro más de la comunidad estudiada se
dice que la observación es natural, como en el caso de un
profesor o un alumno de una Facultad que estudie aspectos
que en ella suceden y con los cuales‚ está involucrado.
Cuando la observación participante es estructurada el
investigador juega un papel dentro del fenómeno que observa
de manera consciente y planificada. Esto es más común dentro
de la investigación cuantitativa, en la cual las hipótesis se
establecen previamente y por lo tanto pueden
elaborarse de antemano las estrategias y hasta los
instrumentos de recolección de datos.
91
En el caso de la observación no sistemática inestructurada el
observador registra toda la información que se presente
espontáneamente, tratando de describir completa y
detalladamente los grupos y situaciones en estudio.
Observación no participante:
El observador estudia la situación o el grupo
permaneciendo fuera de ellos y, en el caso de que la
observación no sea sistemática, la realiza sin tener un plan
estructurado previamente. Pero, tanto el observador
participante como el no participante, a juicio de Hugo Cerda
(1991) deberán poner énfasis en los siguientes aspectos:
Características de los participantes y del ambiente donde
tienen lugar los hechos, objetivo, comportamiento de los
participantes, frecuencia y duración de la situación.
Por otra parte, la observación no participante sistemática o
estructurada es la más usada en la investigación cuantitativa,
tanto en el laboratorio como en las investigaciones de campo.
Busca la objetividad con la organización sistemática y la
cuantificación de los datos y usa escalas como medida y punto
de referencia para la observación (Cerda, ob. cit.). Por
ejemplo, en una investigación sobre la influencia del ambiente
físico de trabajo en el rendimiento de los empleados de una
empresa, el investigador debe confeccionar una Escala de
Estimación e ir a hacer la observación del ambiente en
cuestión anotando en dicha escala lo observado, como se
muestra a continuación:
3
Muy
bueno
2
Bueno
1
Deficiente
0
Malo
Temperatura X
Ventilación X
Iluminación X
Mobiliario X
……….
Esto se hace porque hay una hipótesis previa en la que
se han considerado los aspectos o variables que pueden ser
92
influyentes en el problema, luego se procesarán de manera
cuantitativa los datos recogidos. De igual modo se procede en
el laboratorio, sólo que allí el investigador podrá manipular él
mismo las variables estudiadas para observar sus efectos.
Creemos, al igual que Hugo Cerda que este excesivo
control y la delimitación previa de las variables a observar
constituyen una restricción, pues tal vez deje fuera factores no
considerados o imprevistos que podrían surgir y ser de gran
importancia.
VACÍA
93
CAPITULO III
MÉTODOS TRADICIONALES DE INVESTIGACIÓN
EN LA MODERNIDAD
94
95
VACÍA
INTRODUCCIÓN
Los métodos de investigación predominantes durante la
Modernidad han sido el hipotético-deductivo y el históricodialéctico
o materialismo histórico. El primero cuantitativo,
basado en las alternativas analíticas y, más específicamente,
en el paradigma Positivista, siendo el más empleado, ya que,
aunque es un método propio de las Ciencias Naturales, se
constituyó también en el método "oficial" de las Ciencias
Sociales, por lo que ha dado en llamársele erróneamente el
método científico".
96
El segundo, basado en el paradigma histórico-dialéctico y,
por lo tanto, utilizado como la alternativa de la ciencia en los
países donde predominó dicho paradigma.
Antes de entrar de lleno a la explicación detallada de estos
métodos, presentamos las características generales de los
métodos cuantitativos con el fin de facilitar la posterior
comprensión del método hipotético-deductivo.
Estos métodos son:
1.- Inductivos, deductivos o de ambos modos: pueden
partir de teorías o postulados generales que luego van a
comprobar en una realidad concreta (deducción) o proceder
inversamente, arrancando de un hecho real, cuyas causas o
consecuencias son determinadas y
explicadas para luego formular leyes generales que puedan
ser incorporadas a la teoría y explicar los mismos hechos en
otras circunstancias. En general proceden de modo dialéctico,
es decir, inductiva y deductivamente, porque el investigador
formula hipótesis para explicar los fenómenos, partiendo
de su experiencia y de alguna teoría, aplicando el método
para probar sus hipótesis.
2.- Tienen una perspectiva analítica: descomponen la
realidad en múltiples factores o variables cuyas relaciones y
características son estudiadas mediante fórmulas estadísticas.
Muchas veces estudian sólo partes de la realidad,
determinada población, sólo ciertas variables. Determinar el
área que abarcará el estudio, la población y las variables de
las que se ocupará es lo que se hace cuando se delimita el
problema.
3.- Tratan a las personas que son estudiadas como
"objetos", los cuales muchas veces son sometidos a la
influencia de determinadas variables con el fin de observar los
efectos que éstas ocasionan. Se intenta que la relación entre
el científico social y su objeto, que son las personas, sea
del mismo tipo que la que sostienen los físicos, químicos o
biólogos con los suyos.
97
4.- El científico se mantiene como un observador, sin
involucrarse en la situación estudiada, aun cuando dicha
observación sea participante, porque se conserva la relación
de independencia que se da en las organizaciones jerárquicas,
donde cada quien se limita a cumplir con sus funciones.
5.- Tratan de alcanzar la objetividad y la neutralidad
valorativa: los científicos se esfuerzan en mantener a un lado
sus propios valores y prejuicios, para lo cual se valen de la
estricta aplicación del método en todos sus pasos y
procedimientos, con lo que se piensa que el resultado de la
investigación no sólo será objetivo sino también válido.
6.- Parten desde la propia perspectiva del
investigador, tratando de explicar los fenómenos estudiados
con la ayuda de una teoría que sirve de marco de referencia a
la investigación.
7.- Se interesan en la representatividad: prefieren el estudio
de hechos cuya interpretación genere leyes generales, que
puedan ser aplicadas para la explicación de otros fenómenos.
Para ello reducen los hechos a variables y éstas a indicadores
que puedan someterse a procedimientos cuantitativos que
arrojen resultados en términos de representatividad
estadística.
8.- Dan tanto énfasis a la validez como a la confiabilidad:
las cuales se logran mediante la aplicación de rigurosos
procedimientos metodológicos y estadísticos.
9.- Consideran dignos de estudio científico sólo los hechos
o fenómenos que se encuentran dentro de las
coordenadas masa, tiempo y espacio, y que, además,
reúnen otras características como originalidad, trascendencia,
utilidad para la comunidad, etc.
10.- Son rígidos en cuanto a su aplicación: generalmente
el método se aplica paso por paso, de una manera tan estricta
que algunas veces constriñe el libre desarrollo de la
investigación.
Existen diferentes clasificaciones de los métodos
cuantitativos, algunos hablan del método newtoniano, el
98
galileano y el cartesiano, otros del empírico, que viene
siendo el inductivo, otros del experimental, que para nosotros
no es sino la forma más elaborada del método hipotéticodeductivo,
el cual es el método cuantitativo más completo,
pues proviene del uso conjunto de la inducción y la
deducción, lo que le permitió responder a las necesidades
de la ciencia de la Modernidad, ajustándose a sus
paradigmas y convirtiéndose en el método hegemónico,
tanto en las ciencias naturales como en las ciencias sociales.
Por estas razones y porque constituye una síntesis de los
demás métodos cuantitativos, comenzaremos por el estudio de
dicho método y luego abordaremos el del método históricodialéctico,
que ha constituido una importante alternativa frente
a aquél.
En ambos casos comenzaremos por hacer una breve
historia de los orígenes y evolución del método, para ubicarlo
dentro de su contexto histórico-social. Posteriormente
haremos una definición que permitirá una mejor comprensión
de cada uno, indicando además sus características, para
luego proceder a explicar el proceso que se sigue, en cada
caso, para realizar una investigación.
1.- Método Hipotético-deductivo
1.1.- Perspectiva Histórica:
A partir del siglo XIX se examina críticamente el papel que
desempeñan los métodos inductivo y deductivo en la búsqueda
de la verdad. "El inglés William Whewell (1794-1866) en su
análisis sobre la inducción adelanta como pauta fundamental"
para un método de investigación más completo "la
construcción de la hipótesis por parte del investigador como
un primer momento para dar inicio a la solución de un acertijo"
(Jaimes, 1991).
Whewell piensa que la verdad no sólo puede partir de la
búsqueda de las leyes de la naturaleza sino de "la mente del
investigador. Esta verdad toma la forma de descripciones o
explicaciones que son inventadas por la mente para dar cuenta
de los fenómenos observados" (Stewart, 1987, en Ibid).
99
Posteriormente Broad llamó a este procedimiento método
hipotético, cuyo fundamento se basa en dos procesos: el
descubrimiento y la justificación. El primero consiste en la
creación de una "explicación tentativa sobre el fenómeno" es
decir una hipótesis" (en Jaimes, 1991).
"El segundo proceso es la justificación, es decir, el acto de
someter las hipótesis a la estrategia de verificabilidad o
falsabilidad de manera de elaborar las leyes y teorías
correspondientes" (Jaimes, ob. cit.).
1.2.- Concepto y características:
"El método hipotético-deductivo es un procedimiento que toma
unas aseveraciones en calidad de hipótesis y comprueba tales
hipótesis, deduciendo de ellas", en conjunto con otros
conocimientos que ya poseemos, conclusiones que
confrontamos con los hechos (Cerda, 1991).
En resumen, es un esquema o modelo de confirmación y
refutación de hipótesis. Cuantos más casos confirmatorios
hay, mayor es la posibilidad de que la hipótesis sea
verdadera. La confirmación nos da la probabilidad de que la
hipótesis sea verdadera, en cambio la refutación significa que
la hipótesis es falsa.
Características:
a.- Es empírico-teórico: es teórico porque requiere de la
teoría para iniciar y conducir el proceso de la investigación,
pero a la vez es empírico porque son los hechos su objeto de
estudio y muchas veces parte de ellos; por lo tanto podemos
decir que es circular, como se aprecia en el esquema que
presentamos en la página 110.
b.- Es inductivo y deductivo: la misma característica anterior
lo
hace ir muchas veces de lo particular a lo general (inducción),
pues estudia determinados hechos y luego concluye
formulando leyes universales y, al contrario, otras veces
busca la verificación y aplicación de dichas leyes a los
casos particulares (deducción).
100
c.- Es analítico: procede mediante la clasificación y la
descomposición de los objetos, fenómenos o hechos en todas
sus partes o aspectos componentes para así estudiarlos y
buscar las relaciones entre dichas partes (variables).
1.3.- Proceso de la investigación:
El proceso de aplicación del método hipotético- deductivo es
resumido por Miguel Martínez (1989) de la siguiente manera:
El científico, por medio de observaciones y reflexiones de
muy variada naturaleza, llega a un conjunto de postulados
(hipótesis) que supuestamente rigen el fenómeno en cuestión;
de‚ éstos "deduce" consecuencias observables (deducción)
que después "verifica" mediante experimentos para
confirmar refutar los postulados; en caso negativo los
sustituye por otros y así sucesivamente. Hasta que puede
probar el fenómeno y llegar a conclusiones que pasan a
formar parte de la teoría inicial. Arnal, Latorre y del Rincón
nos presentan este proceso en el siguiente esquema, el cual
es mucho más detallado y nos permite apreciar todas sus
etapas, las cuales serán explicadas pormenorizadamente.
101
Estas etapas requieren su sistematización mediante la
elaboración de un diseño o esquema previo de trabajo en el
cual se especifiquen, mediante un planteamiento sistemático,
los elementos que configuran la labor que se piensa
realizar, partiendo, por supuesto, del planteamiento del
problema.
Los pasos que comúnmente componen este esquema o diseño
de investigación son:
1.- Planteamiento del problema.
1.1.- Descripción y explicación del problema.
1.2.- Delimitación.
1.3.- Formulación.
1.4.- Justificación.
1.5.- Determinación de los Objetivos de la Investigación.
1.5.1.- Objetivo general.
102
1.5.2.- Objetivos específicos.
2.- Elaboración del Marco Referencial.
2.1.- Antecedentes.
2.2.- Marco teórico o conceptual.
2.3.- Definición operativa de los términos básicos.
2.4.- Sistema de hipótesis.
2.5.- Sistema de variables.
2.6.- Operacionalización de los objetivos o de las hipótesis
en el Cuadro técnico-metódico.
3.- Diseño del Marco metodológico.
3.1.- Determinación de las unidades de observación.
3.2.- Determinación de la población y la muestra.
3.3.- Determinación del tipo de investigación.
3.4.- Diseño de la investigación.
3.5.- Selección y diseño del instrumento para recolección de
la información.
3.6.- Diseño y aplicación de la prueba piloto.
3.7.- Tratamiento de la información.
3.8.- Diseño del plan administrativo.
3.9.- Elaboración del Cronograma.
Una vez cumplidos estos pasos, que constituyen sólo la fase
de planificación (proyecto), se procede a la etapa de realización
de la investigación, la cual consiste en recoger y analizar los
datos, cuyos resultados deben ser presentados de la manera
más clara posible, utilizando para ello los gráficos necesarios
y dando las más completas explicaciones.
103
Por último se procede a elaborar las conclusiones y, de ser
posible o necesario, las recomendaciones que se desprendan
de los resultados de la investigación, es decir, del análisis de
los datos.
Es importante reiterar aquí lo que ya expresáramos en
párrafos anteriores con respecto a la existencia previa del
proyecto de investigación como requisito insoslayable al
asumir la determinación de realizar una investigación
utilizando el método hipotético-deductivo. Este método es
el único que establece como condición previa, la necesidad
de contar con un proyecto general en el cual se detallen los
pasos a dar. Pasos que van desde un detallado
planteamiento del problema, que pasa por enunciar
claramente los objetivos que se quieren alcanzar, la
formulación de las hipótesis a probar y la forma de recoger y
analizar los datos.
Todas estas etapas, así como su relación con las acciones
del investigador están integradas en el siguiente esquema
tomado de Arnal, Latorre y del Rincón (1994).
ETAPAS DEL PROCESO GENERAL DE INVESTIGACIÓN
104
1.- Planteamiento del Problema:
El planteamiento del problema es el punto de partida de toda
investigación hipotético deductiva. Consiste en determinar qué
se va a investigar y bajo qué aspectos iniciales. Se debe
expresar con claridad, en términos concretos, pero explicativos.
"Es evidente que al emprender una investigación, la
operación primaria y básica es decidir qué se va a investigar y
bajo qué aspectos" (Sierra Bravo, 1984).
En el planteamiento del problema podemos decir que se
“especifica de un modo concreto el tema sobre el que va a
versar el trabajo científico" que se emprende. "Requiere
establecer no sólo el área del fenómeno social que se va a
estudiar (qué investigar), sino también precisar qué es lo que
se intenta saber o descubrir de dicho fenómeno (buscando
qué) (Sierra Bravo, ob. cit.).
La definición del problema de investigación permite la
realización de una "descripción de los hechos y/o situaciones
que pueden llegar a constituirse en el objeto de verificación
o comprobación, con lo cual se puede identificar la
situación actual" (Carlos Méndez, 1988).
El planteamiento del problema puede constar de las
siguientes partes:
1.1. Descripción y explicación de la situación problemática.
1.2. Delimitación.
1.3. Formulación del problema.
1.4. Justificación de la investigación.
1.5. Objetivos.
1.5.1. Objetivo general.
1.5.2. Objetivos específicos.
1.1.- Descripción y explicación de la situación
problemática.
Aún cuando esta parte inicial de la investigación puede
llamarse de distintas maneras, lo fundamental es que hay
que comenzar por describir la situación problemática que nos
105
preocupa y que será objeto de estudio, así irán apareciendo
con claridad los diferentes factores o variables que lo
componen, luego podremos establecer las relaciones entre
dichas variables, las cuales constituyen una explicación de las
causas o consecuencias probables del problema y nos
permiten identificarlo y delimitarlo con mayor claridad.
Para describir la situación del problema Carlos Méndez (1988)
propone el siguiente "esquema de trabajo" sobre el cual puede
"ubicarse mentalmente" quien realice una descripción de la
situación actual del problema: observación, diagnóstico,
pronóstico y control del pronóstico. Estos títulos no se
escriben, pero deben "estar implícitos en la redacción", es
decir, son los asuntos que es necesario tratar aquí.
Se parte de la identificación y descripción de los síntomas que
se observan y son relevantes.
El diagnóstico se hace identificando estos hechos o
situaciones que se observan al analizar el objeto de
investigación, es decir se determinan los síntomas del
problema.
"Con la lista de síntomas del paso anterior se identifican
los hechos o situaciones que los producen, éstas son las
causas del problema" (Méndez, ob. cit.).
El diagnóstico es entonces el relato de la situación actual que
se realiza relacionando los síntomas y sus causas.
El pronóstico lo realizamos cuando asumimos que las
situaciones identificadas en el diagnóstico subsisten en el
objeto de investigación. ¿Qué puede pasar? ¿Cuáles serán
los resultados de tal permanencia?
Una vez planteado el diagnóstico es posible que
quien lo formule esté en capacidad de dar un
pronóstico hacia el cual pueda "orientarse la
situación descrita". Esto es, las implicaciones que
trae consigo y que al darse afectan la situación
objeto de la investigación. Como su nombre lo
indica, la fase de pronóstico es probable que suceda
y permitirá orientar la investigación en la formulación
106
de sus hipótesis, ya que éstas presentan situaciones
sujetas a verificación (Méndez, ob. cit.).
El control de pronóstico es la forma como el investigador
puede tomar decisiones en la búsqueda de "alternativas
que se anticipen al pronóstico", pensando en "qué forma o
qué es necesario hacer para que el pronóstico no se dé en el
objeto de investigación."
La redacción que surja del relato del diagnóstico, del
pronóstico y del control al pronóstico, será la situación actual
del problema.
Este relato de la situación, coherentemente estructurado y
corregido, donde quede clara y explícitamente establecido lo
que se va a investigar, justificado, delimitado y concretado en
una formulación, conformará el planteamiento del problema.
No debe confundirse el planteamiento con la formulación del
problema, ya que última es específicamente el asunto que se
va a investigar y suele estructurarse en la forma de una
pregunta, que puede incluir la delimitación del problema, y
cuya respuesta va a ser la meta de la investigación, en tanto
que el planteamiento estará constituido por la descripción y
la explicación, la delimitación, la justificación, la formulación e,
inclusive, los objetivos de la investigación, todo lo cual suele
conformar el primer capítulo del proyecto (y de la investigación
ya concluida), el cual generalmente es denominado
“planteamiento del problema”.
1.2.- Delimitación.
Para Carlos Sabino (1978) delimitar el tema "significa enfocar
en términos concretos nuestras áreas de interés,
especificar sus alcances y determinar sus límites".
Ander Egg (1977) por su parte expresa que si toda
investigación social "tiene como meta conocer más a fondo
algún fenómeno social, el grado en que el fenómeno bajo
estudio sea claro y delimitado" favorecerá "las posibilidades
del investigador de no "perderse" en la investigación". "Es más
fácil trabajar, agrega, en situaciones específicas que
generales".
107
Por su parte, Méndez (1988) señala que en "el contenido del
planteamiento del problema pueden establecerse los límites de
la investigación en términos de espacio, tiempo y universo".
El espacio estará referido al área geográfica y/o espacial
en que se va a desarrollar la investigación. El tiempo hace
referencia al período o lapso del cual trata el estudio, y el
universo, está referido al volumen de la población, unidades,
sectores, etc. sobre el cual se actuará con el fin de obtener
información necesaria para nuestro estudio (Ibid).
Sabino (1978), establece como necesidad adicional, realizar
una delimitación de contenido, ésta se refiere al señalamiento
de la profundidad con que vamos a encarar el área específica y
concreta que conforma nuestro problema.
1.3.- Formulación.
La formulación del problema de investigación es la
concreción del mismo en términos definidos, claros y
precisos. Para muchos investigadores con una pregunta que
resuma y condense todo el planteamiento del problema, se
logra una excelente formulación.
Cuando un investigador describe su problema, presenta los
antecedentes
de su estudio, las teorías en que se basó y los supuestos
básicos en los que se apoya el enunciado del problema. Debe
aclarar en particular qué personas, materiales, situaciones,
factores y causas serán consideradas o no. Un enunciado
completo del problema incluye todos los hechos, relaciones,
explicaciones que se revelaron como importantes en el
análisis. No basta con enumerar estos factores o incluirlos en
una lista sino que es necesario poner de manifiesto las
relaciones que existen entre ellos. Debe encuadrárselos en un
enunciado descriptivo o en una pregunta que indique con
claridad qué información ha de obtener el investigador para
resolver el problema (Van Dalen y Meyer, 1981).
Es necesario ser precisos y concisos en la formulación del
problema, esto quiere decir aplicar a cada idea los términos o
palabras que mejor la reflejen y expresarla lo más adecuada y
108
brevemente que sea posible. Una vez expuestos los
aspectos relevantes del problema, el pronóstico, el control al
pronóstico y luego de haberlo delimitado, debemos llegar a
hacernos una pregunta muy precisa sobre el mismo, que, si
está bien formulada, nos llevará por el camino correcto
directamente al logro de los objetivos. Un ejemplo de la
formulación de un problema es el siguiente: ¿Cuál ha sido la
influencia del ambiente físico de trabajo en el rendimiento del
personal administrativo de la compañía TJ Consultores,
ubicada en Valencia, durante el primer semestre de 2005?
En ella están precisadas las variables a estudiar, su relación,
el espacio y el tiempo.
1.4.- Justificación.
Si decimos que un requisito fundamental y básico de una
investigación realizada mediante este método, es tener un
objetivo determinado, es decir, claramente establecido lo que
se busca y para qué se busca, es entonces necesario
determinar la importancia y relevancia de lo que nos
estamos planteando. La justificación nos permite decir, entre
otras cosas, por qué‚ nuestro problema es sustantivo y real,
por qué nos lo hemos planteado, por qué es importante
investigarlo y para qué va a servir que lo hagamos. Es
necesario entonces, explicar aquí la importancia que tiene
realizar la investigación y los beneficios que sus resultados
acarrearán para la sociedad.
1.5.- Determinación de los objetivos.
Los objetivos de la investigación son el enunciado, claro,
amplio y preciso de las metas que se persiguen. Nos indican
cuál es nuestro rumbo, cuál es la direccionalidad que tiene
nuestro trabajo.
Es importante resaltar que los objetivos deben tener clara y
total relación con la investigación que proponemos o
realizamos y estar redactados de manera tal que impliquen
un logro posible de alcanzar.
Esto puede constituir una limitante para este método pues la
excesiva concentración en el logro de los objetivos previstos de
antemano podría constituirse en un obstáculo para los nuevos
descubrimientos, de tal manera que el investigador debería
109
estar dispuesto a abandonarlos y plantearse tanto nuevos
objetivos como nuevas hipótesis si el rumbo de su
investigación así se lo indica.
La redacción de los objetivos de investigación debe comenzar
con un verbo en infinitivo que indique la acción que se
realizará o los logros que se producirán. No debe incurrirse
en el error de guiarse por una lista de verbos basada en la
Taxonomía de Benjamín Bloom, la cual tiene como finalidad
servir de orientación a los educadores para la redacción de los
objetivos de enseñanza y los de evaluación.
1.5.1.- Objetivos generales: "consisten en lo que
pretendemos realizar en nuestra investigación, es decir, el
enunciado claro y preciso de las metas que se persiguen en
la investigación a realizar" (Tamayo y Tamayo, 1994). Deben
estar en completa consonancia con la formulación del
problema. De modo que el objetivo general de la
investigación cuya formulación presentamos en el ejemplo
anterior será el siguiente:
Determinar la influencia del ambiente físico de trabajo en el
rendimiento del personal administrativo de la compañía TJ
Consultores, de Valencia, durante el primer semestre de 2005.
Para lograr los objetivos generales debemos ir alcanzando
los objetivos específicos.
1.5.2.- Objetivos específicos: "los objetivos generales dan
origen a los objetivos específicos que indican lo que se
pretende realizar en cada una de las etapas de la
investigación" (Ibid). Podríamos añadir que los objetivos
específicos son logros parciales que al permitirnos alcanzar el
objetivo general, facilitan el control sistemático de la
investigación.
En el ejemplo que venimos utilizando, algunos de los
objetivos específicos serán:
Determinar la cantidad de espacio de que dispone el personal
administrativo de la compañía TJ Consultores en su lugar de
trabajo.
110
Determinar la cantidad de espacio mínimo requerido por el
personal administrativo de la compañía TJ Consultores para
poder cumplir adecuadamente con sus funciones.
Comparar la cantidad de espacio requerido por los
trabajadores con la cantidad de espacio disponible.
Determinar las condiciones del mobiliario de la compañía TJ
Consultores en cuanto a cantidad, calidad y adecuación a las
necesidades...
Estos son sólo algunos de los objetivos específicos que
debemos lograr para alcanzar el objetivo general propuesto,
pero, en este caso, será necesario elaborar más objetivos
específicos. Para cada investigación se redactarán tantos
objetivos como la complejidad y alcance de la misma requieran
y se utilizarán en su redacción los verbos que indiquen
claramente lo que se quiere alcanzar.
2.- Elaboración del marco referencial.
Debemos advertir, antes de tratar las secciones relativas al
marco referencial, que no hay nada que nos obligue a proceder
de una manera rígida, sin embargo, disponiendo las cosas de
esta forma, pueden agruparse mejor muchos de los contenidos
básicos de un informe de investigación y con ello facilitar su
redacción y su presentación.
Es así como el marco referencial suele constituir el
segundo capítulo de todo proyecto o investigación completa
que se realice siguiendo el método hipotético deductivo. Su
finalidad es revisar la mayor cantidad posible de información
sobre el problema que se va a investigar, para evitar cometer
errores ya superados o repetir estudios realizados; también
nos permitirá aclarar nuestras ideas con el fin de
formularnos hipótesis adecuadas y desechar aquellas que ya
han sido verificadas o
rechazadas y, al final del proceso, replantearnos el problema
inicial.
Generalmente está conformado por las siguientes
partes:
2.1. Antecedentes.
2.2. Marco teórico o conceptual.
111
2.3. Definición operativa de los términos básicos.
2.4. Sistema de hipótesis (si las hubiere).
2.5. Sistema de variables.
2.6. Operacionalización de los objetivos o de las hipótesis
en el Cuadro
técnico-metódico.
2.1.- Antecedentes.
Los antecedentes constituyen "una síntesis conceptual de las
investigaciones o trabajos realizados sobre el problema
formulado" (Tamayo y Tamayo, 1994). Otros autores llaman a
esta revisión "los antecedentes de la investigación".
Comprende las conclusiones de cada una de las
investigaciones que puedan servir de base para que nosotros
prosigamos. Se recomienda redactar los antecedentes
partiendo desde los más antiguos hasta los más recientes y
desde los estudios realizados en países extranjeros hasta los
que se han hecho en el país y en la localidad estudiada.
Claro que esto dependerá del tema de investigación.
A decir del mencionado autor los antecedentes conforman todo
hecho anterior a la formulación del problema que sirve para
aclarar, juzgar e interpretar el problema planteado.
Para nosotros, a diferencia de muchos autores, debe
incluirse un pequeño recuento histórico del problema que lo
explique y ubique en el momento presente.
2.2.- El marco teórico o conceptual.
El marco teórico es un conjunto de ideas, generalmente ya
conocidas en una disciplina, que permiten organizar los datos
de la realidad, para lograr que de ellas puedan desprenderse
nuevos conocimientos.
Como vimos en el gráfico referido al proceso general de
investigación, en este método se parte de la teoría y por ello
es necesario que manifestemos explícitamente cuál o cuáles
son las teorías que fundamentan nuestro estudio. Por
ejemplo, si vamos a realizar una investigación sobre algún
aspecto de la conducta humana, debemos tener una
concepción al respecto que bien puede ser la psicoanalítica,
112
la conductista o cualquier otra. Si el problema que nos
preocupa es el rendimiento laboral, entonces, sin duda nos
fundamentamos en una de las teorías económicas existentes
o en una nueva que debemos explicitar nosotros.
Cuando no nos basamos en una teoría ya constituida sino en
formación tenemos un conjunto de conceptos que debemos
explicitar, en este caso se habla de marco conceptual en lugar
de hablar de marco teórico.
Para que quede aún más clara la importancia del marco
teórico (o conceptual) citamos a Jaime Castrejón Diez
(1982), quien, en su libro “El Concepto de Universidad”, al
tratar de responder la pregunta ¿Qué es un marco teórico?,
nos dice:
Me gustaría usar un ejemplo sencillo, porque es
muy claro y por desmitificar un poco este
concepto. Decíamos en un principio que el método
científico es observar, interpretar e integrar. El
ejemplo es de Robert Fleming, descubridor de la
penicilina. Un fin de semana Fleming abandonó su
laboratorio y dejó sobre su mesa unas cajas de Petri
inoculadas con bacterias. A su regreso, se dio
cuenta de su descuido, al ver unas colonias de
hongos creciendo en sus cultivos, éstas echaban
a perder su estudio, pero se dio cuenta de que las
bacterias no crecían alrededor de las colonias de
hongos. Este fenómeno seguramente había
sucedido miles de veces en los laboratorios, pero
Fleming reaccionó usando un marco teórico básico
de la bacteriología. El hecho de que las bacterias no
hubieran crecido en las cercanías del hongo se
debía a que las condiciones físicas o químicas
habían cambiado. Lo más probable era un fenómeno
químico, una substancia que no permite la vida de
los microorganismos, una substancia producida por
el hongo que fuera anti-vida, antibiótica. El resto de
la historia es de todos conocido... El marco teórico
fue un instrumento de trabajo que al observar un
fenómeno, se usó para interpretarlo y después a
través de la experimentación integrarlo al cuerpo
de conocimientos de la microbiología... Me gusta
113
este ejemplo -dice Castrejón- porque nadie puede
negar su validez y porque muestra claramente que
el marco teórico es un instrumento que ayuda a
interpretar la realidad, no un mandato rígido que
ahoga la creatividad, menos aún conceptos
obsoletos fuera de los cuales no es posible la
ciencia.
2.3.- Definición operativa de los términos básicos.
Toda investigación trabaja con una serie de conceptos que
poseen
significados específicos. Tales significados no son siempre
evidentes, aún para especialistas, o es preciso darles
definiciones distintas a las del uso común. Es más, el
investigador a veces se ve obligado a crear conceptos para
definir fenómenos que estudia. En algunos casos esta
definición es muy específica y válida sólo para la
investigación en cuestión, constituyendo una definición
operativa, la cual consiste en explicar con claridad cuál es el
significado que ciertos términos tendrían en nuestra
investigación, lo cual es necesario no sólo para la
comprensión por parte de terceros, sino para que el propio
investigador sepa claramente qué datos son los que tiene que
buscar, como veremos en los ejemplos siguientes: aunque
todos comprendamos lo que significa el término
desnutrición, en un estudio al respecto debemos definirlo de tal
modo que podamos "operar" con él, es decir, de manera que
a la hora de recoger y procesar los datos podamos decidir qué
personas sufren de desnutrición y cuáles no. Por lo tanto
necesitamos una definición operativa del término, que podría
estar constituida en primer lugar por una definición general y
luego por la siguiente:
Para los efectos de esta investigación se considerarán
desnutridos aquellos niños cuya talla se encuentre "X"
centímetros o más por debajo de la establecida como normal
para su edad por el Ministerio de Salud y cuyo peso esté
"X" Kilogramos o más por debajo de lo establecido como
normal por dicho Ministerio.
114
Otro ejemplo muy gráfico es el que se refiere al rendimiento
académico, el cual pudiera definirse de acuerdo al marco
teórico, como: El logro por parte de los estudiantes de los
objetivos propuestos en el plan de estudios. En esta
investigación se tomarán como indicadores del rendimiento
académico las calificaciones definitivas obtenidas por los
estudiantes en el Segundo Semestre de la carrera.
Del mismo modo será necesario definir términos como
rendimiento laboral, motivación, productividad, aprendizaje,
calidad de vida y tantos otros.
Estas definiciones no siempre son necesarias, pero cuando
se usen no deben confundirse con el glosario, el cual es
mucho más general y, en caso de elaborarse, se colocará al
final del informe, como hemos hecho en este texto.
2.4.- Sistema de Hipótesis
Una vez revisados los antecedentes de la investigación y
aclarados sus fundamentos teóricos estaremos en condiciones
de revisar el planteamiento del problema y de formular las
posibles respuestas o alternativas al mismo, es decir, las
hipótesis que deberán ser probadas, las cuales se
construyen estableciendo relaciones entre las variables del
problema investigado.
Detengámonos en el concepto de hipótesis. Etimológicamente
la
palabra proviene de los términos griegos "thesis" e significa
"lo que se pone" e “Hipo” equivale a "debajo". De tal
manera, si unimos ambos vocablos podríamos establecer que
una hipótesis es lo que se pone debajo, se supone de algo
(Sierra Bravo, 1992).
Según Ander Egg (1977) una hipótesis es "una tentativa de
explicación mediante una suposición o conjetura verosímil
destinada a ser probada por la comprobación de los hechos".
Para Sierra Bravo (1992) las hipótesis científicas son, en
general suposiciones. En tal sentido apunta que las hipótesis
"son enunciados teóricos supuestos, no verificados, pero
115
probables, referentes a variables o a la relación entre
variables".
El Diccionario de la Real Academia Española (1970) define
las hipótesis como suposiciones de una cosa, sean posibles o
no y José Ferrater Mora (1971), en su Diccionario de Filosofía,
establece varias definiciones de hipótesis, entre ellas:
"supuesto del que se extraen ciertas consecuencias" (Platón);
"afirmación de algo, de lo cual se deducen ciertas
consecuencias" (Aristóteles); "enunciados que se asumen sin
prueba experimental" (Newton). Para Newton, apunta Ferrater
Mora, "las hipótesis que se formulan dentro del reino de la
experiencia posible son admisibles" no ocurriendo lo mismo
con las hipótesis de carácter metafísico, las cuales, dice, "son
inadmisibles en la ciencia".
Una definición más concreta de hipótesis es la expresada por
Alfredo Estraño (1981): "las hipótesis son conjeturas,
expresadas en forma afirmativa, negativa o interrogativa, que
permiten atacar la resolución de un problema de
investigación".
De este modo, podemos entender que las hipótesis son
suposiciones que nos dicen qué se necesita descubrir, cuáles
son las variables en juego y la posible relación entre ellas.
Existen diferentes tipos de hipótesis, cuyo estudio no es objeto
de este trabajo, pero sí hay que destacar que será necesario
construir por lo menos una hipótesis general y varias hipótesis
específicas o de trabajo que deberán ser probadas con la
investigación.
Para formular las hipótesis es necesario establecer
relaciones entre las distintas variables que constituyen el
problema en estudio. Así, ubicándonos en el ejemplo que
venimos tratando, se había observado un bajo rendimiento
laboral en el personal administrativo de una compañía y se
sospecha que éste puede obedecer a ciertas deficiencias en
las condiciones del ambiente físico de trabajo, por lo tanto,
podemos construir con estas dos variables la siguiente
hipótesis general:
116
Las condiciones del ambiente físico de trabajo influyen en el
rendimiento laboral del personal administrativo de la
compañía TJ Consultores.
Pero como dicha hipótesis es muy amplia, debemos
desglosarla en hipótesis más específicas o de trabajo
(recuérdese que el paradigma que rige a este método es
analítico), como las siguientes:
La falta de espacio en las oficinas influye en el rendimiento
laboral del personal administrativo de la compañía TJ
Consultores.
La carencia de mobiliario adecuado incide en el rendimiento
laboral del personal administrativo de la compañía TJ
Consultores.
Las condiciones del equipo de trabajo (computadoras,
calculadoras, teléfonos, etc.) influyen en el rendimiento laboral
del personal administrativo de la compañía TJ Consultores…
Todas estas hipótesis fueron construidas relacionando las
posibles variables independientes (falta de espacio, carencia
de mobiliario y condiciones de los equipos de trabajo) con la
variable dependiente (rendimiento laboral).
Y así sucesivamente se construirán todas las hipótesis de
trabajo necesarias, que luego serán operacionalizadas en el
cuadro técnico-metodológico o cuadro de operacionalización de
hipótesis y variables.
2.5.- Sistema de variables:
Variable es todo aquello que puede cambiar o adoptar
distintos valores, calidad, cantidad o dimensión. Es cualquier
característica que puede cambiar cualitativa o
cuantitativamente. En una investigación las variables son las
distintas propiedades, factores o características que presenta
la población estudiada, que varían en cuanto a su magnitud,
como la edad, la distancia, la productividad, la calidad de un
trabajo realizado y tantas otras.
Las variables pueden ser cualitativas o cuantitativas, éstas
últimas discretas o continuas, y es muy importante saber
diferenciarlas porque cada tipo requerirá de la aplicación de
117
diferentes estadísticos a la hora de realizar el análisis
cuantitativo de los datos.
Variables cualitativas: se refieren a características no
cuantificables, como el color y el sexo.
Variables cuantitativas: son las que poseen valores
cuantificables o que pueden expresarse numéricamente; se
clasifican en discretas, las que presentan valores enteros, no
fraccionables, como el número de unidades de un producto
fabricado o la cantidad de muertos en accidentes de tránsito, y
continuas, las que poseen valores numéricos fraccionables,
como la distancia, la edad, el peso, los ingresos económicos
o las ganancias de una compañía.
Generalmente las investigaciones se refieren a las
relaciones entre las distintas variables, tratando de establecer
los efectos de unas en las otras, trátese de causas,
consecuencias o correlaciones (de lo cual dependerá el tipo
de estudio que se haga). La variable que afecta o influye
es llamada independiente, aunque también puede llamarse
antecedente, porque es muy difícil que exista variable
alguna que sea realmente independiente, al menos en el
campo de las ciencias sociales; la variable que es afectada o
influida es denominada dependiente o consecuente, y podrá
ser variable independiente o antecedente en otra
investigación. Por ejemplo, en la hipótesis general dada, las
condiciones del ambiente físico de trabajo constituyen la
variable antecedente y el rendimiento laboral es la variable
consecuente; pero si estudiamos la influencia del rendimiento
laboral en la competitividad de la empresa, aquel se convierte
en la variable antecedente mientras que la
competitividad será ahora la variable consecuente.
Es necesario añadir que es muy poco probable que en
cualquier problema sólo haya estas variables, ya que
generalmente se verá influido también por otra serie de
factores o variables llamadas extrañas o intervinientes.
En el ejemplo dado para referirnos a las hipótesis el sistema
de variables es el siguiente:
Variables antecedentes:
118
- la falta de espacio en las oficinas
- la carencia de mobiliario adecuado
- las condiciones de los equipos de trabajo
- ............
Variable consecuente:
- el rendimiento laboral
Variables intervinientes:
- la motivación
- el salario
- las bonificaciones
- el horario de trabajo
- la distribución de funciones
- ...........
2.4.- Operacionalización de los objetivos o de las hipótesis
en el Cuadro técnico-metodológico.
El Cuadro técnico metodológico busca la descomposición de
los objetivos o de las hipótesis de investigación en unidades
de contenido más precisas que el enunciado general que los
define. Esta descomposición nos permitirá extraer de los
enunciados generales elementos estructurales más
específicos y precisos, con la intención de que una vez
convertidos en categorías de análisis o variables, indicadores
e ítems, puedan servirnos como elementos medibles en los
instrumentos de recolección de datos. Este proceso se
denomina operacionalización de los objetivos o de las
hipótesis.
De manera general podemos definir a categorías,
indicadores e ítems de la siguiente forma: Las categorías son
enunciados concretos que permiten una descomposición del
objetivo. También se definen como cada uno de los elementos
que componen una variable cualitativa. Representan
elementos mas concretos que las variables empíricas; los
Indicadores son los elementos que señalan la existencia de
una categoría o variable, indican o son indicios de variables
más generales, y los ítems son la medida que le vamos a
hacer a los indicadores y suelen constituir las preguntas o
reactivos que van a conformar los instrumentos de recolección
de datos.
119
Si las variables o las categorías son muy complejas será
necesario desglosarlas en sub-variables o sub-categorías,
para luego precisar los indicadores de éstas. Si el estudio que
estamos realizando no requiere de hipótesis se procederá a
elaborar el cuadro con los objetivos específicos, en cuyo caso
no se operacionalizarán variables sino categorías y subcategorías.
A continuación presentaremos como ejemplos un cuadro
técnico-metodológico donde se operacionalizará un objetivo
específico y otro donde se aplicará el mismo procedimiento a
una de las hipótesis mencionadas. En ambos ejemplos
incluimos los instrumentos y las fuentes para que pueda
apreciarse con más facilidad que la importancia de este
procedimiento radica es que es parte del proceso necesario
para la elaboración de los instrumentos de recolección de
datos.
Debemos hacer énfasis en que este proceso tiene que
seguirse para todas las hipótesis de trabajo o para cada uno
de los objetivos específicos, según sea el caso, con el fin de
elaborar los ítems que para determinar cada uno de ellos,
deberán incluirse en los instrumentos de recolección de datos,
y forma parte del proceso de fragmentación de la realidad
propio de la lógica analítica del método hipotético-deductivo.
120
121
CUADRO TÉCNICO-METODOLÓGICO
OBJETIVOS
CATEGORÍAS
INDICADORES
ÍTEMS
INSTRUMENTOS
FUENTES
Determinar
el grado de
incremento
de la
producción
de cauchos
de la
empresa X
durante el
primer
semestre de
2005.
Incremento
de la
producción
Número de
cauchos
producidos en el
primer semestre de
2004.
Número de
cauchos
producidos en
el segundo
semestre de 2004.
Número de
cauchos
producidos en el
primer semestre de
2005.
Tasa de incremento
de la producción.
¿Cuántos cauchos
produjeron en el
primer semestre de
2004?
¿Cuántos cauchos
produjeron en el
segundo semestre
de 2004?
¿Cuántos cauchos
produjeron en el
primer semestre de
2005?
¿Cuál fue la tasa de
incremento?
C
U
E
S
T
I
O
N
A
R
I
O
Departamento
de
producción
de la
empresa
Cauchos X
122
CUADRO TÉCNICO-METODOLÓGICO
HIPÓ-
TESIS
VARIABLES
SUBVARIABLES
INDICADORES ÍTEMS INSTRUMENTOS
FUENTES
Condiciones
del
equipo de
trabajo
Variedad
Actualización
Funcionalidad
Mantenimiento
Tipo de equipo
Modelo
Años de uso
Frecuencia del uso
Funcionamiento
Frecuencia del
mantenimiento.
¿Qué equipos de trabajo poseen?
¿Cuál es el modelo?
¿Cuántos años de uso tiene cada
aparato?
¿Con cuánta frecuencia se usa?
¿Qué tipo de falla o deficiencia
presenta?
¿Cada cuánto tiempo se le hace
mantenimiento a cada aparato?
Cuestionario
El personal
administrativo
de la empresa
Las
condiciones
del
equipo de
trabajo
inciden en
el
Rendimiento
laboral del
personal
administrativo
de la
empresa
TJ Consultores
Rendimiento
del
personal
administrativo.
Cantidad de
Trabajo.
Calidad del
trabajo.
Número de asuntos
que son resueltos
por día.
Número de
documentos o
cartas escritos por
día.

Cantidad y tipo de
fallas en las
comunicaciones
Cantidad y tipo de
fallas en los
documentos.
Cantidad y tipo de
quejas de clientes y
usuarios.
¿Cuántas llamadas telefónicas se
hacen y se reciben por día?

¿Cuántos recibos, facturas y cheques
se hacen por día?
¿Cuántos documentos de cualquier
tipo se escriben por día?

¿Las comunicaciones son rápidas,
claras, nítidas?
¿Con cuánta frecuencia?
¿Los escritos son nítidos y con buena
impresión?
¿Cuáles fallas presentas?
¿Cuántas quejas por día hacen los
usuarios y los clientes?
¿Cuáles son las quejas más
frecuentes?
Cuestionario
Cuestionario
El personal
administrativo
de la empresa
Los clientes y
los usuarios de
la empresa.
123
3.- Marco metodológico
El diseño del marco metodológico, constituye la médula de la
investigación. Se refiere al desarrollo propiamente dicho del trabajo
investigativo: la definición de la población sujeta a estudio y la selección
de la muestra, diseño y aplicación de los instrumentos, la recolección de
los datos, la tabulación, análisis e interpretación de los datos.
En el marco metodológico se contesta, fundamentalmente, la pregunta
¿cómo? Es decir aquí se indica la metodología que va a seguirse en la
investigación para lograr los objetivos propuestos o para probar las
hipótesis formuladas. En él debemos especificar cuál es la población
que abarca nuestro trabajo, determinar la muestra y especificar cómo se
realizó el muestreo.
También hay que presentar aquí el diseño de investigación que se
pondrá en práctica y el tipo de investigación que vamos a realizar; se
elaboran los instrumentos para la recolección de los datos y se indica
cuáles serán los procedimientos a seguir para el análisis de los mismos.
Algunos autores acostumbran a indicar dentro de este capítulo los
recursos que se necesitan para el buen desarrollo de la investigación,
tanto humanos como materiales y el tiempo requerido para culminarla;
esto también puede presentarse en otro aparte al que suele denominarse
Plan Administrativo.
A continuación procederemos a explicar cada una de las partes
mencionadas de la manera más sencilla posible, tomando en cuenta para
ello las necesidades de nuestros estudiantes, no sin antes enfatizar que
en todos los aspectos de este capítulo se manifiestan claramente las
características del conocimiento científico de la Modernidad, como lo
son: el apego a los procesos de cuantificación, la búsqueda de la
neutralidad valorativa y de la objetividad, el control riguroso de las
variables para poder lograr la verificación, la concepción analítica, que
nos lleva a la delimitación de las variables y de la población, así como el
seguir el principio de la representatividad, el cual es aquí donde se
manifiesta explícitamente, de tal modo que se prefiere y recomienda el
muestreo aleatorio porque se considera que este tipo de escogencia
garantiza tanto la representatividad de la muestra como la objetividad en
el proceso y también la del investigador.
Es por ello que la elección intencional de la muestra es una fuente de
invalidez dentro del método hipotético-deductivo, no así en los métodos
cualitativos o interpretativos, los cuales obedecen a otra racionalidad y,
por lo tanto, no realizan muestreo ni persiguen la representatividad
estadística de los sujetos estudiados.
3.1.- Las Unidades de observación:
124
Las unidades de observación (Sierra Bravo, 1984) son las realidades
que se pretende observar. De ellas se obtienen los datos empíricos
necesarios para contrastar las hipótesis con la realidad. Es decir
son las realidades o elementos de los cuales se obtiene información.
Las unidades de observación son entonces los elementos sobre los que
se focaliza el estudio. En las ciencias sociales existe una dimensión
amplia de ellas, pues están conformadas por las diferentes instancias que
constituyen el espectro de lo que se va a investigar. El Estado, el
individuo, las diferentes instituciones intermedias, los grupos formales o
informales, los valores, los roles, etc., son ejemplos de unidades de
observación. Todo lo que nos brinde información acerca de lo que
queremos investigar es una unidad de observación.
3.2.- Determinación de la población y la muestra:
La población o universo se refiere al conjunto para el cual serán válidas
las conclusiones que se obtengan, a los elementos o unidades
(personas, instituciones o cosas) que se van a estudiar.
De la población es conveniente, por razones prácticas, extraer muestras o
partes representativas. Es necesario definir y justificar los universos en
estudio y el tamaño de la muestra a utilizar.
De esta manera, la población es el total de los individuos o elementos
a quienes se refiere la investigación, es decir, todos los elementos
que vamos a estudiar, por ello también se le llama universo.
Los individuos que componen la población están relacionados por una o
más características en común, que son las que nos hacen estudiarlos.
Por ejemplo: todos los alumnos de una Facultad que provienen de
colegios públicos, las empresas fabricantes de tornillos, las escuelas que
poseen doble turno, las personas mayores de veinte años que leen un
periódico determinado y tantos otros. De tal modo que, como puede
observarse, aquí el concepto de población no se refiere a número de
habitantes y puede ser no sólo personas, sino empresas, escuelas o
perros.
¿Cómo se determina la población?
Ello se hace cuando se delimita y formula el problema, si decidimos, por
ejemplo, estudiar ¿cómo influye un programa de entrenamiento en la
productividad de los trabajadores del departamento de pintura de una
empresa automotriz?, la población estará integrada por todos los
trabajadores del mencionado departamento. Si nos preguntamos cómo
influye el mismo programa en los trabajadores de la empresa, la
población estará constituida entonces por todos los trabajadores de dicha
empresa automotriz. Si queremos y podemos ampliar nuestro campo
de estudio a todas las empresas automotrices de un estado o una
125
región, la población de dicho estudio será entonces el conjunto de todos
los trabajadores de todas las empresas automotrices de dicho estado o
región.
De tal modo que, como hemos visto en el ejemplo, la población se
compone de todos los elementos que van a ser estudiados y a quienes
podrán ser generalizados los resultados de la investigación una vez
concluida ésta, para lo cual es necesario que la muestra con la cual
se trabaje sea representativa de la población.
¿Cómo se obtiene una muestra?
Uno de los aspectos que es considerado de mayor importancia a la
hora de determinar el tamaño de una muestra es el tipo de diseño de
investigación que se utilizará, de tal manera que, cuanto mayor sea el
control de las variables que dicho diseño permita, menor podrá ser el
tamaño de la muestra; es así como un experimento tendrá validez
aunque se haga con pocos individuos, porque permite un control
riguroso de las variables, en tanto que los diseños puramente
descriptivos como las encuestas, requieren de muestras que abarquen
al menos el diez por ciento (10%) de la población para que sus
resultados puedan considerarse válidos.
En los ejemplos dados en el aparte anterior presentamos poblaciones de
distinto tamaño, así, en el primer caso, si vamos a determinar la
productividad de los obreros en un departamento y ellos son dieciocho
(18), podremos estudiarlos a todos, pero si se trata del segundo caso,
relativo a la totalidad de los obreros de la empresa y son 525, lo más
probable es que no tengamos tiempo ni recursos para estudiarlos a
todos y cada uno de ellos (lo cual tampoco es necesario hacer para
lograr los objetivos de la investigación), por lo tanto tendremos que elegir
algunos por cada departamento de la empresa, quienes serán los
que observaremos y a quienes aplicaremos el cuestionario o cualquier
otro instrumento de recolección de datos, o sobre quienes
recopilaremos información. Ellos constituirán la muestra, lo cual quiere
decir que la muestra es el conjunto de elementos representativos de
una población, con los cuales se trabajará realmente en el proceso de la
investigación, a ellos se observará y se les aplicarán los cuestionarios y
demás instrumentos, tomaremos sus datos y luego los analizaremos y
generalizaremos los resultados a toda la población, en este caso, al
conjunto de todos los obreros de la empresa estudiada.
Para poder hacer esto, la muestra debe ser representativa de la
población, para lo cual es necesario que sea seleccionada al azar y
siguiendo algunos criterios lógicos, por ejemplo, en el caso anterior no
podemos tomar como muestra de los obreros de toda la empresa a los
de un sólo departamento, sino que tendremos que elegir un pequeño
número de trabajadores de cada uno de los departamentos de la empresa
126
o seleccionar al azar los departamentos de los cuales se tomarán luego
los trabajadores a quienes se estudiará.
Como vemos, aquí se han esbozado dos formas de elegir una muestra,
es decir, dos formas de realizar el muestreo, pero en realidad existen
muchas que obedecen tanto a la constitución de la población, como a los
objetivos de la investigación y que, en todo caso, tienen la finalidad de
que se proceda con objetividad y de que los resultados del estudio
sean válidos y confiables. A continuación presentamos algunas de las
formas más comunes de realizar el muestro.
Tipos de Muestreo
Probabilístico:
- Azar simple
- Azar sistemático
- Estratificado
- Por conglomerados o racimos
No probabilístico:
- Intencional
- Accidental
- De expertos
- De voluntarios
Muestreo probabilístico: es aquel que, por hacerse al azar, da a todos
los miembros de la población la misma oportunidad de ser seleccionados
como integrantes de la muestra.
a. Azar simple: se utiliza cuando la población es pequeña y finita, es
decir, con un número de integrantes conocido, y se realiza por un sorteo
entre todos ellos. En el caso que venimos tratando podría hacerse un
muestreo de este tipo (si ello se corresponde con los objetivos de la
investigación) ya que sabemos que la población está constituida por 525
trabajadores cuyos nombres o números podemos usar para hacer el
sorteo.
b. Azar sistemático: se usa, como el simple, cuando la población es
pequeña y de número conocido, pero además, se halla ordenada en
listas; tal es el caso de los estudiantes de una escuela o una universidad,
o el de los obreros que nos ocupan. Se realiza dividiendo el número
de elementos de la población (N) entre el número de miembros que
requiere la muestra (n) (10 % en este caso), lo cual nos dará un número
(K), que será una constante; posteriormente elegimos al azar cualquier
número menor que K y tomamos de la lista o nómina el obrero que
ocupe ese lugar, quien va a ser el primer miembro de la muestra, luego a
ese número le vamos sumando la constante (K) y vamos tomando para la
127
muestra todos los obreros que ocupen los lugares de cada intervalo hasta
llegar al número completo que va a constituir la muestra.
N = 525 n = 53
N 525
K= ---- = 10
n 53
K = 10
Si comenzamos por el número dos (2), los sujetos que formarán
parte de la muestra serán los que ocupen en la lista o nómina los
lugares 2, 12, 22, 32, 42, 52, 62... y así sucesivamente.
c. Por estratos: se realiza cuando la población tiene variables o
características que no son comunes a todos sus integrantes y las cuales
deben ser tomadas en cuenta en el desarrollo de la investigación, tal es
el caso de la edad, el sexo, el nivel socio-económico o académico y
otras. En el ejemplo que venimos tratando pudiera ser importante
precisar la diferencia de la influencia del programa de entrenamiento en
la productividad entre los hombres y las mujeres, o entre los obreros
jóvenes y los viejos, o entre los que tienen mucho tiempo en la empresa
utilizando ciertas técnicas y los de ingreso reciente, todo ello nos llevaría
a determinar la cantidad de obreros correspondiente a cada uno de dichos
estratos y luego a elegir (por azar simple o sistemático) de cada uno de
ellos un porcentaje proporcional al tamaño de la muestra, que en este
caso sería el diez por ciento (10%) de obreros de cada estrato.
d. Por conglomerados o racimos: se realiza cuando los elementos de
la población están agrupados u organizados de algún modo que es
importante considerar para los objetivos de la investigación o que facilita
el muestreo por tratarse de una población muy grande. Por ejemplo, si
vamos a hacer un estudio donde la población está constituida por los
estudiantes de una Facultad, el sorteo puede hacerse por escuelas,
especialidades, turnos, secciones y, por último, tomando un grupo de
alumnos de cada una de las secciones elegidas. Es importante
destacar que la selección de todos estos conglomerados debe hacerse al
azar y en un porcentaje proporcional a la cantidad que se requiere en la
muestra. Así, en el caso de la empresa que venimos tratando podría
hacerse un sorteo por departamentos y luego elegir un grupo de
obreros de cada uno de los departamentos escogidos.
Muestreo no probabilístico o dirigido: Es aquel en el cual no todos los
miembros de la población tienen la misma oportunidad de ser
seleccionados como integrantes de la muestra, lo cual se considera
como una debilidad dentro del método hipotético-deductivo y, por lo
tanto, como fuente de invalidez interna de una investigación. Como ya
128
dijimos, este muestreo puede ser: intencional, accidental, de expertos o
de voluntarios.
a. Intencional: Es aquel en el que la muestra no se elige al azar sino
que, por razones determinadas, el investigador decide‚ él mismo quiénes
serán los integrantes de la misma. Ello le resta validez a la investigación
pero a veces es necesario porque no se tiene acceso a todos los
miembros de la población. Así, por ejemplo, los maestros suelen realizar
sus investigaciones con sus alumnos y los médicos con sus pacientes.
En el caso del estudio que venimos mencionando es posible que, si
realizamos un sorteo entre las empresas de la ciudad, las que resulten
electas nos sean inaccesibles, por lo que nos veríamos obligados a
realizar la investigación en alguna(s) empresa(s) a la(s) que sí se nos
permita el libre acceso; claro que siempre debemos procurar que reúna
características comunes a otras empresas, lo cual garantizaría la
representatividad.
b. Accidental: Consiste en tomar como miembros de la muestra a un
grupo de elementos que se encuentren en un lugar y tiempo
determinados, ello permite un nivel de objetividad, pero se considera no
probabilístico porque no hay un sorteo en el que todos los integrantes de
la población tengan la misma probabilidad de ser elegidos. Por ejemplo,
cuando se hace un sondeo pre-electoral sobre las preferencias de los
electores ubicándose los encuestadores en dos o tres sitios muy
concurridos de una ciudad e interrogando a un número determinado de
personas que pasen por ahí; en este caso sólo tendrán la oportunidad de
ser elegidos quienes acostumbran a transitar por esos lugares en las
horas en que se realice el sondeo, los demás electores nunca podrán ser
seleccionados.
c. De expertos: Es cuando elegimos como elementos de la muestra a
quienes tienen la mayor cantidad de información sobre el asunto que nos
interesa. En el caso que hemos tratado, donde queremos determinar la
influencia de un programa de entrenamiento en la productividad de los
trabajadores, sin duda que será de gran utilidad la información que
puedan brindarnos los encargados de implantar y evaluar dicho programa,
los supervisores y los responsables del registro de la producción y otros
miembros del personal de la empresa que necesariamente serán fuentes
de información sin ser elegidos por un sorteo.
d. De voluntarios: Suele hacerse en los estudios en los que hay que
contar con el permiso o consentimiento de los participantes o cuando
éstos corren algún riesgo, como en el caso de las pruebas con medicinas
o nuevas substancias químicas.
Tamaño de la muestra.
El número de los elementos que integrarán la muestra dependerá,
según Ary y otros (1989), "de la precisión conque el investigador desea
129
estimar el parámetro de la población en un nivel particular de
confianza", para lo cual, afirman, no hay reglas sencillas, por lo que
recomiendan seleccionar una muestra tan grande como sea posible.
También es necesario tomar en consideración el diseño de investigación
que se utilizará, de tal modo que cuanto mayor control de las variables
tenga el diseño seleccionado, menor podrá ser el tamaño de la muestra.
Así, algunos autores recomiendan que los estudios descriptivos (que
tienen el menor control de las variables) se realicen con muestras
que constituyan cuando menos un diez por ciento de la población, en
tanto que los experimentos, por ser los diseños con mayor control de las
variables pueden realizarse con muestras de pocos elementos, aunque
se recomienda usar grupos de por lo menos treinta individuos, con el fin
de poder usar la estadística para muestras extensas. Por lo tanto,
podemos decir, que el tamaño de la muestra persigue compensar las
deficiencias de validez que puedan tener los diseños de investigación.
Ahora bien, en búsqueda de una seguridad estadística que aporte
representatividad real de la muestra con respecto al universo del cual
forma parte, se han establecido procedimientos que conjugan los
siguientes factores: amplitud del universo (infinito o no), nivel de
confianza adoptado, el error de estimación y la desviación típica,
buscando, como ya dijimos, compensar las deficiencias de validez.
Sierra Bravo (1988) establece dos (2) fórmulas y varios tipos de tablas
prontuarios como caminos que se pueden seguir para establecer un
tamaño adecuado de la muestra, según se trate de universos finitos o
infinitos o de un nivel de seguridad de dos (2) o tres (3) sigmas.
Así tenemos la siguiente fórmula para universos infinitos:
δ x p x q
N = ------------

La otra fórmula, para universos finitos, es la siguiente:
4 x p x q x N
n = ------------------------------
E² (N-1)+ 4 x p x q
En donde "N" es el tamaño de la población, "n" es el tamaño de la
muestra, ” δ ", "p" y "q" son las varianzas y "E", el error.
Las tablas prontuarios son pueden encontrarse en los textos
especializados sobre la materia.
Compartimos lo expresado por Sierra Bravo al respecto del
establecimiento de los complicados sistemas existentes para la
130
determinación de muestras, él nos dice "en las ciencias sociales no se
trata de ser técnicos en muestras, lo que constituye una especialidad
en la estadística; en los manuales de técnicas de investigación social
sólo se suelen exponer las fórmulas fundamentales". Además, decimos
nosotros, existe una extensa bibliografía estadística en la cual se
abordan con profundidad estos temas específicos y contamos, hoy en
día, con avanzados sistemas informáticos que ahorran tiempo y esfuerzo
en los difíciles procedimientos estadísticos, que por el propio avance
de la ciencia, ya parecen haber quedado en el pasado.
3.3.- Determinación del Tipo de Investigación.
En esta parte se debe definir el tipo de estudio que se va a hacer. La más
completa de las clasificaciones de las investigaciones realizadas con el
método hipotético-deductivo es la que hace Sierra Bravo (1992), que
presentamos a continuación, aclarando que excluimos de ella la división
en cualitativas y cuantitativas, porque ésta es una clasificación de las
investigaciones cuantitativas, las cuales, de acuerdo al mencionado
autor son distintas según se atienda a los siguientes aspectos:
a) Su finalidad o propósito: básica y aplicada. La primera tiene como
finalidad el mejor conocimiento y comprensión de los fenómenos. La
aplicada se dirige fundamentalmente a la resolución de problemas.
b) Su alcance temporal: la investigación puede referirse a un tiempo
específico o puede extender su análisis a una sucesión de momentos
temporales. En el primer caso recibe el nombre de seccional o
transversal. Se hace, por así decirlo, un corte perpendicular de una
situación en un momento dado para estudiarla. En el segundo caso
se llama investigación longitudinal. Aquí el corte es transversal y se
estudia la evolución del fenómeno a lo largo del tiempo.
c) Su profundidad: de acuerdo con este criterio, Sierra Bravo divide
las investigaciones en exploratorias, descriptivas y explicativas. Las
primeras se orientan a conocer los factores o variables que intervienen
en el fenómeno. Las descriptivas buscan la medición precisa de las
variables y las explicativas, se dirigen a establecer el tipo de relación
existente entre las variables.
d) Su amplitud: microsociológicas, las que estudian las variables y
sus relaciones limitándose a grupos pequeños y medianos y
macrosociológicas, las que estudian los fenómenos abarcando grandes
grupos.
e) Sus fuentes: se pueden distinguir las investigaciones según se
realicen con datos primarios, secundarios o mixtos, es decir, de ambos
tipos.
131
f) El marco o lugar donde se desarrollan: investigaciones de campo,
las que se realizan observando el fenómeno en su ambiente natural e
investigaciones de laboratorio, cuando se realizan en un ambiente
artificial.
g) Su naturaleza: documentales, cuando se estudian textos y otras
fuentes documentales. Empíricas, cuando se estudian hechos sin
manipularlos. Experimentales, cuando se manipulan o provocan los
fenómenos y doctrinales, las referidas a asuntos eminentemente teóricos.
h) Los estudios a que den lugar: Estudios pilotos: investigaciones
preliminares. Monografías: descripciones sobre un tema específico.
Encuestas: para información sobre algún aspecto. Sondeos: opinión
reducida extrapolada. Replicación: repetición de investigaciones, y otros.
i) El objeto al que se refieren: por la disciplina, las investigaciones
pueden ser de Sociología, Antropología y tantas otras. Por las
instituciones, pueden tratar sobre: la familia, la empresa, la escuela, etc.
Por los sectores sociales: rural, urbana, cultural, política, etc.
3.4. Diseño de la investigación.
Consiste en el plan a seguir para dar respuestas a las preguntas
formuladas y para probar las hipótesis de la investigación.
El investigador podrá diseñar dicho plan de diversas maneras, pero
deberá tener en cuenta sus posibilidades reales, recursos y tiempo
disponibles, así como también deberá considerar cuáles serán las vías
y las fuentes que le proporcionarán la información que responda sus
preguntas en forma válida y confiable. Esto nos lleva a estudiar, antes de
los tipos de diseños, dos condiciones que ellos deberán reunir: la validez
y la confiabilidad.
Validez:
La validez es una condición necesaria de todo diseño de investigación y
significa que dicho diseño "permite detectar la relación real que
pretendemos analizar" (Arnal y otros, 1994), es decir, que sus resultados
deben contestar las preguntas formuladas y no otro asunto.
Existen diferentes tipos de validez, los cuales son resumidos por la
mayor parte de los autores como: validez interna, externa y conceptual.
a) Validez interna: Es cuando un diseño posee "garantías de que la
relación encontrada entre las variables estudiadas no se debe a la
presencia de otras variables" (Arnal y otros, ob. cit.). Por ejemplo, cuando
se intenta determinar si la utilización de un nuevo modelo en el empaque
de un producto es la causa del aumento de sus ventas, ello no podrá
establecerse con claridad si no se toma en cuenta el hecho de que en el
132
mismo período ocurrió un aumento de precio en el principal producto
competidor.
b) Validez externa: Significa que una investigación debe estar diseñada
de tal modo que sus resultados puedan generalizarse a toda la población,
a otros individuos y grupos.
c) Validez conceptual: "Las definiciones operativas de las variables
implicadas deben ser coherentes con las definiciones conceptuales de
las mismas, tal como son delimitadas por la teoría de la que proceden"
(Ibid).
Por ejemplo, si definimos la variable "incentivos laborales" como
aumentos salariales y ascensos que se dan a los trabajadores con el fin
de mejorar su rendimiento, serán ésos los indicadores que estudiaremos
en la investigación y no otros como motivación, bonos o reconocimientos.
Dada la importancia fundamental que tiene la validez en el proceso de
investigación, el investigador deberá tener presentes en el momento de
organizar el diseño de su estudio un conjunto de factores que pueden ser
causa de invalidez, tanto interna como externa; dichos factores son
llamados fuentes de invalidez.
Fuentes de invalidez interna.
Campbell y Stanley (1978) distinguen ocho tipos de factores que pueden
afectar la validez interna si no son controlados en los diseños
experimentales; ellos son:
- Historia: sucesos ocurridos entre las distintas mediciones y que
pueden producir alteraciones no debidas a la variable independiente.
- Maduración: son procesos que afectan a los participantes durante el
transcurso de una investigación como el aumento de la edad, el hambre,
el cansancio y otros.
- Aplicación de los tests: la administración de un test puede influir en los
resultados de otros posteriores.
- Instrumentación: si se producen cambios en los instrumentos de
medición o son aplicados por otros observadores o investigadores, ello
puede ocasionar alteraciones en las mediciones.
- Regresión estadística: Es una relación estadística que ocurre cuando
existen grupos con puntajes extremos, por ejemplo la cuadrilla de
obreros con el mayor rendimiento y la cuadrilla con el rendimiento mínimo,
en tal caso la tendencia de los valores de una variable (x) se relaciona
con otra (y) hacia la media de la segunda.
133
- Mortalidad experimental: ocurre cuando se pierden sujetos integrantes
de los grupos o muestras que participan en la investigación.
- Interacción entre la selección y la maduración: en algunos diseños
cuasiexperimentales esto puede confundirse "con el efecto de la variable
experimental" (Campbell y Stanley, ob. cit.).
Fuentes de invalidez externa.
En cuanto a este tipo de validez, los mencionados autores presentan
cuatro factores que la afectan.
- El efecto reactivo o de interacción de las pruebas: ocurre cuando la
aplicación del pretest afecta al grupo de tal manera que sus resultados
no sean "representativos de los efectos de la variable experimental para el
conjunto sin pretest del cual se seleccionaron los participantes" en el
experimento (Ibid).
- Los efectos de interacción de los errores de selección y la variable
experimental, por ejemplo, cuando las personas seleccionadas tienen
una o varias características que afectan los resultados de la aplicación del
tratamiento.
- Efectos reactivos de los dispositivos experimentales que no permitirán
generalizar los efectos de la variable experimental a individuos expuestos
a ella en una situación no experimental (Ibid).
- Interferencias de los tratamientos múltiples, que pueden producirse
cuando se aplican diferentes tratamientos y persisten los efectos del
primero de ellos. Para contrarrestar este efecto deben usarse diseños con
un grupo control y un grupo experimental por lo menos.
Todas estas fuentes de invalidez deben tenerse en cuenta a la hora
de decidir qué diseño utilizaremos en la investigación, de modo que
elaboremos uno que controle el mayor número posible de ellas. Esto
quedará evidenciado más adelante, cuando estudiemos los distintos
tipos de diseños.
Pero una mención aparte merece un factor primordial como lo es la
elaboración de los instrumentos de recolección de la información pues,
de ellos dependerán la validez de contenido y la de construcción, ambas
necesarias para garantizar las ya nombradas.
La validez de contenido, se refiere a que los instrumentos de
medición estén construidos de tal modo que realmente midan los
aspectos que se quiere medir.
Una manera de lograrlo es mediante la operacionalización de las
variables en el cuadro técnico-metodológico, como ya vimos; también,
134
como lo recomiendan Ary y otros (1992), en el caso de las pruebas de
conocimiento, puede construirse el mayor número posible de reactivos
para cada variable o asunto a medir y luego elegir mediante un sorteo las
preguntas que constituirán la prueba. Además aconsejan recurrir a una
evaluación externa de los instrumentos, mediante su revisión por expertos
y advierten que "la validación de contenido está basada esencialmente y
por necesidad en el discernimiento, y debe formularse un juicio
independiente en cada situación."
En cuanto a la validez de construcción, ésta se refiere a las pruebas
que tratan de medir construcciones (combinaciones de conceptos)
difíciles de precisar como: inteligencia, motivación, aptitudes, actitudes,
autoestima y otras.
Para determinar esta validez se utilizan un método lógico y uno
empírico. El primero consiste en preguntarse "si los elementos que
mide la prueba son los que integran la construcción" (Ary y otros, ob.
cit.), aunque la respuesta dependerá del sentido que se le ha dado al
constructo. Por ejemplo, puede haber diferencias en torno al concepto
de inteligencia o cualquier otro.
Con respecto al método empírico, éste consiste en medir la relación
existente entre las puntuaciones de los diferentes elementos
componentes del constructo y, si ésta no es positiva, significa que la
prueba carece de validez de construcción. También se pueden
correlacionar los puntajes relativos a un constructo con los relativos a
otro, en cuyo caso no debe haber relación.
Confiabilidad:
Es uno de los requisitos de la investigación cuantitativa y se fundamenta
en el grado de uniformidad conque los instrumentos de medición
cumplen su finalidad. La validez se ve afectada por los errores aleatorios
y la confiabilidad por los errores sistemáticos de medición (Ary y otros,
1989).
“La confiabilidad denota el grado de congruencia con que se realiza una
medición. No le interesa saber si se está midiendo lo que se desea, eso
es una cuestión de validez. Un instrumento de medición puede ser
confiable y no obstante carecer de validez. Sin embargo, no puede ser
válido si antes no es confiable” (ob. cit.).
Los errores que influyen en la confiabilidad pueden provenir del
instrumento mismo, por ejemplo, si un examen tiene muy pocas
preguntas o es demasiado sencillo el factor suerte influirá mucho en los
resultados. También los procedimientos de tabulación afectan,
aumentando la confiabilidad con los sistemas más precisos. La
administración del instrumento y las condiciones en que se aplique, junto
135
con las instrucciones además suelen afectar, así como sucesos
eventuales que a veces pueden parecer insignificantes.
La confiabilidad de una prueba puede medirse matemáticamente
correlacionando los puntajes obtenidos en diferentes aplicaciones de
dicha prueba, o con los de una prueba equivalente o también dividiendo
la prueba en dos mitades y correlacionando los puntajes de ambas
partes.
.
Tipos de Diseños.
En la investigación cuantitativa suele hablarse de dos grandes tipos de
diseños: los experimentales y los no experimentales, siendo
subdivididos los primeros por Campbell y Stanley en: pre
experimentales; cuasi experimentales y experimentales "puros", de
acuerdo al grado de validez interna y externa.
Arnal y otros (1994) también hacen esta clasificación basándose en el
control que el investigador pueda ejercer sobre las variables. Además
pueden usarse otros criterios de clasificación como: el número de
grupos, las técnicas de control, el número de variables de tratamiento y el
grado de control que se ejerce. Por otro lado, los diseños no
experimentales o ex-post-facto son divididos por Hernández y otros
(1991) en transeccionales (seccionales para Sierra Bravo) y
longitudinales. Nosotros optamos por la siguiente clasificación:
136
TIPOS DE DISEÑOS
No experimentales
o ex-post-facto
Experimentales
Transeccionales
Longitudinales
Preexperimentales
Cuasiexperimentales
Experimentales
“puros”
Descriptivo
Comparativo/causal
Correlacional
Transversal
De tendencia o Trend
De evolución de grupo
o Cohort
Panel
De un solo grupo
Estático de dos grupos
Series cronológicas
Muestras cronológicas
De dos grupos
De cuatro grupos
(Solomón)
Diseños no experimentales.
Son aquellos en los cuales el investigador no ejerce control ni
manipulación alguna sobre las variables en estudio. Según el período
de tiempo que se tome para realizar la investigación se clasifican en
transeccionales (seccionales) o longitudinales.
Diseños no experimentales transeccionales:
Son los que se limitan "a una sola observación (...) en un solo momento
del tiempo" (Sierra Bravo, 1992). Son los más sencillos y, por lo tanto,
los más usados en las investigaciones sociales. "Tienen la ventaja de que
se basan en la observación de los objetos de investigación tal como
existen en la realidad" (Ibid), lo cual también es una desventaja pues no
hay control de las variables, de manera que tienen muchas fuentes de
invalidez.
137
Los diseños no experimentales transeccionales descriptivos: Son
aquellos que intentan "describir un fenómeno dado, analizando su
estructura y explorando las asociaciones relativamente estables de las
características que lo definen" (Echeverría en Arnal y otros, 1994).
Los citados autores y varios mencionados por ellos llaman a estos
diseños "métodos descriptivos" e incluyen dentro de los estudios
realizados con estos "métodos" los de casos, las encuestas, los de
desarrollo o evolutivos y los observacionales, afirmando que algunos de
estos estudios como el de casos tienen una "orientación más
ideográfica" y por eso lo abordan al estudiar la perspectiva humanísticointerpretativa.
Por nuestra parte, creemos que la descripción implica un nivel de
profundidad dentro de las investigaciones por lo tanto existen diversos
tipos de investigaciones descriptivas tanto cuantitativas como cualitativas,
por lo que nos limitaremos a estudiar aquí los diseños
correspondientes al método hipotético-deductivo que operan
descriptivamente como la encuesta y algunos estudios de casos.
La encuesta: "consiste en formular preguntas directas a una muestra
representativa de sujetos a partir de un "cuestionario" o guión previamente
elaborado" "con el fin de describir y/o relacionar características
personales en ciertos ámbitos de información necesarios para responder
al problema de investigación" (ob. cit.). Por ejemplo, se realizan encuestas
para determinar las preferencias electorales de una población la relación
existente entre el nivel socio-económico, la edad, el sexo y cualquier otra
variable y la preferencia por un periódico, canal de televisión o algún otro
producto. Cuando la realización de la encuesta es el punto de partida o
diagnóstico de un problema para luego aplicar un diseño que implique
mayor profundidad y cierto control de variables, la encuesta será
considerada como una técnica de recolección de datos.
El estudio de casos: "describe la evolución de las variables durante un
período de tiempo determinado" (ob. cit.). Estudia a un grupo de
personas, un individuo, una institución social o comunidad
individualizada con el propósito de comprender su ciclo vital, los factores
que producen cambios y todo lo relacionado con el caso seleccionado.
Diseño no experimental transeccional comparativo/causal: se utiliza
para establecer relaciones de causalidad entre variables, "comparando
grupos de datos, pero la variable no es manipulable y sólo admite un
nivel de selección" (ob. cit.). Estos diseños, al igual que los
correlacionales se diferencian de los descriptivos en que no describen
las variables sino las relaciones entre ellas.
Diseño no experimental transeccional correlacional: es el indicado
cuando se busca establecer el grado de relación entre variables, pero
sabiendo que dicha relación no es de causalidad. "Permite explorar
138
hasta qué punto las variaciones observadas entre las variables dependen
unas de otras (Ibid).
Diseño no experimental transeccional transversal: aunque algunos
autores denominan transversales a todos los diseños seccionales o
transeccionales, Sierra Bravo distingue entre éstos a los diseños
seccionales transversales como aquéllos que se realizan cuando se
quiere estudiar la evolución de una o más variables a lo largo del tiempo
pero se hace una sola medición distinguiendo en la población distintos
grupos de edad "con el fin de inferir la evolución con el paso del tiempo
de la variable o variables observadas" (1992).
Diseños no experimentales longitudinales:
Se diferencian de los transeccionales porque no constan de una sola
observación sino que realizan varias mediciones u observaciones a lo
largo del tiempo con el fin de determinar la evolución de las variables.
Diseño no experimental longitudinal de tendencia o Trend: estudia
los cambios de las variables o de sus relaciones a través del tiempo
dentro de una población en general. Para ello se hacen distintas
mediciones a lo largo del tiempo (que puede extenderse a varios años)
de toda la población o de una muestra representativa de ella que se
tomará cada vez que vaya a hacerse la medición.
Diseño no experimental longitudinal de evolución de grupo o
Cohort: Hernández y otros (1991) denominan de este modo a los diseños
que "examinan cambios a través del tiempo en subpoblaciones o
grupos específicos". Aunque en éstos también puede seleccionarse
una muestra cada vez que se realiza una medición, la diferencia con
los diseños de tendencia es que en ellos se toma en cuenta toda la
población, mientras que en los de grupo la muestra se toma de una
subpoblación o grupo.
Diseño no experimental longitudinal de panel: se diferencia de los dos
anteriores porque en ellos las muestras pueden cambiar, en tanto que en
éste diseño la muestra será siempre la misma, de modo que "tienen la
ventaja de que además de conocer los cambios grupales de conocen los
cambios individuales" (Ibid), pero presentan la desventaja de la dificultad
de mantener la misma muestra durante largo tiempo.
Diseños experimentales.
Son aquellos en los cuales el investigador introduce una o varias
variables independientes para observar los efectos que ocasiona(n) en
la(s) variable(s) dependientes pudiendo manipular las primeras y ejercer
cierto grado de control sobre las variables extrañas. Los diseños que
permiten el máximo control son los propiamente experimentales,
aquellos que facilitan un control medio son los cuasiexperimentales y los
139
que permiten un control muy escaso son llamados preexperimentales.
Comenzaremos por explicar estos últimos.
Diseños preexperimentales:
Son los que permiten un control muy escaso o nulo de las variables
extrañas, por lo cual tienen muchas fuentes de invalidez interna, como
el diseño de un grupo con preprueba y posprueba y el diseño estático de
dos grupos.
Diseño preexperimental de un grupo con preprueba y posprueba:
"casi siempre consta de tres etapas: 1ª administrar una prueba
preliminar para medir la variable dependiente, 2ª aplicar el tratamiento
experimental "X" a los sujetos, 3ª administrar una posprueba que mida
otra vez la variable dependiente. A continuación, para medir las
diferencias atribuidas a la aplicación del tratamiento experimental se
comparan las puntuaciones de las dos pruebas" (Ary y otros, 1989).
Su limitación más grave consiste en que, como no se utiliza
ningún grupo de control, el experimentador no puede suponer
que el tratamiento ocasione el cambio que se observa entre la
preprueba y la posprueba. Cabe siempre la posibilidad de que
algunas variables extrañas sean causantes de la alteración, en
su totalidad o en parte. En consecuencia, este diseño carece
de validez interna (ob. cit.).
Diseño preexperimental estático, de dos grupos: "consta de dos
grupos, y sólo uno es sometido al tratamiento experimental o variable
independiente. Se supone que ambos grupos son equivalentes en todos
los aspectos de interés y que únicamente difieren en su exposición a X."
Para determinar el efecto del tratamiento X se comparan las medidas de
la variable dependiente en los dos grupos (ob. cit.).
Este diseño presenta una deficiencia básica, ya que al no emplear ni la
aleatorización ni el apareamiento para asignar los sujetos al grupo
experimental y al control, es imposible tener la certeza de que los
grupos sean equivalentes con anterioridad al tratamiento experimental,
pudiendo diferir en algunas características que sean las que ocasionen
las diferencias en los resultados y no la variable independiente. "No hay
seguridad de que los grupos sean iguales con respecto a todos los
factores capaces de influir en la variable dependiente. Por eso a este
diseño se le considera carente del control necesario y debe clasificarse
como preexperimental" (Ibid).
Diseños Cuasiexperimentales:
Son aquellos en los que las muestras se seleccionan aleatoriamente y
permiten la manipulación de la variable independiente y cierto grado
de control de las variables extrañas, pero se diferencian de los
140
experimentos propiamente dichos porque "los sujetos no son asignados
al azar a los grupos, ni emparejados; sino que dichos grupos ya estaban
formados antes del experimento, son grupos intactos" (Ibid), por lo cual no
hay certeza de que los cambios producidos en la variable dependiente se
deban a la variable independiente.
Diseño cuasiexperimental de series cronológicas: También es llamado
de series temporales. Consiste en aplicar a un grupo un tratamiento o
variable independiente y someterlo a varias observaciones para,
posteriormente, comparando las mediciones antes y después de la
aplicación del tratamiento, determinar la influencia de éste, es decir, de
la variable independiente, sobre la variable dependiente. Este diseño
suele hacerse con un sólo grupo, es por eso que se considera cuasiexperimental,
pero alcanza mayor rigurosidad cuando se realiza con
un grupo de control. En los casos en que la aparición del estímulo o
variable independiente sea espontánea y no controlada por el
investigador, quien se limita a ir registrando los cambios ocurridos antes
y después de su aparición este diseño se considerará ex-post-facto.
Diseño cuasiexperimental de muestras cronológicas: es presentado
por Sierra Bravo (1992) como una derivación del anterior en la cual se
realizan repetidas observaciones, tanto antes como después de la
aplicación reiterada de la variable independiente o experimental.
Diseños experimentales "puros" o verdaderos.
Son los que reúnen los requisitos necesarios para lograr el control de
las variables y la validez interna, como lo son: grupos de comparación
para medir los resultados de las variables independientes y equivalencia
de los grupos (Wiersma en Hernández y otros, 1991). Pueden realizarse
en el laboratorio o en el campo. En el laboratorio se controlan todas las
variables externas o intervinientes y se manipula la variable independiente
o experimental, de tal modo que, al concluir el experimento, pueda
asegurarse que los efectos observados en la variable dependiente
obedecen únicamente a la variable independiente. En el campo o
situación real "una o más variables independientes son manipuladas por
el experimentador en condiciones tan cuidadosamente controladas
como lo permite la situación" (Kerlinger en Hernández y otros, 1991).
Estos experimentos pueden hacerse aplicando pre-test y post-test o
sólo el post-test. Aquí nos referiremos a los hechos de estas dos formas
con dos grupos y con cuatro grupos.
Diseño experimental de dos grupos: en él uno de los grupos recibe el
tratamiento, es decir, es expuesto a la variable independiente o
experimental y el otro se utiliza como referencia o grupo de control. Los
sujetos son asignados a los grupos aleatoriamente con el fin de asegurar
su equivalencia, de modo que la única diferencia entre ambos sea la
variable independiente; para tener una mayor seguridad al respecto es
que suele realizarse el pre-test o pre-prueba antes de comenzar a
141
aplicar dicha variable o tratamiento; posteriormente se realizará el
post-test o post-prueba a ambos grupos y se procederá a comparar sus
resultados entre sí y con los del pre-test, considerándose que
las diferencias entre ambos grupos obedecen a los efectos de la variable
independiente. Este diseño también puede hacerse sólo con post-test,
en cuyo caso disminuye su validez.
Diseño experimental de cuatro grupos de Solomón: fue descrito en
1949 por R. L. Solomón y constituye la combinación de los dos
anteriores (ob. cit.), de modo que reúne cuatro grupos a los cuales los
sujetos son asignados aleatoriamente; dos de dichos grupos serán de
control y los otros dos serán experimentales, en tanto que el pre-test se
aplicará a uno de los grupos de control y a uno de los grupos
experimentales, a los otros dos no se les aplicará el pre-test y a los
cuatro se les aplicará el post-test. De este modo podrán controlarse los
efectos tanto de las variables extrañas como de la aplicación del pretest
lográndose el máximo grado tanto de validez interna como externa.
Esta seguridad respecto a los resultados es la que ha convertido al
diseño experimental en el "método científico" por excelencia, casi en
sinónimo de ciencia. Por ello, las dificultades éticas y prácticas que
supone el someter a los seres humanos a situaciones en las que se
manipulen variables que los afecten ha ocasionado, en parte, el hecho
de que las Ciencias Sociales hayan sido vistas por tantos años como
disciplinas o pseudociencias
Sin embargo, este diseño puede aplicarse en dichas ciencias, no sólo
en condiciones de laboratorio sino en situaciones naturales, por ejemplo,
con grupos de estudiantes y obreros, en su propio ambiente.
3.5.- Selección y diseño de los instrumentos para la recolección de
la información.
Aquí se debe describir con precisión de qué manera se va a recoger la
información de las unidades de observación; evidentemente las técnicas
e instrumentos utilizados dependerán del tipo de investigación que se
está realizando, por lo tanto, debemos seleccionar las técnicas adecuadas
para el correcto desarrollo de nuestra investigación.
Los instrumentos o técnicas más comunes para la recolección de la
información son el cuestionario y la entrevista, pero también se
usan otros como los tests, las escalas de estimación y las listas de
cotejo.
La entrevista es la relación directa establecida entre el investigador y su
objeto de estudio a través de individuos o grupos con el fin de obtener
testimonios orales. Puede ser individual o colectiva.
142
El cuestionario constituye una forma concreta de la técnica de
observación, logra que el investigador fije su atención en ciertos
aspectos y se sujete a determinadas condiciones. Permite además
aislar ciertos problemas que nos interesen y focalizar los aspectos del
fenómeno que se consideren esenciales.
La estructura y forma de la entrevista y el cuestionario deben
ser muy bien llevadas. No se incluirán preguntas o datos cuya utilidad
no esté precisada con exactitud. Es allí donde radica la importancia del
cuadro técnico-metódico.
Es necesario cuidar en ambos instrumentos el orden en el que
aparezcan las preguntas. Este orden y redacción deben estar
íntimamente ligados a los objetivos que se persiguen en la investigación.
La redacción de las preguntas debe ser suficientemente sencilla para
que sean comprendidas con facilidad. Deben estar formuladas en forma
clara y precisa a fin de que se refieran directa e inequívocamente al
punto de información deseado.
Las preguntas pueden ser cerradas, es decir cuando, por ejemplo, se
contestan con un sí o un no. Abiertas, cuando se contestan a criterio y
juicio del entrevistado. En abanico cuando se presenta una serie de
posibilidades para responder, entre las cuales el entrevistado escogerá la
que crea conveniente.
Los tests son conjuntos de preguntas o de reactivos que tratan sobre un
asunto en particular, como los de inteligencia, asertividad, creatividad y
tantos otros; en general ya están elaborados y validados.
Las listas de cotejo y las escalas de estimación son listas que se
llevan cuando se van a hacer las observaciones, para que nos sirvan de
guía y detenernos sólo en lo que atañe a la investigación. En las
primeras sólo se registra si lo observado presenta o no la característica
que nos interesa, en las segundas hay una escala en la que debemos
indicar en qué grado se manifiesta la característica observada, como se
habrá podido ver en el modelo que presentamos en el método de
observación.
Sobre la utilización de las entrevistas se encontrará más información al
tratar el método de historias de vida.
3.6.- Diseño y aplicación de la prueba piloto.
Antes de realizar la investigación es conveniente y necesario, para
cuidar la confiabilidad y validez de la misma, cuestionar la calidad de los
instrumentos que se han diseñado y se piensan aplicar, bien sean
cuestionarios, entrevistas (orales o escritas) u otros. Se requiere
entonces realizar una prueba de los instrumentos que nos permita
143
detectar las posibles deficiencias existentes en ellos. Esta actividad
pondrá de manifiesto las ventajas y desventajas de los mismos y nos
permitirá realizar los ajustes necesarios.
Este estudio o pre-investigación debe realizarse en una pequeña muestra
que tiene que ser lo más representativa posible de la muestra definitiva
de la población de la investigación.
Uno de los propósitos fundamentales de la prueba piloto es saber si el
(o los) instrumento(s) van a servir para recolectar la información que
necesitamos o medir lo que exactamente nosotros queremos, es decir, si
son válidos.
3.7.- Tratamiento de la información.
En esta sección deben colocarse los criterios de codificación,
tabulación y análisis de la información, tanto en el proyecto como en el
informe final. En el primer caso deberá decirse qué estadísticos se
utilizarán para analizar los datos, para lo cual es necesario conocer con
claridad de qué tipo son las variables en estudio y cuál es la relación que
se busca entre ellas, de tal modo que si, por ejemplo, se está tratando
de establecer una relación recíproca entre dos variables cuantitativas
continuas deberá aplicarse a los datos la Correlación de Pearson, pero si
las variables son cuantitativas discretas se deberá usar Chi cuadrado, o
si quiere establecer relaciones entre muchas variables, será necesario
hacer un análisis de Correlación Múltiple.
3.8.- Diseño del Plan Administrativo.
Sabemos que la realización de la investigación implica un costo que
amerita la previsión de un fondo presupuestario con el cual sufragar los
gastos que tengamos que realizar. Por lo tanto, deben especificarse los
recursos requeridos para la realización de la investigación.
En esta sección deben incluirse los gastos que pensamos se realizarán
(si se trata del proyecto y los que se hicieron, si se trata del informe
final) por concepto de honorarios a investigadores, encuestadores,
tabuladores, dibujantes, secretarias para levantamiento de texto, etc.
Igualmente deben incluirse los gastos de transporte, papelería, impresión
de formularios y procesamiento de información.
Por supuesto que el concepto y sus componentes pueden variar según
el diseño presentado. Tanto en el proyecto como en el informe definitivo
puede colocarse esta información junto con el cronograma en el capítulo
de la metodología o en un capítulo aparte con el mismo nombre de Plan
administrativo, en caso de que las autoridades lo requieran.
3.9.- Elaboración del Cronograma.
144
En esta parte se deben señalar las diferentes etapas del proyecto y el
tiempo utilizado para cada una de ellas. Dichas fases pueden ser cada
una de las partes que hemos definido anteriormente hasta la
presentación del mismo. Debe incluirse el tiempo estipulado para la
recolección, análisis de los datos y presentación del informe final o, en
el caso de que se trate de este último, debe especificarse el tiempo
empleado en dichas actividades. A criterio del investigador pueden
agregarse sub-fases o etapas o eliminarse éstas según lo considere
pertinente.
El Cronograma puede ilustrarse mediante el empleo del gráfico o
diagrama de Gantt.
4. Presentación y análisis de los datos.
Después de que el investigador concluye la etapa de recopilación tiene
que enfrentarse a una masa informe de respuestas y cifras que,
tratándose de estudios complejos, producen la sensación de
impotencia, desorientación y confusión.
Para analizar y comprender los datos recogidos, los primeros pasos
necesarios son la clasificación y tabulación de los mismos. Analizar
significa desatar, descomponer, separar; tomar un todo y dividirlo en sus
elementos constitutivos.
La información debe ser tabulada, ordenada y sometida a tratamiento
por técnicas matemáticas o estadísticas y luego los resultados de estos
análisis pueden presentarse mediante: cuadros, tablas, diagramas,
gráficas, pictogramas, etc.
Este proceso consiste entonces en el recuento, clasificación y
ordenación de los datos en tablas o cuadros. Dichos procedimientos
dependen de la clase de estudio o investigación que adelantemos y del
tipo de datos que recojamos.
Es necesario presentar ordenadamente los cuadros y gráficos e irlos
explicando y comentando de manera que queden claros los resultados
obtenidos en la investigación y las relaciones encontradas entre las
variables, así como la comprobación o rechazo de las hipótesis.
5. Conclusiones y recomendaciones.
Constituyen el último capítulo del informe de investigación, en él
tienen que señalarse los resultados del estudio con sus respectivas
conclusiones, así como, de ser posible, el investigador deberá dar
recomendaciones y sugerencias para resolver el problema planteado,
aplicar correctivos, formular nuevos proyectos, implantar otros o realizar
futuras investigaciones.
145
2.- Método Histórico-dialéctico
2.1.- Perspectiva Histórica:
El Materialismo (del latín “materialis”: sustancia) es una concepción
filosófica muy antigua, que aparece en las sociedades esclavistas de
China, la India y Grecia antiguas, reconociendo "la materialidad del
mundo" y "su existencia independiente de la conciencia del hombre"
(Rosental, 1980).
En la Edad Media se presenta como teorías de la "coeternidad de la
naturaleza y Dios" (Ibid) y en el Renacimiento, su consideración de la
naturaleza en su totalidad lo asemejan al antiguo.
Más tarde, en los siglos XVI y XVII, en el escenario del capitalismo que
nacía en Europa, aparecen los materialistas (Bacon, Galileo, Hobbes,
Gassendi, Spinoza, Locke) combatiendo a la escolástica, tomando a "la
experiencia como maestro y a la naturaleza como objeto de la filosofía"
(Ibid) y vinculándose a la mecánica y a la matemática, por lo que es
mecanicista y de tendencia analítica. El materialismo "antropológico" de
Feuerbach es el punto culminante en el desarrollo del materialismo
pre-marxista en occidente (Ibid), hasta que, a mediados del siglo XIX,
Carlos Marx y Federico Engels crean el materialismo dialéctico, nutrido
por la corriente materialista de la que venimos hablando y por la
concepción dialéctica del mundo, esta última basada en la filosofía
idealista de Hegel, que concibe a la "naturaleza, la historia y el espíritu
como un proceso, es decir en constante movimiento, cambio,
transformación y desarrollo, intentando además poner de relieve la
conexión interna de este movimiento y desarrollo" (Engels, Anti-Dühring
en Rosental, ob. cit.).
Por tratarse de una creación fundamentalmente de Marx, es también
llamado MARXISMO, el cual está constituido por la concepción filosófica
que hemos tratado, el materialismo dialéctico y por el materialismo
histórico, que estudia "las leyes generales del desarrollo de la historia y
las formas en que se realiza la actividad humana" (ob. cit.) y que, por
fundar la comprensión de este desarrollo en el motor constituido por la
dialéctica se concreta en el método histórico-dialéctico. El cual no termina
con la obra realizada por Marx, Engels o Lenin, sino que, como considera
que las leyes sociales son relativas, están continuamente cambiando al
hacerlo las fuerzas productivas y las relaciones de producción, así
también el método está en constante transformación.
2.2.- Concepto y características:
Busca descubrir y explicar el funcionamiento de la sociedad. Parte de
la idea de que son las actividades productivas de los hombres, el trabajo
que realizan para obtener los bienes que satisfagan sus necesidades y
la forma como se relacionan para lograrlo (infraestructura), lo que
146
determina las otras actividades humanas y sus creaciones ideológicas,
políticas, jurídicas, educativas, religiosas, etc. (superestructura).
Como ya se ha dicho, "no es la conciencia de los hombres la que
determina su existencia, sino que, por el contrario, su existencia social
determina su conciencia" (Marx, 1859/1979). Es el modo de producción
lo que provoca el surgimiento de las demás creaciones humanas y es el
motor del cambio social. Es así como cada modo de producción,
constituido por unas fuerzas productivas que se articulan mediante
determinadas relaciones de producción, todo lo cual es el conjunto de
los factores de producción y constituye la infraestructura, genera
determinadas clases sociales, forma de gobierno, leyes, religión,
educación, ideología y cualquier otra creación humana, que conformarán
la superestructura correspondiente a dicho modo de producción, y ambas
integran la formación económico-social.
Es así como el movimiento social obedece a leyes que no dependen ni
de la voluntad ni de la conciencia de los hombres, sino que, por el
contrario las determinan; de tal modo que es la actividad productiva de
los hombres la que generará sus demás realizaciones y es el estudio de
aquélla lo que nos permitirá comprender éstas.
Características:
a.- Es analítico-sintético: no acepta la separación entre análisis y
síntesis. Al mismo tiempo que busca analizar los elementos componentes
de la realidad estudiada, tiene como una característica esencial descubrir
relaciones entre los hechos y entre éstos y las ideas, buscando la
síntesis de los conocimientos.
Todos los fenómenos y manifestaciones de una sociedad están
íntimamente vinculados, de tal modo que ninguno puede explicarse sino
en relación con la totalidad a la que pertenece, es decir, en el marco de la
formación económico-social de la cual forma parte.
b.- Es dialéctico: se basa en el principio de que no existe nada definitivo
ni absoluto, sólo el devenir, sólo procesos y, además, esos procesos
dialécticos no obedecen sólo a las relaciones externas (entre unos y
otros elementos o fenómenos) sino a las características internas, ya
que cada ser reúne aspectos contrarios dentro de sí que lo hacen
dialéctico en esencia (ver Glosario).
c.- Concreto-abstracto-concreto: va al estudio de los aspectos
concretos de la realidad, luego descubre en ellos lo abstracto, formulando
los conceptos y categorías que explican el fenómeno, para volver a lo
concreto, pero un concreto distinto, pensado, superior, que volverá a
ser conocido (mediante la práctica) y nuevamente superado.
147
d.- Trasciende la escisión teoría-praxis: no es posible separar la teoría
de la práctica, ambas son integrantes del método siendo la última la que
nos permite probar la veracidad de la primera. Porque no persigue
conocer la realidad sólo para explicarla sino con el propósito de
transformarla, y es en este trabajo de transformación, en esta práctica,
donde se prueba y demuestra la verdad.
La práctica como actividad de transformación de la realidad es la fuente
del conocimiento al permitir el ascenso de lo sensible a lo conceptual.
e.- No cree en la neutralidad valorativa: si "el ser social es
lo que determina la conciencia", eso mismo le sucederá al
investigador, quien difícilmente podrá despojarse de sus prejuicios y
prenociones porque, necesariamente tendrá una formación acorde a su
clase social, de tal manera que, cuando un investigador tiene más claro
que su labor está al servicio de una clase es más sistemático porque no
se pierde en complejos de neutralidad teórica.
f.- Va de lo simple a lo complejo: comienza por el estudio de los
elementos más simples del fenómeno para ir desentrañando luego sus
interrelaciones y sus aspectos más complejos. No se detiene "en las
apariencias sensibles sino" que busca "las esencias subyacentes" (Marx,
en Sierra B., 1984).
g.- Las leyes no son universales sino socio-históricas: no existen
leyes generales, cada período histórico tiene sus leyes propias, de tal
modo que, cuando se supera un período de desarrollo y se entra en
otro, comienzan a regir otras leyes. En cada modo de producción rigen
diferentes leyes.
h.- Enfoque totalizador del objeto de estudio: no se limita al
conocimiento de los factores económicos o de los políticos o sociales
sino que estudia la relación entre todos ellos; cómo se llevan a cabo las
actividades de producción para determinar cuáles son las fuerzas
productivas y a qué tipo de relaciones de producción dan origen, para
así lograr describir el modo de producción que es la base de una sociedad
y cuáles son todas las manifestaciones jurídicas, sociales, políticas,
culturales, ideológicas... a que da origen, logrando entonces la
comprensión de toda la formación económico-social.
2.3.- Proceso de investigación:
El método del materialismo histórico-dialéctico estudia la sociedad en su
constante cambio y analiza los hechos sociales buscando siempre su
origen. Se basa en el principio (dialéctico) de que los cambios se
producen por las contradicciones internas que existen en los fenómenos
sociales. Del mismo modo "todo esfuerzo por avanzar en el conocimiento
se realiza mediante la confrontación de tesis opuestas" (Sánchez, 1984).
148
El instrumento esencial para alcanzar el conocimiento verdadero es la
práctica, pues es ella el único parámetro de la verdad y es tan
importante que sin ella no es posible la investigación. No hay
contradicción entre teoría y práctica sino que ambas constituyen una
síntesis.
Es un método dialéctico que, como nos indica Basilio Sánchez (ob. cit.),
consta de dos fases, una histórica y una lógica. Otros autores se refieren
a ellas como fase de investigación y fase de exposición.
En la fase histórica se realiza la investigación y organización de los
datos empíricos en orden histórico, y en la fase lógica se realiza
la exposición de la investigación, partiendo de una serie de categorías
que, en el caso de "El Capital" se refieren al capitalismo y que, por lo
tanto, tienen una validez histórica y no servirán para explicar otros modos
de producción ni otras realidades sociales (Ibid); es decir, que este
método es básicamente histórico y como tal, entiende que no hay
verdades ni leyes universales ni inmutables, sino que ellas son históricas
y cambian junto con los tiempos, es decir, con los modos de producción;
en lo cual difiere del Positivismo, que pretende formular leyes universales
e inmutables.
El propio Marx aclara estas dos fases de su método en Las Palabras
Finales a la Segunda Edición Alemana del I Tomo de El Capital
(1873/1955):
Ciertamente, el procedimiento de exposición debe
diferenciarse, por la forma, del de investigación. La
investigación debe captar con todo detalle el material, analizar
sus diversas formas de desarrollo y descubrir la ligazón interna
de éstas. Sólo una vez cumplida esta tarea, se puede exponer
adecuadamente el movimiento real.
Y en "El Método de la Economía Política" (1971) describe así su
modo de proceder:
Puede parecer un buen método comenzar por la base sólida
de lo que es real y concreto; en una palabra, enfocar la
economía a través de la población, la cual constituye la raíz y
el motivo de todo el proceso de la producción. Sin embargo,
bien mirado ese método es erróneo. La población resulta una
abstracción si, por ejemplo, paso por alto las clases sociales
de que se compone. A su vez estas clases sociales no tienen
sentido si ignoro los elementos sobre los cuales descansan,
por ejemplo: el trabajo asalariado, el capital. Estos últimos
suponen el cambio, la división del trabajo, los precios, etc. Si,
en consecuencia, comenzara sencillamente por la población
tendría una visión caótica de conjunto. Pero si procediera
149
mediante un análisis cada vez más penetrante, llegaría a
nociones cada vez más simples: partiendo de lo concreto que
yo percibiera, pasaría a abstracciones cada vez más sutiles
para desembocar en las categorías más simples. En este
punto, sería necesario volver sobre nuestros pasos para arribar
de nuevo a la población. Pero esta vez no tendríamos una idea
caótica del todo, sino un rico conjunto de determinaciones y de
relaciones complejas.
De este texto se desprende:
1° Que la realidad sólo puede comprenderse como unidad de lo múltiple,
es decir, en el conjunto de todas sus dimensiones, por eso la aplicación
misma del método está en contra de la división del trabajo, en este
caso, del trabajo intelectual, pues no pueden estudiarse sólo los
aspectos económicos de la sociedad, o sólo los jurídicos o los
antropológicos, de manera que la ciencia social es una sola, no escindida
en disciplinas.
2 Que el proceso de investigación debe partir de los aspectos concretos
de la realidad, de la identificación de las nociones más simples, hasta
llegar a las abstracciones, a los conceptos y a la explicitación de las
categorías, con las cuales volveremos sobre lo concreto estableciendo
las relaciones entre todos sus componentes, pues ellas "reflejan las
propiedades, facetas y relaciones más generales y esenciales de los
fenómenos de la realidad y de la cognición" (Rosental, 1980).
El sistema de categorías que Marx construye se basa en la unidad entre
lo histórico y lo lógico y no es un sistema cerrado, sino que la cantidad y
el significado de sus categorías va cambiando junto con la realidad
objetiva. Algunas de las categorías que Marx encuentra y utiliza son:
totalidad, contradicción, modo de producción, mercancía, plusvalía,
fuerzas productivas, fuerza de trabajo, relaciones de producción y
formación económico-social, cuyas definiciones presentamos a
continuación para facilitar la comprensión del método.
Totalidad: el objeto de estudio es un "todo enlazado a cada una de sus
múltiples manifestaciones, como un `sistema orgánico' de
acontecimientos que se condicionan recíprocamente" (Damiani, 1994).
La sociedad "no mantiene ninguna existencia propia por encima de los
componentes que aúna y que la articulan" (ob. cit.).
Contradicción: "Es la fuente interna de todo movimiento, la raíz de la
vitalidad, el principio del desarrollo. Es precisamente el reconocimiento
de la contradicción en las cosas y en los fenómenos del mundo
objetivo lo que distingue la dialéctica de la metafísica" (Rosental, 1980).
150
Fuerzas productivas: Son "el conjunto de elementos materiales y
personales (...) necesarios para producir, a partir de objetos de la
naturaleza, cosas capaces de satisfacer necesidades humanas" (ob. cit.).
Fuerza de trabajo: Es la capacidad del hombre para trabajar, que le
permite producir los bienes materiales que requiere. Es el elemento activo
de la producción y, junto con los instrumentos de producción, integra las
fuerzas productivas.
Relaciones de producción: Constituyen el sistema de posiciones de los
agentes de producción con respecto a los principales medios de
producción. "Tales posiciones son los lugares desde donde se
desempeñan las funciones relacionadas con el proceso de
apropiación de la naturaleza, el proceso productivo y la
distribución sus resultados" (Damiani, 1994). Por ejemplo, relaciones de
propiedad, de servidumbre, de esclavitud, etc.
Modo de producción: "Concepto que caracteriza el tipo concreto de
producción de los medios necesarios para la vida del hombre, en formas
históricamente determinadas de relaciones sociales" (Rosental, 1980).
Formación económico-social: es el conjunto de fenómenos y
relaciones que se desarrollan sobre la base de un modo de
producción, es decir, el conjunto formado por la infraestructura y la
superestructura (ver Glosario).
Plusvalía: Es la diferencia entre el valor de un bien o mercantilista
constituido por su costo de producción y el precio (valor de cambio) al
cual se vende dicho artículo, el cual va a constituir la ganancia del
capitalista y, según Marx, no es otra por aquél.
Con estas categorías como herramientas conceptuales y siguiendo el
proceso expuesto, el método marxista persigue entre otros objetivos:
1. Precisar conceptualmente las leyes del desarrollo histórico.
2. Hacer un análisis científico del desarrollo histórico con base en
tales leyes.
3. Explicar, mediante la aplicación de dichas leyes todas las
relaciones y fenómenos que constituyen una formación
económico-social.
4- Utilizar el conocimiento obtenido para enfrentar la realidad
estudiada y actuar sobre ella transformándola, siendo esta
práctica transformadora la única que nos llevará al conocimiento
verdadero de dicha realidad.
151
VACÍA
152
CAPITULO IV
MÉTODOS CUALITATIVOS PROPIOS DE LA POSTMODERNIDAD
153
VACÍA
154
INTRODUCCIÓN
Ya hemos establecido las características de la Modernidad y de la
Postmodernidad y también de las modalidades cuantitativa y cualitativa
de investigación, pero queremos hacer aquí algunos comentarios acerca
de los métodos propios de esta última modalidad antes de pasar a la
explicación detallada de cada uno de ellos.
Debemos recordar que el aplanamiento de las organizaciones tiende a
colocar en un mismo nivel a los distintos sujetos y a centrar sus relaciones
en la comunicación, ello se refleja en un nuevo tipo de relación entre el
sujeto y el objeto en el campo científico, donde este último no será pasivo,
sino, en el caso de las Ciencias Sociales será también un observador
participante, en cuya comunicación con el investigador estarán centradas
las actividades de investigación, es por eso que, al decir de Víctor
Córdova (1990) se reivindica la propia experiencia humana, la propia
subjetividad como fuente de conocimiento, aplicando estrategias de
observación más holísticas, "observando me observo", "tratando de
comprender me comprendo".
Por esta razón el discurso cualitativo se vuelve performativo,
dominante, exitoso y estos métodos, que no son nuevos, toman un lugar
preponderante en la investigación social, aún cuando desde los
paradigmas tradicionales se les critica discutiendo si su producto es
científico, dicha crítica se supera al colocarnos dentro de una nueva
episteme y redefinir lo que es ciencia, y desde el propio paradigma se
afirma que es necesario afinar el análisis del material recogido y que el
investigador disponga de una mayor formación personal e intelectual.
Es por ello que, para reafirmar la importancia de estos métodos queremos
recordar algunas de sus características, ya tratadas cuando hablamos
de la Modalidad Cualitativa, pero abordadas aquí basándonos en el
enfoque de Taylor y Bogdan (1984/1992) en una forma más práctica
pues se refiere directamente a la aplicación de los métodos. Así tenemos
que los investigadores cualitativos:
1.- Son inductivos: comienzan sus estudios con interrogantes
vagamente formuladas, partiendo de lo observado y siguiendo un diseño
flexible.
2.- Tienen una perspectiva holística: el escenario y las personas "no
son reducidos a variables sino considerados como un todo" y tomando en
cuenta su contexto pasado y presente.
3.- Son sensibles a los efectos que causan sobre las personas que
están estudiando y tratan de controlar dichos efectos y reducirlos al
mínimo.
155
4.- "Tratan de comprender a las personas dentro del marco de
referencia de las mismas" (Ibid) y de experimentar la realidad como los
otros la experimentan.
5.- Apartan sus propias creencias y predisposiciones, tratan de ver
las cosas como si estuvieran ocurriendo por primera vez.
6.- Consideran valiosas todas las perspectivas. No buscan "la
verdad" o "la moralidad" sino una comprensión detallada de las
perspectivas de otras personas a menudo minorías o personas pobres
habitualmente ignoradas por la sociedad.
7.- Son humanistas, porque se interesan por la vida interior de la
persona sin reducir los hechos a fórmulas estadísticas.
8.- Dan énfasis a la validez de su investigación, más que a la
confiabilidad, obtienen "un conocimiento directo de la vida social, no
filtrado por conceptos, definiciones operacionales y escalas
clasificatorias", siguen rigurosos procedimientos aunque no
estandarizados.
9.- Consideran dignos de estudio a todos los escenarios y
personas. "Ningún aspecto de la vida social es demasiado frívolo o trivial
como para ser estudiado".
10.- Son flexibles en cuanto al modo de conducir sus estudios,
sirviéndose de los métodos pero no dejándose esclavizar por ellos.
De los diferentes métodos cualitativos existentes, sólo abordaremos aquí
cinco: el hermenéutico, el fenomenológico, el etnográfico, el de historias
de vida y la investigación-acción participante.
Los dos primeros por su carácter básico para comprender lo que significa
la modalidad cualitativa y los últimos porque, además de haberse
demostrado la calidad de los resultados con ellos obtenidos, son factibles
y útiles en las Ciencias Sociales y en particular en las Ciencias
Económicas, Administrativas y Contables.
Creemos, al igual que Taylor y Bogdan (1992) que, “aunque a la cultura
de la universidad le resulta difícil admitirlo, numerosos estudiantes llegan
a las ciencias sociales con el deseo de entender su mundo y mejorarlo.
A estos "bienhechores",..., el mundo académico suele intimidarlos. Esto
debe cambiar para que las ciencias sociales jueguen un papel importante
en la universidad y en la sociedad”.
En ese cambio los métodos cualitativos han de ocupar un lugar muy
importante, es por ello que, aunque sólo pueden aprenderse
mediante la experiencia, trataremos aquí de explicar cada uno de estos
métodos, para lo cual utilizaremos el mismo esquema que hemos venido
156
usando con los métodos propios de la Modernidad por parecernos un
modelo muy didáctico y completo.
1.- Método Hermenéutico
1.1.- Perspectiva histórica:
Al parecer el primer análisis propiamente hermenéutico que se hizo fue
el de La Ilíada y La Odisea, con el fin de determinar la autoría de dichos
poemas. Luego, en la Escuela de Alejandría están los primeros
hermeneutas de la literatura, del derecho y hasta de la teología,
interpretan a Aristóteles y formulan los nuevos cánones.
En la tradición judeo-cristiana la hermenéutica se hizo importante debido
al problema que planteó la existencia de diferentes versiones de un
mismo texto bíblico (Martínez, 1989). También lo ha sido en el derecho,
donde su objetivo no es tanto comprender los textos como satisfacer la
necesidad práctica de subsanar ciertas deficiencias en el sistema
jurídico. Además se han desarrollado la hermenéutica lingüística, de gran
importancia porque el lenguaje es la primera interpretación que el hombre
hace del mundo, la histórica, la sociológica y la psicoanalítica, siendo
representantes destacados de esta última Freud, Fromm y Lacan.
En el campo de la hermenéutica filosófica podemos mencionar a
Schleiermacher, Heidegger, Dilthey, Husserl y en la actualidad Gadamer,
quienes han llevado a la hermenéutica a constituirse tanto en una
teoría como en una praxis de la interpretación crítica.
1.2.- Concepto y características:
El término hermenéutica deriva del griego hermeneuein que significa
interpretar, de tal manera que, como afirma Miguel Martínez (1989), la
hermenéutica siempre se ha utilizado en la investigación científica pues
ésta conlleva necesariamente a una interpretación de los fenómenos
estudiados; pero como método propiamente el mencionado autor cita
una definición de Dilthey según la cual la hermenéutica es "el proceso
por medio del cual conocemos la vida psíquica con la ayuda de signos
sensibles que son su manifestación" y él mismo completa diciendo que
la hermenéutica tendrá como misión descubrir los significados de las
cosas, interpretar lo mejor posible las palabras, los escritos, los textos y
los gestos, así como cualquier acto u obra, pero conservando su
singularidad en el contexto del cual forma parte.
Es decir que la hermenéutica ya no es sólo la interpretación de textos
escritos sino de toda expresión humana y también implica su
comprensión. Wilhelm Dilthey y Edmund Husserl son los responsables
de esta ampliación y centran el problema de la interpretación en la
multiplicidad horizontal de los sentidos de un mismo texto o hecho y la
157
multiplicidad vertical de sus interpretaciones sucesivas en el curso de la
historia.
También Ricoeur es importante porque propone a la hermenéutica
como el método más adecuado para las ciencias humanas y
"desarrolla el “modelo del texto” para comprender la acción humana"
afirmando que ésta se puede "leer" y que, además, las acciones dejan
huellas o marcas que pueden leerse (ob. cit.).
Concluiremos diciendo con Schleiermacher que "la hermenéutica es el
arte de evitar el malentendido" (En Gutiérrez, 1984/94), según esto la
comprensión no se produce por sí misma, sino el malentendido y por lo
tanto la hermenéutica será el procedimiento del comprender.
Características:
a.- Parte de que el ser humano es por naturaleza interpretativo.
b.- Afirma que no hay método científico sino que todo hay que
interpretarlo. El discurso hermenéutico no puede formalizarse.
c.- No hay una última interpretación, siempre vendrán nuevas
interpretaciones. El círculo hermenéutico es infinito. No existe la
verdad, sino que el hermeneuta dice su verdad. Para Heidegger el
sujeto no puede separarse de su objeto ya que "los seres humanos
conocemos a través de la interacción y del compromiso" (Ibid).
d.- La hermenéutica es "deconstructiva" porque sólo "deconstruyendo"
la vida se reconstruirá de otra manera. Esta es una de las razones por las
que cobra vigencia como método en estos tiempos de cambio.
1.3.- Proceso de la Investigación:
Entendimiento, explicación y aplicación conforman los tres pasos
fundamentales en la interpretación (Ortiz-Oséz), y que se encierran en el
círculo hermenéutico sugerido por Dilthey, que es un "movimiento del
pensamiento que va del todo a las partes y de las partes al todo" (En
Martínez, 1989).
158
CÍRCULO HERMENÉUTICO
ENTENDIMIENTO
TODO EXPLICACIÓN PARTES
APLICACIÓN
Según Apel y Habermas el pensamiento humano es hermenéuticodialéctico
(ob. cit.), es decir, dirigido a buscar el significado que una
acción tiene para quien la realiza y su estructura subyacente, pues son
"ese significado y la intención que la anima las que convierten un simple
acto o hecho en acción humana" (ob. cit.).
Aunque ya dijimos que el método hermenéutico no es rígido ni acepta
imposiciones que limiten la interpretación, debemos dar algunas pautas
acerca de las estrategias metodológicas que pueden seguirse, para lo
cual señalaremos las presentadas por Miguel Martínez en la obra citada,
ello, sobre todo, debido al carácter didáctico de este trabajo.
1ª Determinación del objetivo que se persigue:
Desde el punto de vista ético y filosófico debe uno preguntarse qué va a
estudiar y por qué y plantearse objetivos que sean beneficiosos para el
desarrollo humano. Desde el campo metodológico se debe precisar el
objetivo a lograr.
2ª Elección de la muestra a estudiar:
Es muy importante y debe hacerse de acuerdo a la filosofía del
investigador porque, si entendemos como lo universal, no lo que se repite
muchas veces "sino lo que pertenece al ser en que se halla, por esencia
y necesariamente" (ob. cit.), la posibilidad de generalizar no dependerá
del tamaño de la muestra sino de la intuición y capacidad intelectual del
científico. "Brentano considera que la buena observación y descripción de
un caso o ejemplo individual puede hacer evidente la esencia o estructura
de un fenómeno sin que haya necesidad de acumular más casos
particulares" (ob. cit.). La muestra dependerá del tipo de conocimiento que
159
se desee alcanzar. Miguel Martínez (ob. cit.) lo ilustra muy bien en el
siguiente ejemplo:
Si el investigador quiere conocer el promedio del tamaño de la mano
humana en una determinada población, o la relación que hay entre el
tamaño de la mano y la longitud del pie, deberá buscar una muestra
aleatoria o representativa de esa población.
Si, en cambio, lo que desea es conocer la estructura y organización
dinámica de la mano humana (...) deberá escoger una o varias personas
más representativas (que no tengan nada que las haga ver atípicas) y
estudiar de manera profunda cada caso.
3ª Elección de los instrumentos y procedimientos:
Esta elección se hará de acuerdo con las necesidades particulares de
cada proyecto de investigación. En primer lugar, deben ser
procedimientos que no alteren el fenómeno estudiado y en segundo
lugar, aconseja Martínez, deben permitir realizar las observaciones
repetidas veces.
Pueden usarse técnicas que van desde cuestionarios abiertos hasta la
interpretación de sueños, pasando por la observación participante, pero
la más adecuada al método hermenéutico y al descubrimiento de
estructuras es la entrevista semiestructurada, que posiblemente deberá
ser complementada con alguna otra técnica (ob. cit.).
En cuanto a la forma de realizar las entrevistas pueden seguirse las
indicaciones al respecto, tomadas del citado texto de Martínez que
aparecen en el aparte referido al Método de Historias de Vida.
El uso de la entrevista es una muestra más de la importancia que han
adquirido la comunicación y el diálogo, a tal punto que se habla de una
razón dialógica. Fundamentado en esta racionalidad es que el
investigador procederá ahora a ordenar y estudiar todo el conjunto de
escritos, documentos y grabaciones que ha recopilado.
4ª Etapa hermenéutica o de interpretación:
Se basa en que no hay tesis absolutas sino, como señala Lefebvre,
una tesis es "verdadera por lo que afirma relativamente" (ob. cit.) y en
que toda acción humana puede ser interpretada de múltiples formas, al
contrario de la positivista de que "los hechos hablan por sí mismos",
Giorgi asevera que en la orientación fenomenológica y hermenéutica "se
considera que el significado es el verdadero dato" (Ibid), y para lograr
la interpretación de dicho significado Martínez considera que es necesario
cumplir con los siguientes requerimientos:
160
a) Descubrir la intención que anima al autor: La intención va
íntimamente ligada con los valores, que son los que guían la vida
humana.
b) Descubrir el significado que la acción tiene para su autor: Según
Weber éste es el verdadero objeto de la investigación en las ciencias
humanas y no se puede detectar por medio de la observación sino de
la comprensión interpretativa (ob. cit.). Ello se ha puesto más en
evidencia con la racionalidad dialógica propia de estos tiempos y exige
conocer los procesos mentales, el contexto en que se hace una
expresión o acción y el sistema sociocultural que da significado a las
expresiones (Ibid).
c) Descubrir la función que la acción o conducta desempeña en la
vida del autor: Las metas o fines de nuestros actos no siempre son
conscientes, por eso Schleiermacher ha dicho que "el fin de la
hermenéutica es comprender a un autor mejor de lo que él mismo se
entiende" (ob. cit.).
La hermenéutica se vale aquí del estudio de las funciones dentro de los
sistemas y del psicoanálisis porque en las acciones hay fines
conscientes e inconscientes. Estos últimos es más probable que se
detecten en las entrevistas mediante el lenguaje no verbal (ob. cit.).
Lo anteriormente expresado son sólo algunas pautas acerca del uso
de la hermenéutica como método, que no pueden ser más específicas
porque la hermenéutica es eminentemente un método interpretativo y,
como tal, constituye un fundamento teórico básico de los métodos
cualitativos que se tratarán más adelante.
Sin embargo, para facilitar la comprensión de la dimensión en la cual
este método puede aplicarse, reproducimos un fragmento del estudio
realizado por Alejandro Moreno Olmedo con respecto a la canción
popular "Mis Siete Amores", del cantante Luis Silva. Este ensayo aparece
publicado en el libro “¿Padre y Madre? Cinco Ensayos Sobre la Familia
Popular Venezolana" (1994), del citado autor.
Este trabajo es para nosotros un verdadero ejemplo de interpretación
que busca establecer una relación entre la forma del lenguaje y el tipo
de familia dominante en nuestra sociedad. En el entendido de que, tal
como dice Alexis Campos en la presentación de este extraordinario
trabajo, el lenguaje "representa" el mundo y en la misma representación lo
va conformando.
El lenguaje, nos dice, no es el sujeto, sino la vía hacia el sujeto, y
esto, decimos nosotros, la búsqueda de la presencia del sujeto en el
lenguaje, metodológicamente hablando, es hermenéutica, ya que a
través del lenguaje se buscan los elementos que estructurados y
conformados vayan a representar y dar significado a lo real.
161
Esta canción llanera -"Mis siete amores"- le sirve al autor para asentar
reflexiones sobre la familia popular venezolana, ya que en ella, nos
dice, están patentes no sólo los elementos que la constituyen sino
también, y sobre todo, su estructura.
De inmediato pasaremos a revisar la canción en referencia, y
citaremos solamente lo que Moreno dice cuando desmonta los
elementos y estructura que constituyen la primera parte de la misma, es
decir, el primer amor.
MIS SIETE AMORES
Lo dice la matemática
y mi lengua atravesá:
ocho menos uno siete
por la tabla de restar.
Siete amores en mi vida
los cuales voy a nombrar
después de mi Dios eterno,
el segundo es mi mamá
a quien le debo mi ser
y lo que de mi será.
El tercero es mi llanura
que quiero congratular
con el romance, mi verso
un don de divinidad.
Cuando la miro en mis sueños
me parece estar allá.
Tengo la lengua en la boca
que me dá p´alla y p`acá.
El cuarto que es mi mujer,
la que me supo enlazar
con su mirada realenga
y su piel acanelá;
es Marisela del LLano,
cocuyo en la oscuridad,
la que más amor le doy
cuando más amor me dá.
Con ella pienso vivir
por toda la eternidad.
El quinto que son mis hijos,
pimpollos de resedá;
les voy labrando el futuro,
el surco de la lealtad,
pa que mañana recojan
frutos de la honestidad.
Son ellos los que resaltan
el jardín de mi bondad.
Tengo en mis cinco retoños
162
las esperanzas cifrás.
El sexto amor que profeso
se lo ha sabido ganar
mi rucio Garza Morena
por cierto lengua pelá;
él sabe de mis hazañas
y mi modo de enlazar,
sabe los sitios secretos
que yo suelo visitar.
Cuando se muera mi rucio
sabe Dios como me irá.
El séptimo que es mi perro,
lo que le falta es hablar,
Azabache por lo negro
superbuenón pa` cazar.
más fiel que cualquier cristiano
porque lo supe educar
aunque a veces me preocupo
cuando lo escucho ladrar
porque sé que mi perrito
nunca ha latido de a ná.
Al respecto de la primera parte, nos dice Moreno: "La primera pieza que
se destaca no está presente. Se destaca, precisamente, no por su
presencia sino por su ausencia. Esta ausencia crea un gran vacío, un
silencio ensordecedor que resuena a lo largo de toda la canción, una
oquedad abierta necesitada de llenura. Ausencia viva, vacío palpitante,
nada de esto es simple metáfora. No hay palabra de significado recto
para decir lo que las palabras sólo pueden nombrar de perfil: lo vivido.
Este gran ausente, ese grito mudo, es el padre. Menos que un caballo,
menos que un perro, en el amor del hijo. Un don nada-en-el-amor.
¿Será realmente una nada absoluta? ¿No será ese octavo que se borra
-"ocho menos uno siete"- y que, por tanto tiene una presencia borrada
que se desliza hacia una ausencia muy presente? Ausencia presente en
la presencia de un enorme sustituto, tan grande, en el afecto, como la
ausencia: Dios.
Dios, el primer amor presente, no es sólo índice de la religiosidad del
llanero, quizás no muy ortodoxa, no muy "católica", pero ciertamente
muy profunda, sino además de la sustitución idealizada, proyectada al
infinito, del padre ausente".
Como puede verse, las conclusiones abiertas que logra Moreno de este
primer amor nos hablan, en primer lugar, de la gran potencialidad y
profundidad de la hermenéutica como método de investigación en las
Ciencias Sociales. Nos expresa mucho del investigador que "vive y se
vive" en las vivencias cotidianas expresadas a través del lenguaje, que
parte, como establece Alexis Campos, "de una revisión del modo
163
general de conocer de la modernidad y desde una metódica convivial se
han embarcado en la tarea de evidenciar el conocimiento producido
desde y en el modo de vida popular".
Así, siguiendo este camino y tal como lo demuestra el trabajo de Moreno,
todos los pasos sugeridos por Miguel Martínez están cubiertos: la
determinación del objetivo que se persigue, desde el punto de vista
ético y filosófico; la adaptación del estudio de acuerdo a la filosofía del
investigador y a la intuición y capacidad intelectual; la adecuada elección
de los procedimientos con los cuales el investigador procedió a ordenar y
estudiar todo el escrito, y, por último, la interpretación, en la cual se
descubre la intención que anima al autor, intención que está, como
dijéramos, íntimamente ligada con los valores, que son, con el sistema
sociocultural que da significado a las expresiones, los que guían la vida
humana, ya que, como dijera Schleiermacher, se ha buscado,
comprender a un autor mejor de lo que él mismo se entiende.
2.- Método Fenomenológico
2.1.- Perspectiva Histórica:
El término fenomenología surgió en el pensamiento alemán a fines del
siglo XVIII y comienzos del XIX. "Fichte llamó fenomenología a las
diversas actitudes interiores de la conciencia. Para Schelling es la
superación gradual de los distintos niveles, en la evolución espiritual,
la que estructura las diferentes épocas de la conciencia" (Monitor, 1965).
Hegel titula su primera gran obra sistemática con el nombre de
"Fenomenología del Espíritu", "entendiéndola como ciencia de las
experiencias de la conciencia" (Ibid).
Víctor Cousin también utiliza el término fenomenología en "Primeros
ensayos de filosofía" y Husserl lo toma de su maestro Carlos Stumpt,
para referirse a una ciencia filosófica fundamental (Gutiérrez, 1984/94).
Precisamente Edmund Husserl (1859-1938) es considerado el fundador
de esta escuela del pensamiento (algunos de cuyos seguidores han
sido Landgrebe, Fink y Scheller) y su archivo, adjunto a la Universidad
Católica de Lovaina (Bélgica), al igual que la Sociedad Fenomenológica
Internacional (Nueva York), se han constituido en el centro teórico de la
corriente fenomenológica, la cual ha servido de base filosófica al
existencialismo de Heidegger y Sartre (Rosental,1980).
2.2.- Concepto y características:
El método fenomenológico estudia los fenómenos tal como son
percibidos y experimentados por el hombre y, por lo tanto, permite el
abordaje de "las realidades cuya naturaleza y estructura peculiar sólo
164
pueden ser captadas desde el marco de referencia interno del
sujeto que las vive y experimenta" (Martínez, 1989).
Para Husserl "la fenomenología es un método que intenta entender de
forma inmediata el mundo del hombre, mediante una visión intelectual
basada en la intuición de la cosa misma, es decir, el conocimiento se
adquiere válidamente a través de la intuición que conduce a los datos
inmediatos y originarios" (Gutiérrez, 1984/94), es decir, para‚ él este
método permite a los fenómenos manifestarse tal como son,
describiendo "las esencias de la conciencia pura" (Ibid), "no desea
excluir de su objeto de estudio nada de lo que se presenta a la
conciencia; sin embargo, por otro lado, desea aceptar sólo lo que se
presenta y, precisamente así como se presenta" (Martínez, ob. cit.).
Según Husserl, "el fin de la fenomenología no es tanto describir un
fenómeno singular cuanto descubrir en él la esencia válida
universalmente, y útil científicamente" (Ibid). Puesto que la conducta
humana, lo que la gente dice y hace, deriva de la forma en que define su
mundo "la tarea del fenomenólogo... es aprehender este proceso de
interpretación... intenta ver las cosas desde el punto de vista de otras
personas" (Taylor y Bogdan, 1992).
Características:
a.- Se abstiene "de formular juicios de cualquier clase que conciernan a
la realidad objetiva y que rebasen los límites de la experiencia "pura"
(o sea, subjetiva)" (Rosental, 1980), es decir, que "trata de entender
el mundo y sus objetos como son experimentados internamente por las
personas" (Martínez, 1989), dando primacía a esta experiencia subjetiva
inmediata como fundamento del conocimiento y orientándose a la
búsqueda de los significados que los sujetos otorgan a sus experiencias.
b.- Estudia casos concretos "como base para el descubrimiento de lo
que es esencial y generalizable" y "siempre comienza con la experiencia
concreta" (Ibid), pero teniendo en cuenta su marco referencial.
c.- Ve "al propio sujeto del conocimiento no como un ser real,...,
sino como conciencia `pura', trascendental" (Rosental, 1980).
d.- Es un método descriptivo, reflexivo y de exigente rigor científico.
e.- Sus enunciados son válidos en un tiempo y en un espacio
específicos, "pero además tiene la validez universal de la vivencia
individual, es decir, es universalmente aceptable que esa vivencia es
así, para ese individuo" (Gutiérrez, 1984/94).
165
2.3.- Proceso de la Investigación:
El método fenomenológico estudia hechos y situaciones difíciles de
observar y de comunicar, por lo que su procedimiento metodológico
básico, a juicio de Martínez, consiste en oír con detalle muchos casos
similares, describir minuciosamente "cada uno de ellos y elaborar una
estructura común representativa de esas experiencias vivenciales" (1989).
A continuación presentaremos con algún detalle las distintas etapas y
pasos en que el mencionado autor divide este procedimiento con fines
didácticos, a fin de que pueda ser más fácilmente comprendido y puesto
en ejecución; no sin antes aclarar que la fenomenología actualmente se
lleva a la práctica mediante métodos como la etnometodología y los que
estudiaremos posteriormente.
1ª Etapa previa: Clarificación de los presupuestos.
Todos tenemos teorías, valores, creencias, intereses que necesariamente
influyen en nuestra forma de ver las cosas y de razonar, por lo tanto es
importante poner de manifiesto estos puntos de partida para aclarar
cualquier influencia que puedan tener en la investigación.
2ª Etapa descriptiva:
Tiene por objeto "lograr una descripción del fenómeno en estudio que
resulte lo más completa y no prejuiciada posible y, al mismo tiempo,
refleje la realidad vivida por el sujeto, su mundo y su situación, en la
forma más auténtica" (Martínez, 1989). Esta etapa consta de los
siguientes pasos:
Primer paso: elegir la técnica o procedimiento adecuado para la
recopilación de la información. Los más utilizados son: la observación
directa o participante, la entrevista dialógica, la encuesta o el cuestionario
y el autorreportaje; algunos de los cuales ya han sido tratados al
referirnos a otros métodos, y otros serán abordados en los métodos
etnográfico y de historias de vida.
Segundo paso: consiste en aplicar los procedimientos seleccionados
para recabar la información, para lo cual Martínez (1989) recomienda
aplicar las siguientes reglas con el fin de obtener los mejores resultados:
1.- "Ver todo lo dado, en cuanto sea posible: no sólo aquello que nos
interesa o confirma nuestras ideas".
2.- "Observar la gran variedad o complejidad de las partes".
3. "Repetir las observaciones cuantas veces sea necesario".
Tercer paso: Elaborar la descripción protocolar. La cual debe:
166
1.- Reflejar el fenómeno o la realidad tal como se presente.
2.- Ser lo más completa posible, porque a veces un detalle
aparentemente irrelevante puede ser "la clave para descifrar y
comprender toda una estructura" (Ibid).
3.- Evitar presentar ideas o prejuicios propios del investigador.
4. Recoger "el fenómeno descrito en su contexto natural, en su
situación peculiar" (Ibid).
3ª Etapa estructural:
Consiste en estudiar detenida y detalladamente las descripciones
previamente realizadas. Con fines eminentemente didácticos Miguel
Martínez señala siete pasos, que debe seguir el investigador para lograr
una adecuada interpretación de la información, y que a continuación
explicaremos brevemente:
Primer paso: "lectura general de la descripción de cada protocolo" con
el fin de obtener una "visión de conjunto para lograr una idea general
del contenido de cada protocolo" (ob. cit.).
Segundo paso: se delimitan las unidades temáticas naturales.
Tercer paso: se determina el tema central que predomina en cada unidad
temática. Esto se realiza casi simultáneamente con el paso anterior.
Es importante tener en cuenta las posibles intenciones de los actores y, a
veces es necesario consultar con ellos sobre el significado de algunos
de los aspectos de la información recopilada.
Cuarto paso: expresar el tema central en lenguaje científico. Aquí se
pone de manifiesto la importancia del investigador para interpretar
cada tema (Giorgi, 1975, en ob. cit.).
Quinto paso: integrar los temas centrales en una estructura descriptiva.
"Este paso constituye el corazón de la investigación y de la ciencia, ya
que... esta estructura" (Ibid) es la que permite identificar ese fenómeno y
distinguirlo de los demás". "Esta percepción de una estructura de
relaciones es, quizá, el corazón de toda verdadera ciencia" (ob. cit.). En
el método fenomenológico lo fundamental es que esta "estructura surja
básicamente de los datos del protocolo, que sea fiel a las vivencias del
sujeto estudiado y que no se le obligue a entrar en ningún sistema
teórico preestablecido" (Ibid).
Sexto paso: integrar todas las estructuras particulares en una general.
Este paso permite establecer la fisonomía o características del grupo.
Así se logra el propósito del método fenomenológico según Husserl, el
167
cual "es lograr pasar de las cosas singulares al ser universal, a la esencia"
(ob. cit.).
Séptimo paso: "entrevista final con los sujetos estudiados" con el fin
"de hacerles conocer los resultados de la investigación y oír su parecer o
sus reacciones ante los mismos" (ob.cit.). De este modo se harán las
correcciones necesarias y se perfeccionarán los resultados del estudio
realizado.
4ª Discusión de los resultados:
"En la metodología fenomenológica, la discusión de los resultados sigue
un camino muy diferente al método" hipotético-deductivo (Martínez,
1989).
"Muchas investigaciones científicas buscan una técnica para medir un
fenómeno, y después determinan su significado con base en la
dimensión, cuantía o volumen de esa medida." En la fenomenología se
puede decir que el significado es la verdadera medida. Ya que "se va
directamente al significado del fenómeno por un método que explora de
manera sistemática y directa el significado, sin pasar por la medida"
(ob. cit.).
Para entender el significado de una conducta debemos
entender su significado funcional, y para entender el
significado funcional de todo acto conductual hay que
entender su relación con el todo. Ahora bien, sólo una
descripción cuidadosa puede hacer explícita, de manera
adecuada, la forma en que un acto de conducta "encaja"
en el contexto de una situación y así descubrir su
significado.
Es decir que es necesario partir de una descripción muy cuidadosa y
detallada del fenómeno o de las acciones de los sujetos, tomando en
cuenta la vinculación con el contexto para poder comprender su
significado en profundidad y en todas sus dimensiones.
Por esta razón Martínez (1989) toma, de Von Eckarsberg, ocho
"preguntas-dimensiones" que deben ser consideradas para el análisis de
cualquier acto; ellas son:
1. Quién (y con quién) actuó.
2. Qué es lo que hizo.
3. Cuándo fue realizado.
4. Dónde fue realizado.
168
5. Cómo y con qué medios lo hizo.
6. A qué nivel psicológico actuó.
7. A quién fue dirigido el acto.
8. Por qué se realizó.
Debemos destacar "que una conducta humana estudiada en todas sus
dimensiones presenta" la investigación más concreta y empírica "que se
pueda imaginar, pues trata de captar en toda su realidad y con todos
sus matices lo que esa conducta es y significa desde su marco de
referencia interno, sin constreñirla a entrar en categorías, esquemas
o teorías extraídas de otras realidades" (Martínez, ob. cit.).
Estas particularidades de la fenomenología están presentes en la
investigación que los Profesores San Fabián y Corral (en Arnal y otros,
1994) realizan para evaluar una escuela. Ellos no estructuran un marco
teórico previo, ni un conjunto de categorías, variables o aspectos que
haya que revisar, sino que utilizan como instrumento para recopilar la
información, una hoja que fue entregada a los alumnos de séptimo y
octavo grado, cuyo encabezamiento decía: "escribe una carta a un(a)
amigo(a) tuyo(a) contándole lo que opines sobre el colegio".
Para esta investigación y a partir del contenido de respuesta de la
carta anterior, los autores elaboraron dos instrumentos: una lista de
opiniones sobre la escuela y una escala de percepción de objetos
escolares. Con estos instrumentos buscaron establecer, dentro de una
profunda perspectiva fenomenológica, los significados que los sujetos (en
este caso los estudiantes) otorgaban a su experiencia como miembros
de la institución escolar a la que pertenecían.
En este sentido, y siguiendo un procedimiento sistemático, partiendo
del texto de los estudiantes, conceptualizaron las opiniones generales
sobre la escuela, las ordenaron según el grado de acuerdo, formaron
grupos de alumnos a partir de la ordenación realizada, analizaron las
relaciones entre opiniones generales y los sucesos específicos,
caracterizaron los grupos resultantes, revisaron los criterios de
clasificación utilizados en otros estudios (única etapa en la cual
realizaron una revisión bibliográfica que eventualmente pudiera aportar
elementos para nutrir la ordenación de las opiniones), confeccionaron
una lista de sucesos escolares específicos, construyeron una escala de
percepción de dichos sucesos y valoraron los significados que los
estudiantes otorgaban a sus experiencias dentro de la institución escolar.
Este ejemplo nos demuestra como una investigación que siga la
dirección fenomenológica se sustenta sobre los tres aspectos
fundamentales de este método: la primacía que se le otorga a la
experiencia subjetiva inmediata como base del conocimiento, el estudio
de los fenómenos desde la perspectiva de los sujetos, teniendo en
169
cuenta su marco referencial y, el interés por conocer cómo las personas
experimentan e interpretan el mundo social que construyen en
interacción.
3.- Método Etnográfico.
3.1.- Perspectiva Histórica:
El estudio de Frederick Le Play, de 1855, sobre familias y
comunidades europeas es una de las primeras investigaciones
realizadas con observación participante. Aunque los orígenes de la
etnografía moderna se sitúan en el siglo XIX bajo el signo del Positivismo
Evolucionista, la fecha se ubica en 1871, cuando apareció "Culturas
Primitivas" de Edward Burnett Tylor. En este trabajo se pretendía
reconstruir las líneas fundamentales y las bases del desarrollo de la
humanidad, ya que, de acuerdo al evolucionismo el desarrollo de todo el
género humano debió ser uniforme. En oposición a esta teoría surge la
escuela de Lévy-Bruhl.
Luego, el funcionalismo se propone "analizar la función de cada uno de
los elementos culturales dentro de un todo considerado
sincrónicamente" (Monitor, 1965); el fundador de esta tendencia es
Malinovsky, de quien hablamos en el aparte referido a la observación
participante.
Posteriormente, al rechazarse la tesis evolucionista del desarrollo
uniforme de la humanidad se dio paso al estudio de las distintas
soluciones que las diversas culturas dan a los problemas humanos. Pero
los procesos de conquista y expansión del capitalismo fueron haciendo
desaparecer cada vez más las culturas autóctonas y no occidentales, lo
que hizo "desplazarse la atención hacia el estudio de las relaciones entre
culturas distintas", poniéndose en evidencia que también podían
descubrirse estos fenómenos dentro de la cultura occidental mediante
el uso de la investigación etnográfica, que en la actualidad es utilizada
para el estudio de los más diversos grupos sociales y procesos tan
variados como la educación y la producción, entre otros.
3.2.- Concepto y Características:
Partiremos con Miguel Martínez (1991) del significado etimológico del
término etnografía: "la descripción (grafé) del estilo de vida de un grupo
de personas habituadas a vivir juntas (ethnos)", pudiendo este "ethnos",
que sería la unidad de análisis, ser:
Cualquier grupo humano que constituya una entidad cuyas
relaciones están reguladas por la costumbre o por ciertos
derechos y obligaciones recíprocas. Así, una familia, un aula de
clase, una fábrica, una empresa, un hospital, una cárcel, un
gremio obrero, un club social, otros, son unidades sociales que
170
pueden ser estudiadas etnográficamente. En sentido amplio,
también son objeto de estudio etnográfico aquellos grupos
sociales que, aunque no estén asociados o integrados,
comparten o se guían por formas de vida y situación que los
hacen semejantes, como los alcohólicos, los drogadictos, los
delincuentes otros (Martínez, ob. cit.).
Así, según Hugo Cerda (1991) la etnografía es en principio un método
"que procura la recopilación más completa y exacta posible de la
información necesaria para reconstruir la cultura y conocer los
fenómenos sociales propios de comunidades y grupos muy específicos".
Hoy en día podemos decir con Taft que la investigación etnográfica es
un estudio exhaustivo de los eventos que ocurren en la vida del grupo,
"con especial consideración de las estructuras sociales", las
interrelaciones funcionales "y la conducta de los sujetos como miembros
del grupo, así como sus interpretaciones y significados de la cultura a la
que pertenecen" (Taft, 1988, en Arnal y otros, 1994).
Características:
Arnal, del Rincón y Latorre (ob. cit.) resumen las características de la
investigación etnográfica en las siguientes:
a.- Holística: describe los fenómenos de manera global en sus contextos
naturales, porque lo particular sólo puede entenderse en relación con su
contexto.
b.- Su condición naturalista: el etnógrafo centra su atención en el
ambiente natural. "Observa, escucha, habla, anota".
c.- "Usa la vía inductiva: se apoya en las evidencias para sus
concepciones y teorías, y en la empatía y habilidad general del
investigador para estudiar otras culturas."
d.- Es fenomenológica: estudia los significados desde el punto de vista
de los participantes.
e.- "Los datos aparecen contextualizados: las observaciones se
sitúan dentro de una perspectiva más amplia y en su contexto histórico
y geográfico".
f.- Libre de juicios de valor: el etnógrafo abandona las preconcepciones
frente a los fenómenos observados; tampoco parte de una concepción
teórica previa y evita emitir juicios de valor sobre lo observado.
Debemos añadir otra característica importante como es:
171
g.- El uso prevaleciente de la observación participante: incorpora
como coinvestigadores a algunos de los sujetos estudiados y evita que
el investigador manipule variables.
3.3.- Proceso de investigación:
Es flexible, como suele suceder en la investigación cualitativa, y se
inicia sin el establecimiento de hipótesis previas, con lo que se busca
evitar los prejuicios. Aún cuando el investigador puede realizar distintas
acciones de acuerdo con la dinámica de la investigación, nos parece
adecuado el resumen de cuatro fases que hacen Goetz y Le Compte y
que es adoptado por Arnal y otros (1994):
1ª "Se plantean las cuestiones relativas a la investigación y marcos
teóricos preliminares y se selecciona un grupo para el estudio".
2ª Se enfrentan los problemas del acceso al grupo o comunidad, la
elección de los informantes claves, el comienzo de las entrevistas y
las técnicas de recolección y registro de la información.
3ª Se realiza la recogida de la información.
4ª Se analiza e interpreta la información obtenida.
En la práctica con nuestros estudiantes, hemos desarrollado el proceso,
a partir de la actividad iniciada por la Prof. Beatriz Mogollón, docente
de nuestra facultad, de la siguiente manera: los investigadores
seleccionan el grupo o comunidad que desean estudiar, luego se van
acercando y relacionando con la situación de estudio, penetrando al
grupo, comunidad o institución (generalmente uno de los integrantes del
equipo de investigadores es miembro del grupo estudiado, por lo que es
un observador participante natural), haciendo las primeras observaciones
y entrevistas, las cuales se interpretan.
Cada entrevista con su interpretación es parte de la construcción del
objeto de estudio. Luego se establecen los objetivos de la investigación.
No se enuncian los pasos del método sino que se van estructurando
en el proceso, pero al elaborar el informe final se presenta la
justificación metodológica. Se continúa haciendo observaciones y se
entrevista a los informantes claves (quienes son detectados en el
proceso) tantas veces como sea necesario. Siguiendo las
recomendaciones del antropólogo José Aniceto Laurent, se parte del
análisis de las entrevistas realizadas para establecer las categorías más
significativas, las cuales son vertidas en una matriz, y basándose en
ellas se elabora un cuestionario que luego es aplicado a un número
mayor de miembros del grupo. Posteriormente se realiza un análisis
descriptivo de dichos cuestionarios, pregunta por pregunta y, por último
se elaboran los comentarios finales.
172
Técnicas y estrategias metodológicas:
La etnografía utiliza múltiples y variadas técnicas y estrategias, pero pone
énfasis en el uso de estrategias interactivas como la observación
participante, las entrevistas, los instrumentos diseñados por el
investigador y el análisis de documentos (Arnal y otros, 1994).
También se utilizan los recursos de la tecnología para mejorar la
percepción de nuestros sentidos, tales como grabadores, cámaras
fotográficas y de video, computadoras y otros.
Aquí daremos algunas orientaciones sobre el uso de la observación
participante, por constituir ésta, junto con la entrevista una de las
técnicas básicas para el trabajo del etnógrafo; sobre la entrevista
hablaremos en el aparte dedicado al método de historias de vida.
Observación participante.
Tal y como lo estableciéramos cuando nos referimos al método de
observación, la observación participante implica que el investigador se
introduzca en la comunidad o grupo que se propone estudiar. Involucrarse
significa hacerse partícipe de la vida comunitaria, es decir "complicarse"
en las acciones propias de la comunidad que se está observando.
Ahora bien, recordemos que el etnógrafo aunque se implique con la
comunidad no debe interferir en los procesos que en ella se están
desarrollando. Involucrarse no significa entonces tomar partido en los
procesos, sino vivir la observación de una manera militante y
comprometida con los objetivos que le son inherentes a la investigación.
Toda esta situación, no pocas veces lo coloca ante profundos dilemas
éticos, que problematizan su acción científica. No es fácil dejar de
intervenir en una circunstancia que pueda ser catalogada de injusta o
perjudicial para un determinado grupo. El investigador debe estar
conciente de que tomar partido puede afectar la investigación de manera
irreversible.
Aún cuando sabemos que la observación estructurada implica una
participación del investigador de manera conciente y planificada, las
situaciones sobre las cuales debe hacer énfasis deben surgir del propio
proceso de observación. La planificación de esta observación
estructurada debe ser realizada de tal manera que permita hacer ajustes
en el curso del proceso.
En el caso de la observación no sistemática inestructurada, que es la
más usada en la etnografía, el investigador inicia su estudio con
interrogantes e intereses generales y, usualmente, sin definir el número
de casos o escenarios a investigar, lo cual se hará a medida que
transcurre la investigación. El observador registra toda la información que
se presente espontáneamente, tratando de describir completa y
detalladamente los grupos y situaciones en estudio, para lo cual "vive lo
173
más que puede con las personas o grupos que desea investigar,
compartiendo sus usos, costumbres, estilo y modalidades de vida"
(Martínez, 1991). En el lugar de los hechos o tan pronto como le sea
posible debe ir tomando notas (llamadas notas de campo) que, debido a
la rapidez conque se hacen suelen ser abreviadas, por lo que es
necesario "detallarlas o ampliarlas el mismo día o al día siguiente, de lo
contrario perderán su capacidad de información. Un modo práctico de
hacerlo con rapidez consiste en grabar en una cinta un amplio
comentario, bien pensado, de las anotaciones tomadas" (Martínez, ob.
cit.).
Taylor y Bogdan (1992) aconsejan iniciar la observación y la toma de
notas durante el proceso de obtención del ingreso a un escenario,
institución o comunidad ya que, "los datos recogidos en esta etapa
pueden ser extremadamente valiosos más adelante".
Categorización y análisis de la información.
Los estudios cualitativos contienen una gran cantidad de información muy
rica: "las propias palabras pronunciadas o escritas por la gente y las
actividades" observadas. En los estudios realizados mediante
observación participante, "los investigadores tratan de transmitir una
sensación de que se está allí y se experimentan directamente los
escenarios" (ob. cit.). También en las investigaciones basadas en
entrevistas en profundidad "tratan de que los lectores tengan la sensación
de que “están en la piel" de los informantes y ven las cosas desde el
punto de vista de ellos" (Ibid).
En la descripción etnográfica el investigador "deja que las palabras y
acciones de las personas hablen por sí mismas" (ob. cit.), pero es ‚él
quien ordena los datos de acuerdo a lo que piensa que es importante.
Martínez propone (1991), como una forma práctica para hacer esa
clasificación y categorización, "transcribir las entrevistas, grabaciones y
descripciones en los dos tercios derechos de las páginas, dejando" para
la categorización y anotaciones especiales el tercio izquierdo,
enumerando las páginas y las líneas para su fácil manejo posterior.
Luego la clasificación y categorización de la información puede hacerse
de diversas formas, usando un sofisticado programa de computación,
por ejemplo o, como en el caso nuestro, utilizando una tabla de doble
entrada donde colocamos las categorías más importantes que
encontramos en la información recopilada, apoyadas por frases textuales
de los informantes claves, como veremos en el ejemplo a continuación:
174
MATRIZ DE INFORMACION
Categorías
Informantes
Falta de comunicación
Ausencia de incentivos
Jorge Luis
“Aquí los profesores
de una Cátedra no
saben lo que hacen los
de las demás Cátedras
y, a veces, ni los de la
suya.”
“Uno lo que tiene es
que pasar los
exámenes y no gana
nada con andar
investigando.”
Carolina “Aquí cada quien anda
por su lado.”
“Hay profesores que
mandan trabajos de
investigación y uno los
hace para pasar la
materia.”
Esta tabla va a constituir la matriz que servirá para hacer un análisis
descriptivo de los contenidos y para elaborar un cuestionario, basado en
las categorías detectadas, el cual se aplicará a un número mayor de
informantes de la comunidad estudiada. En el ejemplo se trata de un
estudio sobre las actividades de investigación en la Facultad de
Ciencias Económicas y Sociales y elaboraremos un cuestionario con
preguntas sobre la comunicación y la falta de incentivos para la
investigación (que fueron categorías señaladas por los informantes
claves), entre otras.
Los resultados del cuestionario podrán clasificarse del mismo modo, pero
en este caso se hará pregunta por pregunta, como veremos en la
siguiente tabla:
175
MATRIZ DE INFORMACIÓN DE LOS CUESTIONARIOS
Nº de
Pregunta
Informantes
1 2 3
Luisa “Aquí nadie
sabe nada.”
“No sé cuáles son
las líneas de
investigación de
FACES.”
Elvira
“A los profesores
les gusta que tú
repitas lo que
ellos dicen.”
Antonio
“Cada profesor
da la materia
como quiere.”
Finalmente, el investigador podrá presentar una síntesis descriptiva de
sus hallazgos y concluir su investigación quedándose en el plano
descriptivo o pasar a niveles de teorización, lo cual, a juicio de Miguel
Martínez (1989), se logra mediante una descripción de los fenómenos en
juego, de la codificación y formación de categorías conceptuales, del
descubrimiento y validación de asociaciones entre los fenómenos, de la
comparación de construcciones lógicas y postulados que emergen de
los fenómenos de un ambiente con otros de ambientes o situaciones
similares.
Si en la investigación experimental se buscan unos datos para confirmar
una teoría, aquí se busca una teoría que explique los datos
encontrados; en efecto la experimentación es una verificación de
hipótesis, mientras que la etnografía trata de generar hipótesis o teorías.
Dificultades:
a) El acceso al escenario: a veces se hace sumamente difícil para el
investigador integrarse al grupo o comunidad que desea estudiar,
ganarse la confianza de los participantes, para lo cual debe ser
reconocido como una persona íntegra y digna de confianza; la mejor
vía para conseguir esto es el contacto informal y directo y la
presentación de un proyecto serio y que pueda ser de utilidad a la
comunidad. Cuando se trata de acceso a organizaciones, por lo general
176
se consigue solicitando permiso a los responsables, a quienes hay que
convencer "de que uno no es una persona amenazante y que no dañará
su organización de ningún modo" (Taylor y Bogdan, 1992). Muchas veces
hay que negociar el acceso.
b) Informantes claves: son participantes que poseen conocimientos,
status o destrezas comunicativas especiales y que están dispuestos a
colaborar con el investigador. "Constituyen fuentes primarias de
información, actuando de “protectores” del investigador: lo presentan a
otras personas, responden por él, le dicen cómo debe actuar y le
informan de cómo es visto por los demás participantes" (ob. cit.). Pero se
debe ser cuidadoso al elegirlos porque sus opiniones pueden ser
subjetivas o distorsionadas.
c) El papel del etnógrafo: el etnógrafo es el instrumento esencial de la
investigación. Debe admitir su subjetividad y la de los participantes. Debe
tener "la habilidad de comunicarse con otros grupos culturales y de
adaptarse a su hábitat natural", la cual es decisiva para el éxito de este
tipo de investigaciones (Arnal y otros, 1994).
Algunas orientaciones:
Los autores citados nos dan además algunas orientaciones, las
cuales toman de Patton (1987) y que presentamos a continuación
por considerarlas de utilidad para realizar un estudio etnográfico:
a) Ser descriptivo al tomar notas de campo.
b) Recopilar gran variedad de información procedente de distintas
perspectivas.
c) Triangular y efectuar validaciones cruzadas recogiendo diferentes
tipos de datos, a través de observaciones, entrevistas, documentos,
archivos y fotografías.
d) Utilizar citas y relatos literales en el lenguaje empleado por los
participantes.
e) Seleccionar con cuidado los informantes claves y tener en cuenta
que sus perspectivas son limitadas.
f) Ser consciente de las diferentes etapas del trabajo de campo.
4.- Método Biográfico o de Historias de Vida
4.1.- Perspectiva histórica:
El método biográfico o de historias de vida también ha sido llamado:
relatos de vida, historia oral, testimonios de vida, enfoque biográfico y de
177
otros modos; en todo caso no es un método nuevo, ha existido como
parte de los paradigmas no dominantes, mantenidos al margen por la
concepción cuantitativa de la ciencia. En la actualidad, al imponerse la
racionalidad dialógica, este método surge con gran fuerza porque
obedece a dicha racionalidad.
Haciendo un breve recuento histórico encontramos que las entrevistas y
los relatos fueron utilizados en la antigüedad por personajes como
Heródoto, Plutarco y Marco Polo, también en las culturas china y árabe.
Víctor Córdova (1990) cita entre los antecedentes del método las
autobiografías y los relatos de la vida de grandes personajes como San
Agustín, Pío XII y Charles De Gaulle. Pero, como afirman Taylor y
Bogdan (1992), es a partir del siglo XIX y principios del XX cuando los
"métodos cualitativos fueron empleados conscientemente en la
investigación social". Siendo los antropólogos los primeros en darle
estatus científico al método biográfico al decir de Alejandro Moreno
(1987, en Martínez, 1989).
Así, es famosa la obra publicada por Thomas y Znaniecki en 1919 sobre
emigrantes polacos a los Estados Unidos de Norteamérica; en 1925
P. Radin publicó una autobiografía de un indio, que se convirtió en un
clásico, porque no presenta cronológicamente la vida de una persona
sino que muestra cómo reacciona un individuo ante las normas que le
impone la sociedad. Pero, según Córdova (1990) es Sidney Minz en
1960 quien rompe con la tradición "que situaba la Antropología dentro de
los pueblos primitivos, de los pueblos atrasados y coloca la investigación
dentro de un ser social actual".
Dentro de estas investigaciones puede ubicarse el trabajo de Wright Mills
porque privilegia "la importancia de la memoria histórica como
reconstrucción de procesos que pueden ayudar a la comprensión de
movimientos sociales o de hechos sociales en general" (Ibid). También
hay que destacar las obras de Oscar Lewis, a través de las cuales "se
reseña y se describe minuciosamente la vida cotidiana de la gente
común, lo cual permite comprender mejor la vida social, económica,
cultural y psicológica de algunos pueblos y comunidades" (Cerda, 1991).
En las últimas obras mencionadas y en la actualidad no se le da el uso
de relato histórico que tenía en la antigüedad sino que se plantean
"problemas relacionados con el ciclo vital, individual o familiar". "Otros
vinculados con los cambios sociales que afectan la vida de grandes
grupos de la población" (ob. cit.). Tal es el caso de los autores que
menciona Córdova para completar su recuento histórico, los franceses
Maurice Catani y Daniel Bertaux, Nicole Gagnon en Canadá y de Paul
Thompson en Gran Bretaña, a quien considera un "maestro de la
perspectiva biográfica" (1990).
En América Latina aparecen en 1953 trabajos de discípulos de Roger
Bastide; también es usado el método biográfico en México y Argentina.
178
En Colombia son muy conocidas las investigaciones de Orlando Fals
Borda y en Venezuela las de Roberto Briceño León, Alejandro Moreno
y el propio Víctor Córdova.
4.2.- Concepto y características:
La historia de vida es un nuevo enfoque de lo social, una nueva
concepción en la que se toma al sujeto como el centro del conocimiento,
como bien lo destaca Alejandro Moreno en su trabajo "El método de
historias de vida" (En Martínez, 1989):
El sujeto es lo que se ha de conocer, pues es el único hombre
que existe en la realidad concreta y es en su historia donde
se le puede captar con toda su dinámica. Además el sujeto
lleva en sí toda la realidad social vivida. En él se concreta
cada grupo social a que ha pertenecido y toda la cultura en
la que ha transcurrido su existencia. Al conocer el sujeto se
conoce el grupo y la cultura tal como se dan en concreto, de
manera subjetiva, vívida.
Por su parte, Bernabé Sarabia define este método "como el relato de la
vida de una persona" y dice que el investigador trabaja sobre un relato
que comprende desde el momento en que se está confeccionando la
historia de vida hasta el recuerdo más antiguo del sujeto; en la historia de
vida se trabaja con toda la trayectoria del sujeto (En Córdova, 1990).
A veces, en lugar de esto, el investigador utiliza el criterio temático,
siguiendo un determinado tema a lo largo de toda la vida del sujeto, lo
cual permitirá "la comparación temática de los relatos de diferentes
vidas" (Ibid).
Características:
a.- Rechaza los paradigmas hegemónicos. Existen variedad de teorías
representadas en este método y diferentes escuelas de pensamiento lo
utilizan.
b.- Reivindica la cotidianidad como respuesta a la historia oficial
o de protagonistas, que ha omitido la verdadera historia porque todos los
individuos tienen el mismo derecho a ser relatados, investigados.
c.- Puede aplicarse a gran diversidad de temas, como: lo vivido, los
valores, los conflictos de roles, los modos de vida, estructuras de
producción y otros (Córdova, 1990).
d.- La relación que se establece entre el investigador y el
investigado diluye "la relación de dominación-dominado que está
presente en la entrevista neopositivista" (Rivero, 1993).
179
e.- El criterio de certeza reside en el sujeto o los sujetos
investigados, independientemente de que se trate de un relato único
o de varios relatos. Moreno afirma que "el estudio de un sólo sujeto
puede ser perfectamente suficiente, dado que el individuo lleva en sí
toda la realidad social del y de los grupos en que se ha desarrollado y
se desenvuelve su existencia" (En Martínez, 1989).
f.- El informe o documento producido al utilizar el método de historias
de vida puede ser fácilmente comprendido por el público no
especializado.
4.3.- Proceso de la investigación:
Como todo método interpretativo el de Historias de Vida también es muy
flexible y dinámico, por lo tanto los pasos que aquí indicamos son sólo
una guía que esperamos sea de utilidad a los jóvenes investigadores.
1° Selección del sujeto o los sujetos investigados:
Generalmente el investigador parte del interés por algún tema o asunto
sobre el cual comienza a recopilar información, esta actividad lo lleva
a contactar con la(s) persona(s) que podría(n) poseer una muy rica e
interesante información al respecto. Por ejemplo, si nos interesa la labor
de los inmigrantes en Venezuela o su proceso de integración a la
sociedad venezolana, sin duda que hemos estado en contacto con
inmigrantes y, en cuanto comencemos a estudiarlos encontraremos varios
cuya experiencia será de tal riqueza que su relato nos aportará la
información que buscamos y mucha más (recuérdese que el investigador
cualitativo no se plantea previamente un problema determinado), de tal
modo que el siguiente paso será convencerlos de lo importante que es
para nosotros su relato y de que accedan a ser protagonistas de nuestra
investigación.
Ahora bien, ¿cuántos relatos son necesarios? Algunos autores
consideran que el número de relatos (o de personas a entrevistar)
dependerá del tipo de investigación que se realiza; así, en el ejemplo
citado, un sólo relato podría ser suficiente para ilustrarnos sobre el aporte
de los inmigrantes al país, pero si nos interesa más su proceso de
adaptación tal vez sean necesarios los relatos de inmigrantes de
diferentes nacionalidades, o provenientes del campo y de la ciudad, o que
se hayan residenciado en nuestro país en el medio rural y en el medio
urbano.
Bertaux propone el concepto de saturación como clave para determinar
el número de entrevistas que deben hacerse o de sujetos que es
necesario estudiar en una investigación. Este principio consiste en que
después de cierto número de entrevistas el investigador se da cuenta
de que no obtiene nuevas informaciones, por lo tanto ya no será
necesario seguir haciendo entrevistas (Córdova, 1990).
180
2° Realización de las entrevistas:
Una vez que el informante ha accedido a ser entrevistado debemos
ganarnos su confianza, para ello seremos claros en cuanto a nuestros
fines y los de nuestra investigación. Luego se fijará de mutuo acuerdo el
horario y el lugar para las entrevistas. Este último debe ser un sitio
cómodo, que permita privacidad y nos libre de la observación y posibles
interrupciones por parte de terceros, porque pueden coartar la libre
expresión del entrevistado.
Las entrevistas deben grabarse, de ser posible no sólo el sonido sino
también la imagen, para ello es necesario contar con el permiso del
entrevistado, pero la videocámara o la grabadora han de colocarse
de tal modo que su presencia sea imperceptible para él, con el fin de que
no se sienta intimidado por la presencia de estos aparatos.
El entrevistador debe llevar, además, su cuaderno de campo (el cual es
una herramienta fundamental del investigador cualitativo), en el que hará
anotaciones sobre lo que observe o piense del ambiente, sucesos,
gestos, acciones y otros aspectos de interés. Se recomienda que el
entrevistador se prepare previamente, obteniendo información básica
acerca del entrevistado, sobre su vida, su labor profesional, obras
publicadas, gustos y aficiones o sobre el ejercicio de su profesión,
todo lo cual facilitará, no sólo el establecimiento de una buena relación,
sino el hacer las preguntas mas indicadas y el saber obtener la
información que se requiere.
En cuanto al tipo de entrevista se recomienda la no estructurada o no
directiva; debe ser flexible, dinámica y "en profundidad". Taylor y Bogdan
(1992) definen las "entrevistas en profundidad" como reiterados
encuentros cara a cara entre el investigador y los informantes, encuentros
éstos dirigidos hacia la comprensión de las perspectivas que tienen los
informantes respecto de sus vidas, situaciones o experiencias tal como
las expresan con sus propias palabras. Las entrevistas en profundidad
siguen el modelo de una conversación entre iguales, y no de un
intercambio formal de preguntas y respuestas.
También puede usarse la autobiografía escrita porque permite al sujeto
reflexionar y manifestar sus sentimientos y experiencias con tranquilidad,
tomándose el tiempo necesario para ello.
En todo caso, además de los aspectos ya señalados, queremos incluir
aquí algunas de las recomendaciones que hace Miguel Martínez (1991)
para que la realización de las entrevistas conduzca a los mejores
resultados:
La actitud general del investigador será la de "un oyente benévolo", con
una mente límpida, fresca, receptiva y sensible.
181
Más que formular preguntas, el entrevistador tratará de hacer hablar
libremente al entrevistado.
Presentará todos los aspectos que quiera explorar con la investigación,
agrupados en una serie de preguntas generales y presentadas en forma
de temas, elegidos previamente, bien pensados y ordenados de acuerdo
con la importancia o relevancia para la investigación.
Sin embargo, el cuestionario debe ser sólo una guía para la entrevista,
cuyo orden y contenido pueden ser alterados de acuerdo con el
proceso que esta siga: el entrevistado debe sentirse como
"coinvestigador".
No se debe dirigir la entrevista: que el sujeto aborde el tema como quiera
y durante el tiempo que desee; tampoco se deberá discutir su opinión o
sus puntos de vista, ni mostrar sorpresa o desaprobación, pero sí interés
en lo que dice o narra. Moreno recomienda no usar cuestionarios ni
hacer preguntas sino pedirle al informante que nos hable de su vida.
No se interrumpirá nunca el curso del pensamiento del entrevistado; se
deberá, más bien, dejarlo que agote lo que tiene en mente. Las
preguntas directas suelen conducir a respuestas superficiales y
estereotipadas.
Invitarlo a que "diga algo más" o "profundice" aspectos que parezcan
de mayor relevancia. Conviene hacer esto con mucha prudencia y sin
presionar, ya que ello llevaría a agotar los recuerdos e inventar.
Que el sujeto se sienta con plena libertad de tratar otros temas que le
parezcan relacionados con el abordado expresamente.
Además de estas recomendaciones hay que reiterar la de llevar el
cuaderno de campo para anotar los comentarios y detalles que en el
transcurso del trabajo surjan de manera espontánea.
3° La transcripción y el análisis de la información:
Algunos autores como Daniel Bertaux recomiendan que la transcripción
de las grabaciones se haga de inmediato o "en caliente". Debe hacerse
con la mayor exactitud y fidelidad, sin introducir modificaciones ni
correcciones de carácter gramatical o sintáctico (Córdova, 1990).
También es necesario que se destaquen las características del lugar
donde se realiza la entrevista y detalles sobre la vida del entrevistado u
otros aspectos relevantes. Luego, el material se organizar y se
clasificará por temas o de acuerdo a algún criterio que facilite su análisis
y posteriormente se procederá a su evaluación y contrastación. Para
ello Córdova (ob. cit.) presenta tres medidas que propone Thompson:
182
1ª "Asegurar la consistencia interna de cada entrevista", para lo cual
hay que leerla como un todo y asegurarse de su comprensión.
2ª Revisar otras fuentes orales o escritas que nos ayuden a comprender
el material.
3ª "Situar la evidencia dentro de un contexto más amplio", "donde
aparezcan las relaciones sociales, los movimientos sociales" y otros
aspectos generales.
Por último, otro modo de hacer el análisis es el que recomienda Chevalier
de someter la información a "tres lecturas": una factual, otra temática y
una simbólica (ob. cit.).
Lectura Factual: consiste en la sucesión cronológica de los hechos
de acuerdo a tres temporalidades distintas: un tiempo medio y de ritmo
moderado, que es el del narrador mismo después de su nacimiento. Un
tiempo más corto y rápido que se presenta con intermitencia, es el de
las biografías paralelas: padres, amigos, que el narrador resume total o
parcialmente, porque ellas interfieren con su propia existencia en un
momento dado. Un tiempo largo y lento, el de la vida social, en la cual
se inscribe la propia vida del narrador (Ibid).
Lectura temática: en ella no se toma en cuenta el tiempo sino los
diferentes temas y aspectos importantes que aparecen en la vida del
narrador.
Lectura simbólica: "es una síntesis de las dos anteriores." "Permite
captar cómo el sistema de normas y valores actúa en la vida social... y
comprender otros planos o dimensiones en donde se articula la vida
individual, la experiencia vivida con respecto a la sociedad global" (ob.
cit.).
Debemos reiterar aquí que existen diversas formas de realizar la
interpretación de la información en las Historias de Vida así como de
elaborar el informe final.
Dificultades:
a) La elección del sujeto o de los sujetos que serán estudiados,
para lo cual el investigador deberá seguir diferentes criterios, entre los
cuales está la posibilidad real de realizar las entrevistas, pues es
necesario no sólo que la persona esté dispuesta a ser entrevistada,
sino que realmente tenga tiempo para ello.
b) La realización de las entrevistas: porque el entrevistar es casi un
arte; no es fácil establecer una buena relación y lograr que la persona
entrevistada tenga confianza en el investigador y le de la información
necesaria.
183
c) La interpretación de la información: ya que es muy compleja y
puede hacerse de diferentes formas y en varios niveles o planos.
d) La confiabilidad: como se ha dicho, puede lograrse tomando
información de diferentes fuentes, contrastando relatos de varios sujetos o
interpretaciones de un relato realizadas por diferentes investigadores.
Esta contrastación es la que se denomina triangulación. Por ejemplo si
investigamos a una persona, es conveniente entrevistar también a
miembros de su familia, amigos o compañeros de trabajo y contrastar o
confrontar lo que dicen unos y otros para lograr una información confiable.
5.- Método Investigación-acción-participante
5.1.- Perspectiva histórica:
En su búsqueda de los orígenes de la investigación-acción,
Carlos Lanz (1989) nos dice que Corey habla de dos fuentes
independientes: una constituida por los trabajos de Collier desde 1933 a
1945, quien usaba la expresión investigación-acción y estaba convencido
de la necesidad de la comunidad en la investigación. La otra fuente está
conformada por el trabajo de Kurt Lewin y sus seguidores.
Por otro lado, Jorge Murcia (1990) cita el trabajo de Paulo Freire, quien
hablaba de “investigación participatoria”, “investigación participante” o
“investigación acción” y considera como protagonista del proceso de
investigación a la comunidad misma" y además hace un recuento de
congresos realizados en diversos países y trabajos publicados, entre los
que se destaca uno de Orlando Fals Borda editado por la UNESCO y la
actividad del Centro Multinacional de Educación de Adultos (CEMEDA),
con cuya colaboración trabajan más de ochenta investigadores en
diferentes países. Otros brasileros que han realizado este tipo de
investigación son: Guerreiro Ramos (1959), Costa Pinto y Floristán
Fernández (1963). Por otro lado, en Colombia también se ha destacado
Germán Zavala (1973-74), al utilizar la llamada investigación
social/acción social directa.
5.2.- Concepto y características:
El término investigación-acción-participante hace referencia, según Jorge
Murcia (ob.cit.) "a diversos esfuerzos por desarrollar enfoques
investigativos que impliquen la participación de las personas que hayan
de ser beneficiarias de la investigación y de aquellos con quienes ha de
hacerse" el diseño, la recolección y la interpretación de la información.
Uno de sus principales objetivos es "conocer la forma en que la gente
interpreta las estructuras sociales para desarrollar actividades comunes,
a través de sus organizaciones" (ob. cit.).
184
Pero existen dos vertientes de esta investigación que
permitirán adscribirla, como afirma Alfredo Molano (en Lanz, 1989),
"tanto al mantenimiento de las estructuras sociales dadas (como ‘ciencia
aplicada'), como para la transformación radical de éstas". Al primer tipo
se le llama investigación-acción-reproductora y a él pertenecen los
trabajos de Kurt Lewin y otros psicólogos sociales y los que culminan en
la ‘ingeniería humana' de Potter (Ibid).
En el segundo grupo se inscriben los investigadores que han tratado de
promover el cambio de las estructuras sociales y económicas existentes
como J. C. Mariátegui, Paulo Freire, Orlando Fals Borda, Jesús Rivero
y otros, para hablar sólo de Latinoamérica.
A juicio de Alfredo Molano (en Lanz, C. ob. cit.) Esta vertiente tiene sus
raíces teóricas e históricas en:
El trabajo práctico de los marxistas clásicos.
Las investigaciones de Freud y Piaget.
Los aportes de la sociología y la antropología:
Observación participante, experimentación-intervención.
La propuesta metodológica de la ‘inserción' en el proceso
social, lo cual implica un compromiso político por parte del
investigador, y una participación de los grupos sociales en la
concepción y desarrollo de los proyectos de investigación.
Los ensayos de ‘investigación militante' en el contexto de los
partidos de izquierda.
El aporte de la crítica positivista hecho por la Escuela de
Frankfurt.
A pesar de esto, Jorge Murcia (1990) opina que "en la investigaciónacción
no existe todavía un núcleo propio de principios metodológicos
y una epistemología que guíen las diversas acciones y prácticas
investigativas, pero la acción significa para todas una manera de
comunicación donde se cuestiona la realidad social existente".
Así mismo, este autor, colocado en la vertiente participativa afirma que
el postulado fundamental del cual parte dicha vertiente es
que el conocimiento de la realidad del objeto es en sí mismo un
proceso de transformación a través de la superación de los
conflictos y contradicciones del investigador, del grupo
participativo y del problema u objeto de estudio. Entonces el
conocimiento de la realidad no se descubre ni se posee: es el
resultado de la transformación objetiva y subjetiva que lo
produce dentro del mismo proceso de investigación-acciónparticipante
(ob. cit.).
"El objeto del proceso investigativo, así como el objeto del proceso
educativo, deberá ser la liberación de las potencialidades creadoras de
185
los individuos y la movilización de recursos humanos para la solución de
problemas sociales" (ob. cit.)
Características:
a.- La investigación participativa puede beneficiar inmediata y
directamente a la comunidad (Murcia, 1990).
b.- Involucra a toda la comunidad en todo el trabajo investigativo, lo
cual conlleva a que todos aprendan a usar las técnicas de investigación.
c.- El investigador "participa en la investigación de la realidad social
de los grupos y comunidades para contribuir a la interpretación objetiva
de la misma y a la formulación de acciones para transformarla" (ob.
cit.).
d.- No busca generalizar sino aplicar los resultados donde se ha hecho
la investigación, aunque se pueden establecer tendencias y alternativas.
e.- Es un "proceso permanente de realimentación y cambio" (ob. cit.).
Algunos fundamentos teóricos:
Realidad: no consiste sólo en "hechos concretos y cosas (físicas) sino
que incluye también las maneras en las cuales las personas que están
implicadas en estos hechos los perciben" (Murcia, 1990).
"Si interesa conocer las maneras de pensar y los niveles de percepción
de la gente, entonces la gente necesita pensar acerca de su
pensamiento y no ser solamente el objeto del pensamiento del
investigador" (Ibid).
Conocimiento: acepta el principio "de la Antropología según el cual las
personas de la comunidad conocen mucho mejor su realidad que las
personas extrañas a ella. La investigación-acción asume que es
necesario involucrar a los grupos en la generación de su propio
conocimiento y en la sistematización de su propia experiencia.
También supone que debe darse una íntima ligazón entre la producción
de conocimientos y los esfuerzos para realizar un cambio" (Murcia, ob.
cit.).
"Así, para la IAP la teoría y el proceso del conocimiento son,
esencialmente una interacción y transformación recíproca del
pensamiento y la realidad, del sujeto y el objeto, del investigador y el
medio" (Ibid).
Criterio de verdad: "no se desprende de un procedimiento técnico, sino
de discusiones cuidadosas sobre informaciones y experiencias
específicas" (ob. cit.). "La práctica social es el origen y criterio de
186
conocimientos, es el proceso por el que el conocimiento se aproxima
infinita y eternamente al objeto" (ob. cit.).
Relación teoría-práctica: "la práctica determina la teoría y ésta a su
vez incide en la práctica. Es decir, la teoría es una elaboración y como tal
es producción de conocimiento a partir de una práctica concreta. La
práctica a su vez recibe un aporte específico determinante de la teoría"
(ob. cit.).
Participación: es "un proceso de comunicación, decisión y ejecución
que permite el intercambio permanente de conocimientos y experiencias
y clarifica el poder de decisión y el compromiso de la comunidad en la
gestión, programación y desarrollo de acciones conjuntas. Por eso la
participación debe ser activa, deliberada, organizada, eficiente y decisiva"
(ob. cit.). Esta participación generalmente no es un punto de partida sino
de llegada y, al decir de Hugo Cerda (1991), es un objetivo estratégico
para la investigación-acción-participativa.
5.3.- Proceso de la investigación:
No existen en este tipo de investigación unos pasos previamente
establecidos que haya que seguir con rigidez, puesto que se trata de un
proceso muy dinámico que, además, es abordado de diferentes modos.
Así, por ejemplo, Kurt Lewin, quien da a la investigación-acción un
enfoque moderno, establece pasos como la identificación de un problema
específico, la formulación de hipótesis, la ejecución de las acciones
que llevarán a comprobar las hipótesis, la evaluación de los efectos de
dichas acciones y, por último, las generalizaciones (Murcia, 1990,).
Sin embargo, quienes utilizan la investigación-acción desde la óptica
postmoderna no se proponen lograr conocimientos que puedan ser
generalizados sino que sean útiles para resolver los problemas de la
comunidad y que den a sus miembros la formación para enfrentar y
resolver otros problemas que se presenten.
De tal manera que, teniendo en cuenta lo anterior, es sólo con fines
didácticos que procederemos a describir algunas de las fases que suelen
acontecer en el proceso de investigación, aclarando que no
necesariamente son etapas que se suceden de manera lineal sino que
hay entre ellas una interacción dialéctica.
Podemos decir con Jorge Murcia que existen:
1° Fase exploratoria de la comunidad e identificación de necesidades
básicas.
2° Descripción de la problemática con sus variables e indicadores de
valoración.
187
3° Elaboración de una estrategia educativa con sus acciones de
ejecución (1990).
Otros autores nos hablan de etapas diferentes, como Astorga y Van der
Bijl (1990), quienes dividen el proceso de trabajo en cinco etapas:
diagnóstico, planificación, ejecución, evaluación y sistematización, las
cuales explican del siguiente modo:
1. Diagnóstico.............. Conocer los problemas de nuestra comunidad.
2. Planificación............ Preparar acciones para solucionar los
problemas.
3. Ejecución................ Realizar las acciones planificadas.
4. Evaluación.............. Valorar las acciones que hemos realizado.
5. Sistematización....... Reconstruir las experiencias de todo el proceso
de trabajo.
A continuación procederemos a explicar brevemente cada una de dichas
etapas, pero antes nos referiremos al proceso de inserción en la
comunidad, que es previo y necesario tanto para realizar un buen
diagnóstico como para lograr su participación, y consiste en ubicarse
dentro de ella y ganarse su confianza, lo cual requiere estar con la
gente, irse familiarizando con sus problemas hasta sentirlos como
propios y que ellos nos perciban como parte de la comunidad. Para
Astorga y Van der Bijl (1990) este proceso es permanente "pues siempre
es necesario mantener y fortalecer nuestro acercamiento a los
compañeros" y así lo creemos nosotros.
El proceso de inserción es difícil y delicado y requiere de gran habilidad
por parte del equipo de investigadores, quienes tendrán que obtener la
mayor cantidad posible de informaciones respecto a la comunidad, hasta
es posible que sea necesario vivir en ella. Los mencionados autores
recomiendan aprovechar las situaciones informales, las fiestas, para ir
ganando la confianza de los miembros de la comunidad y para obtener
la información necesaria, pero advierten que en estas ocasiones no es
conveniente usar equipos de video, grabadores ni formularios, sino que
los registros deben hacerse después de los contactos con la gente,
durante los cuales debemos "escuchar y observar con amplitud de
criterio" (ob. cit.).
No siempre es necesario (ni puede lograrse) el mismo grado de
inserción, éste dependerá de factores como los objetivos de la
investigación, la composición y capacidad del equipo investigador, el
nivel de participación que se espera, el tiempo y los recursos conque se
cuenta (ob. cit.).
188
En todo caso, el equipo decidirá el grado de inserción que se requiere
para el logro de los objetivos y, en principio, para realizar un buen
diagnóstico, el cual será base fundamental de la investigación.
Una vez lograda una buena inserción podrá continuarse con el proceso
de investigación, el cual comenzará con el diagnóstico.
1. Diagnóstico:
Es también llamado diagnóstico participativo, porque en él, como en todo
el proceso de la investigación deben intervenir los miembros de la
comunidad. Es la etapa en la cual se identificará el problema, se
recogerán y procesarán todas las informaciones referentes a él.
Sólo si se ha logrado una buena inserción podrá hacerse un
diagnóstico suficientemente completo, lo cual comprende una
identificación del problema, que se logra a través de entrevistas,
conversaciones, dinámicas de grupo y otras actividades dentro de la
comunidad. Posteriormente será necesario elaborar un plan que nos
guíe en el proceso de recolección de las informaciones, en el cual
debemos involucrar a la mayor parte posible de los miembros de la
comunidad y es necesario recurrir tanto a fuentes primarias, constituidas
por la realidad y las personas que viven en ella (utilizando la
observación, conversaciones informales, entrevistas, encuestas,
discusiones grupales), como al uso de las fuentes secundarias, para
cuyo empleo puede confeccionarse una lista de preguntas que servirán de
guía.
La segunda etapa del diagnóstico es la de procesamiento de las
informaciones, que se realizarán mediante el levantamiento de gráficos,
láminas y todo material necesario y en discusiones y conversaciones con
todos los participantes en el proceso. Una vez organizada la información
se procederá a presentarla en la forma más clara posible a todos los
miembros de la comunidad, entre quienes se discutirán los informes
obtenidos y se tomarán las decisiones respecto a la forma como
deberá enfrentarse el problema.
2. Planificación:
Una vez realizado el diagnóstico y decididas las formas mediante las
cuales se enfrentará el problema, el equipo de investigadores y el grupo
participante deberán proceder a la planificación de las acciones a tomar,
para lo cual deberán tomar en cuenta todos los factores que puedan
influir, como: el tiempo de que se dispone, los recursos económicos, las
personas dispuestas a participar en el trabajo, el tipo de problema a
enfrentar y tantos otros.
Una vez realizada la planificación debe ser presentada a la comunidad
y discutida por el mayor número posible de personas con el fin de que
189
sea conocida por todos, criticada, corregida y aprobada, luego de lo cual
podrá y deberá ponerse en práctica.
Es necesario aclarar que dicha planificación no puede ser rígida sino
que, de ser necesario, se irá corrigiendo y reajustando durante el
proceso de ejecución.
3. Ejecución:
Es la fase de puesta en práctica de los planes acordados. De
enfrentamiento con el o los problemas, es la que permite el conocimiento
más profundo de la realidad, pues éste sólo se logra cuando se intenta
transformarla.
La comunidad tomará las acciones necesarias para resolver las
situaciones problemáticas, actuará, recogerá informaciones y datos, los
procesará e interpretará. Esto es lo más importante de este método
pues ayuda a las personas a identificar sus problemas, a determinar
cuáles son las verdaderas causas de los mismos y a actuar en
consecuencia para lograr su solución.
4. Evaluación:
La Investigación acción-participante tiene una fuerte fundamentación
dialéctica, por ello es tan dinámica y no es de extrañar que cuente,
como una parte importante del proceso, con la evaluación del mismo.
Para efectos didácticos, esta etapa se presenta como posterior a la de
ejecución, pero en general hay simultaneidad entre las distintas etapas,
pues, constantemente se están evaluando los planes y las
ejecuciones y haciendo las correcciones necesarias. Sin embargo, al
finalizar algunas de las fases comprendidas en el proceso de ejecución,
es necesario detenerse a evaluar los resultados, analizar los éxitos y los
fracasos y, en consecuencia, rectificar el rumbo y corregir los planes o
establecer nuevas metas.
5. Sistematización:
Es un trabajo que corresponde básicamente al equipo de investigadores
y que consiste en realizar una discusión y reflexión sobre todo el
trabajo realizado y una reconstrucción del mismo que nos permitirá
"tener una visión más global y profunda de nuestra práctica" (Astorga y
van der Bijl, 1990) con el fin de obtener conclusiones que nos servirán en
el futuro.
Ventajas de este método:
La investigación acción-participativa, a juicio de Jorge Murcia (1990),
tiene ventajas como:
190
- "La organización y movilización de los adultos con base en sus
intereses detectados por ellos mismos y un aumento en la motivación
para participar en la solución de sus situaciones problemáticas".
Acepta y promueve el desarrollo de competencias en los actores
sociales.
- "Permite integrar en el proceso a los miembros de la comunidad como
investigadores activos, en vez de tomarlos como objetos investigados"
(ob. cit.).
- Facilita la libre circulación de la información y la dinámica entre los
diferentes participantes.
- "Eleva el nivel del pensamiento crítico entre todos los que estén
implicados a través de este proceso de examen, crítica y reinvestigación"
(Murcia, ob. cit.).
- "Como en la investigación-acción no hay mucho énfasis en el empleo
del instrumental técnico de estadísticas y de muestreo, permite su
aplicación por parte de un personal de formación media" (Ibid).
- Además ofrece otras ventajas derivadas de la práctica misma: permite,
por parte del investigador y de los grupos involucrados, la generación
de nuevos conocimientos; promueve la movilización y el reforzamiento de
las organizaciones de base en el análisis crítico de las necesidades y las
opciones de cambio.
191
VACÍA
192
GLOSARIO
193
VACÍA
194
Alea: palabra latina que significa azar, contingencia, riesgo (García,
1981).
Aleatorio: incierto, que depende de un suceso eventual (Ferrater, 1971).
En investigación cuantitativa se denomina muestreo aleatorio aquel en
el que los individuos o elementos que componen la muestra son
elegidos mediante alguna forma de sorteo, pero de ningún modo
intencionalmente.
Agnóstico: el que profesa la doctrina del agnosticismo, según la cual el
entendimiento humano no puede conocer lo absoluto sino sólo lo relativo
y fenoménico (Ferrater, 1971).
Aristotélico: perteneciente a la doctrina y obras de Aristóteles o
conforme a ellas.
Axiológico: lo que se refiere a la axiología, es decir, al problema de
los valores.
Axioma: verdad indiscutible comúnmente aceptada (Gutiérrez, 1994).
Categoría: del griego kategoría: declaración, testimonio. "Conceptos
fundamentales que reflejan las propiedades, facetas y relaciones más
generales y esenciales de los fenómenos de la realidad y de la
cognición" (Rosental, 1985,).
Cientificismo: tendencia a valorar demasiado las nociones científicas
(García, 1981).
Cognitivo: referente al conocimiento y a los procesos del conocer
(García, 1981).
Cognitivismo: "Teorías del aprendizaje que se preocupan
básicamente de la percepción, resolución de problemas,
procesamiento de información, estructura cognoscitiva y
entendimiento" (USB, 1981).
Cognoscente: El que conoce. Quien tiene las capacidades físicas y
mentales necesarias para poder conocer.
Dialéctica: este término ha estado en estrecha relación con el vocablo
"diálogo" y puede definirse como el arte del diálogo; en la dialéctica
hay una confrontación, no necesariamente entre dos interlocutores "sino
dentro del mismo argumento"(Ferrater, 1971). Aristóteles consideraba
que el inventor de la dialéctica fue Zenón de Elea, quien sometió a
análisis las contradicciones que surgen cuando se intenta comprender
el concepto de movimiento y multiplicidad. El propio Aristóteles considera
la d. como ciencia de los argumentos probables, ciencia de la
195
demostración. El concepto continuó su evolución hasta convertirse para
Hegel en un dinamismo interno de la idea:
afirmación �� negación �� negación de
la negación �� síntesis-afirmación.
La razón es dialéctica. Marx y Engels desechan el contenido idealista de
la filosofía de Hegel y estructuran la d. sobre la base de la concepción
materialista de la historia y del desarrollo del conocimiento, cuya
categoría fundamental es la contradicción, que constituye la fuerza
motriz y la fuente de todo desarrollo, entendiéndose el desarrollo
dialéctico como la transformación por medio de los cambios
cuantitativos en cualitativos, la interrupción de la gradualidad, los altos,
la negación del momento inicial del desarrollo y la negación de esta
misma negación (Rosental,1980).
Dialógico: referente al diálogo. Entrevista dialógica: aquella que más que
un interrogatorio es una conversación entre el investigador y el sujeto
investigado. Ética dialógica: la que se fundamenta en la comunicación,
en el diálogo entre los sujetos, quienes llegan a acuerdos sobre los
diferentes asuntos que afectan su realidad y sobre las conductas a
seguir al respecto.
Dicotomía: es la división de un concepto en dos conceptos contrarios
que agotan la extensión del primero. Método de clasificación en que
las divisiones y subdivisiones sólo tienen dos partes.
Dicotómica: se llama así a la variable que puede presentarse de dos
maneras.
Epistemología: del griego: episteme, conocimiento y logos, estudio.
Ciencia que estudia el conocimiento. Práctica de vigilancia de las
operaciones conceptuales y metodológicas de las ciencias.
Escatología: conjunto de creencias y doctrinas referentes a la vida de
ultratumba, al fin del mundo y al juicio final. Plantea la lucha entre el bien
y el mal, el castigo a los pecadores y la recompensa a los justos. Las
ideas escatológicas existen en el cristianismo, el judaísmo y otras
religiones (Rosental, 1980).
Estereotipo: imagen o idea aceptada por un grupo, opinión o idea muy
simplificada de algo o de alguien (García, 1981).
Estructura: "Contextura y forma interior de organización de un sistema
que se presenta como una unidad de relaciones recíprocas estables
entre sus elementos" (Rosental, 1980), y que no pueden comprenderse
sino en esa interacción mutua. También suele llamarse estructura
histórica o social a un conjunto de grupos sociales con sus relaciones
196
de todo tipo, que sólo pueden entenderse a partir de esa
interdependencia. Una estructura es una totalidad compleja.
Falsabilidad: Condición que permite comprobar que una hipótesis o
proposición falsa.
Formación económico-social: Tipo de sociedad basado en
determinado modo de producción y aparecido como un eslabón en el
desarrollo progresivo de la humanidad. Este concepto se debe al
Materialismo Histórico y "constituye la piedra angular de la concepción
materialista de la historia" (Rosental, 1980). Permite comprender la
sociedad como una unidad orgánica cuyo tipo de gobierno, ideología,
moral y formas de organización tienen su origen en el modo de
producción, y ayuda a explicar las tendencias y los actos de los
individuos, de los grupos y de las masas.
Gestalt: es un todo complejo integrado por elementos íntimamente
relacionados entre sí, es una estructura. Existe una escuela psicológica
o teoría de la Gestalt que considera que los elementos primarios de
la psique no son las sensaciones sino ciertas estructuras psíquicas,
formaciones enteras o "gestalten" y explica la totalidad de las
formaciones psíquicas por leyes subjetivas (Rosental, 1980).
Gnoseología: es la disciplina que tiene por objeto "el estudio del
conocimiento en sus aspectos más generales y esenciales. Las
condiciones, verdad y falsedad del conocimiento, cuentan entre los
aspectos a que hace referencia". También el desarrollo mismo del
conocimiento, considerado éste como el proceso (Soler en Gutiérrez,
1984/94). "La gnoseología entendida como la relación entre el sujeto
cognoscente y el objeto de conocimiento, no puede ser entendible sino
dentro de los matices que presenta su devenir histórico" (Gutiérrez, ob.
cit).
Hegemónico: dominante, que mantiene la supremacía, el poder. Para
los griegos era una realidad o principio que poseía
superioridad sobre todo lo demás. En general se llama así a las
personas, clases sociales o grupos que ejercen el control o dominación
sobre los demás.
Hereje: es aquel que comete o sostiene una herejía, es decir una idea
que se considera errónea sobre una religión, ciencia o arte.
Fundamentalmente es aquel que expresa ideas u opiniones que no son
aceptadas por las autoridades establecidas (García, 1981), es decir,
hegemónicas o dominantes.
Herético: relativo o perteneciente a la herejía. Se llaman así aquellas
ideas, teorías o paradigmas que están fuera o contra las teorías o
paradigmas hegemónicos.
197
Heurístico: relativo a la heurística, que es el arte de inventar y de discutir
que surgió en Grecia como medio de buscar la verdad a través de la
polémica. Así, el método heurístico es usado para lograr nuevos
conocimientos a través de la imaginación, la creatividad y la polémica.
Hipóstasis: del griego hypostasis: esencia, sustancia. En sentido
general es la elevación al rango de objeto con existencia independiente
de lo que en realidad constituye sólo una propiedad. En sentido más
amplio, es la atribución de existencia independiente a los conceptos
abstractos (Rosental, 1980).
Hipotético: fundado en hipótesis; dudoso, incierto (García, 1981). Con
frecuencia este término se usa en un sentido muy amplio, indicando
cualquier supuesto. Se consideran hipotéticos los juicios o razonamientos
que se formulan a partir de determinadas hipótesis o proposiciones.
Hipotético-deductivo: se denomina de este modo al método que parte
de la formulación de hipótesis, es decir, "de proposiciones tentativas
acerca de las relaciones entre dos o más variables" (Hernández y otros,
1991) para luego probar si realmente existen estas relaciones y
determinar sus causas y consecuencias.
Holístico: del griego holos: todo. Se refiere a las teorías, tendencias o
métodos que se fundamentan en el holismo, es decir, en la creencia de
que el todo no puede ser reducido a la suma de sus partes (Rosental,
1980).
Homogéneo: del griego homogenes: de un mismo género (Rosental,
1980). Se dice de un cuerpo cuyas partes integrantes tienen igual
naturaleza (García, 1981).
Idealismo: corriente epistemológica que sustenta "la idea de que no hay
cosas reales, independientes de la conciencia" (Hessen, 1974) y, por lo
tanto, el punto de partida de todas las estructuras lógicas y
ontológicas es la razón, como una unidad autónoma que no puede ser
afectada desde fuera y produce por sí misma todo lo real, reducido a
mera manifestación de la razón.
Ideográfico: este término se aplica a la escritura cuyos símbolos
representan ideas y no sonidos. Aquí está usado para referirnos a los
métodos de investigación que buscan la interpretación más completa y
profunda de los fenómenos. "Enfatiza lo particular e individual... No
pretende llegar al establecimiento de leyes" (Bisquerra, 1989).
Metafísica: el término de "metafísica" surgió en el siglo I a. C. "para
designar una parte de la herencia filosófica de Aristóteles y significa,
literalmente, `lo que sigue después de la física'. El propio Aristóteles
había denominado a esta parte de su doctrina filosófica... `filosofía
primera', que investigaba los principios superiores de todo lo existente,
198
a juicio de Aristóteles inaccesibles a los órganos de los sentidos,
comprensibles tan sólo intelectivamente y necesarios para todas las
ciencias." En este sentido se utilizó el término en la filosofía
subsiguiente. "En la filosofía medieval la metafísica se subordinó a la
teología". En la Edad Contemporánea surge "como manera de ver las
cosas y los fenómenos considerándolos como acabados e invariables,
independientes unos de otros, negando las contradicciones internas en
calidad de fuente de desarrollo de la naturaleza y de la sociedad"
(Rosental, 1980).
Metodología: En un principio se utilizaban los términos Metodología y
método como sinónimos, pero en la actualidad la primera es considerada
como el estudio de los diferentes métodos. Es una descripción de los
pasos a seguir y de los conceptos a utilizar para alcanzar una meta o un
fin pre-establecido.
Newtoniano: relativo a las teorías del físico inglés Isaac Newton,
creador de la mecánica clásica y quien formuló la ley de la gravitación
universal, ejerciendo una gran influencia sobre la formación de la ciencia
tradicional.
Noción: "Es la aproximación más rudimentaria al objeto". "Alude a notas y
perfiles imprecisos de los objetos devenidos de la experiencia
inmediata o de gruesas generalizaciones" (Lanz, R., 1977).
Nomotético: del griego nomos: ley, costumbre. Se dice de los métodos
de investigación científica cuya finalidad es la formulación de leyes
generales, basándose en la regularidad de los hechos, es decir, de los
métodos cuantitativos, pues ellos se fundamentan en la representatividad.
Orden civilizatorio: se refiere fundamentalmente a las instituciones y
órganos de poder de una sociedad determinada y a todas las
manifestaciones culturales, ideológicas o de otro tipo que surgen de
dicho poder, en una relación de correspondencia, formando una
totalidad.
Performativo: expresión derivada del inglés performance, que significa
ejecución, realización, desempeño, capacidad, rendimiento. Aquello
que alcanza prestigio, credibilidad, validez, confiabilidad, es decir todo
discurso o método científico que es hegemónico en un momento y en un
contexto determinados.
Postulado: generalmente es un teorema o una teoría no comprobada y
que puede ser cambiada. "Los postulados han de contener
fundamentos que posibiliten su ejecución por cualquiera que los acepte,
o bien, deben ser reconstruidos" (Gutiérrez, 1984/94).
Pragmatismo: del griego pragma: hecho, acción. Corriente filosófica
contemporánea que considera determinado el significado de la verdad
199
por la utilidad práctica. "No obstante, el pragmatismo no entiende por
utilidad práctica la confirmación de la verdad objetiva mediante el criterio
de la práctica, sino aquello que satisface los intereses subjetivos del
individuo", e identifica la realidad objetiva con la experiencia (Rosental,
1980).
Preconcepción: concepción, concepto o idea que se tiene acerca de
alguien o de algo antes de conocerlo profundamente o de proceder a
su estudio científico.
Protocolo: libro en el que se registran las actas de un congreso. En
el caso de la actividad científica, reciben esta denominación las
anotaciones que hace el investigador para registrar con rigurosidad
sus observaciones, las entrevistas realizadas y toda otra información
que recoja a lo largo de su investigación.
Silogismo: construcción lógica que consta de tres juicios: dos premisas
y una conclusión. Constituye la base del "primer sistema lógico de
deducción, formulado ya por Aristóteles" (Rosental, 1980). Por ejemplo:
"todo hombre es animal; todo animal es mortal, luego todo hombre es
mortal; hombre y mortal se hallan unidos en la conclusión porque en el
antecedente estaban ligados al término animal" (Monitor, 1965).
Ubicuo, cua: "del latín ubique: en todas partes. Que se encuentra al
mismo tiempo en todas partes" (García, 1981).
200
BIBLIOGRAFIA
201
VACÍA
202
Alfonso, Illis (1981) Técnicas de Investigación Bibliográfica. Caracas:
Editorial Contexto
Ander-Egg, Ezequiel (1977). Introducción a las técnicas de la
Investigación Social. Argentina: Editorial Humanitas.
Aranguren, B. y Guarisma, J. (1988). Métodos de Investigación. Maracay:
Co-edición ENEVA - Universidad Bicentenaria de Aragua.
Arnal, Justo; Delio del Rincón y Antonio Latorre (1994). Investigación
Educativa. Fundamentos y Metodología. Barcelona, España: Editorial
LABOR S.A.
Ary, Donald; Lucy Cheser Jacobs y Asghar Razavieh (1989-92).
Introducción a la investigación pedagógica. México: McGraw-Hill.
Astorga, Alfredo y Bart van Der Bilj (1990). Manual de diagnóstico
participativo. Manuales prácticos No. 9. 1ra. edición. Quito: CEDECO.
Babin, J. El Saber. Editorial Galatea (1957). Buenos Aires.
Balandier, George (1983). Prefacio a la traducción francesa de la obra de
Ferraroti, Storia e Storie de vita. (Historie y histoires de vie). En Miguel
Martínez, Comportamiento Humano, nuevos métodos de investigación
(1989). México: Editorial Trillas.
Balestrini, Miriam (1978). Procedimientos técnicos de la investigación.
documental. (Orientaciones para la presentación de informes,
monografías, tesis, tesinas, y otros). Caracas: Editorial Panapo.
Bartra, Roger (1973). Breve diccionario de Sociología Marxista.
México: Editorial Grijalbo.
Bavaresco de P., Aura M (1976). Las técnicas de investigación. (Manual
para la elaboración de tesis, monografías e informes). Cincinatti, Ohio,
EUA: South-Western publishing Co. 4ta. edición.
Bermúdez, Luis (1995). "Investigación y metodologías de las nuevas
ciencias sociales". En R. Lanz y M. Hurtado (coord.). Paradigmas,
Métodos y Postmodernidad. . Barinas: Ediciones de la Universidad de
Los Andes –Fundaepisteme.
Bertalanffy, L. Von (1981). Teoría general de los sistemas. Madrid: Fondo
de Cultura Económica.
Beveridge, W. I. B. (1982). El arte de la investigación científica. Trad.
Oswaldo Grillo. Caracas: Ediciones de la Biblioteca de la U.C.V.
Bigott, Luis Antonio (1982). Una metódica de enseñanza en metodología
de la investigación. Material (mimeografiado), Caracas.
203
Bisquerra, Rafael (1989). Métodos de Investigación Educativa. Guía
Práctica. . Barcelona, España: Ediciones CEAC.
Bochenski, J. M. (1975). Los métodos actuales del pensamiento. Madrid:
Editorial Rialp.
Bravo, Víctor (1994). Introducción al debate de la Modernidad. Caracas:
Editorial Actual.
Briones, Guillermo (1992). La Investigación Social y Educativa. Colombia:
SECAB.
Bunge, Mario (1985). Epistemología. Barcelona, España: Editorial Ariel.
_____ (1969). La ciencia, su método y su filosofía. Buenos Aires: Ediciones
Siglo Veinte.
_____ (1969). La Investigación científica. Buenos Aires: Editorial Ariel.
Bussot, Aurelio (1988). Investigación Educacional. Maracaibo: Ediciones
de la Universidad del Zulia. EDILUZ.
Calello, Hugo. La Investigación Científica. Mimeografiado. Caracas:
Universidad Central de Venezuela.
_____ y Neuhaus, S. (1990). La Investigación en las Ciencias Humanas.
Método y Teoría Crítica. Caracas: Fondo Editorial Tropykos.
Campbell, D. y Stanley, J. (1978). Diseños experimentales y
cuasiexperimentales en la investigación social. Buenos Aires: Amorrortu.
Cardoso, Ciro (1981). Introducción al trabajo de la Investigación
histórica. Conocimiento, método e historia. Barcelona, España: Editorial
Crítica. Grupo Editorial Grijalbo.
Cardozo, Arturo (1990). Investigación, estudio y cambio. Guías
metodológicas. Caracas: Fondo Editorial Tropykos.
Castells, M. y De Ipola, E. (1972). Práctica Epistemológica y Ciencias
Sociales. Revista Latinoamericana de Ciencias Sociales. Santiago de
Chile: FLACSO. No. 4., p. 144.
____ (1981). Metodología y Epistemología de las Ciencias Sociales.
Madrid: Editorial AYUSO.
Castrejón Diez, Jaime. (1982). El Concepto de Universidad. México: Ed.
Océano, S. A.
204
Cazares, L. y otros (1982). Técnicas actuales de Investigación
Documental. México: Edit. Trillas.
Cerda, Hugo (1991). Los elementos de la investigación. Cómo
reconocerlos, diseñarlos y construirlos. Bogotá: Editorial El Búho.
Cohen, M. y Nagel, E. (1977). Introducción a la lógica y al método
científico. Tomos I y II. Buenos Aires: Amorrortu editores.
Colom, A. y Mèlich, J. C. (1994). Después de la modernidad. Nuevas
Filosofías de la Educación. Papeles de Pedagogía. 1ra. edición.
Barcelona, España: Editorial Paidós.
Contasti, Max (1975). Elementos conceptuales de estadística
metodológica. Caracas: Editorial la enseñanza viva.
Córdova, Víctor (1990). Historias de vida. Una Metodología Alternativa
para Ciencias Sociales. Caracas: Fondo Editorial Tropykos-Comisión de
Estudios de Post-grado. FACES. U.C.V.
Curvith, Georges (1971). Dialéctica y Sociología. Madrid: Alianza Editorial.
Damiani, Luis (1994). La Diversidad Metodológica en la Sociología.
Caracas: Fondo Editorial Tropykos/FACES-UCV.
De Gortari, Eli (1970). El Método Dialéctico. México: Editorial Grijalbo.
Demo, Pedro (1985). Investigación Participante. Mito y Realidad.
Argentina: Kapeluz. Serie Nuevos Problemas Educativos.
Duverger, Maurice (1978). Métodos de las Ciencias Sociales. 10a. ed.
España: Editorial Ariel.
Einstein, Albert (1975). Concepción científica, moral y social. Barcelona,
España: Editorial Planeta.
Estraño, Alfredo (1981). Metodología de la Investigación en Educación.
Maracay: IUPEMAR, Departamento de Post-grado y Reciclaje.
Foucault, Michel (1984). Vigilar y castigar. Nacimiento de la prisión.
México: Siglo XXI, editores. Trabajo original publicado en 1975.
García Bacca (1984). Teoría y metateoría de la ciencia. Vol. II. Caracas:
Universidad Central de Venezuela.
García Guadilla, Carmen (1987). Producción y transferencia de paradigmas
teóricos en la Investigación Socio Educativa. Caracas: Fondo Editorial
Tropykos.
205
Gómez, C. y Barrios, L. (1979). Orientaciones para el fomento de la
investigación documental. Valencia: Facultad de Ciencias Económicas y
Sociales de la Universidad de Carabobo.
González Fabre, Raúl (Marzo de 1994). Un acercamiento a la cuestión
del conocimiento. Revista SIC. Caracas: Centro Gumilla.
González, Freddy y Rodríguez, Magin (Enero-Marzo, 1991). Problemática
epistemológica de la investigación cualitativa. Revista FACES. Año 2.
No.6. Valencia: Universidad de Carabobo.
Gramsci, Antonio (1973). Materialismo Histórico y Sociología. México:
Editorial Martínez Roca.
Grawitz, Madelaine (1975). Métodos y técnicas en las Ciencias Sociales.
España: Editorial Hispano-Europea.
Gutiérrez P., Gabriel (1984/94). Metodología de las Ciencias Sociales.
Tomos I y II. Colección textos universitarios en ciencias Sociales.
México: Editorial HARLA.
Habermas, Jürgen (1975). Problemas de legitimación en el capitalismo
tardío. Buenos Aires: Amorrortu Editores.
Hanafi, Hassan (1991). La nueva ciencia social. Algunas reflexiones. En
Edgardo Lander, Modernidad y Universalismo. Caracas: Editorial Nueva
Sociedad.
Hernández, A. de; B. de Hurtado y otros (1988). Resultados del Diseño
Curricular de FaCES: Aproximación al perfil, al plan de estudio y a las
especificaciones curriculares. Universidad de Carabobo. FACES.
Unidad de Diseño Académico. Valencia.
Hernández S., R., C. Fernández y P. Baptista. (1991). Metodología de la
Investigación. México: McGraw-Hill.
Hessen, J. (1974). Teoría del Conocimiento. Editorial Losada, S. A.
Buenos Aires.
Heymann, Hexra (1982). Aspectos de la Racionalidad Deseada. Material
(mimeografiado), Caracas.
Jaimes, Rosalbina (1991). Problemática Contemporánea de la ciencia y la
tecnología. Caracas: Fondo Editorial Tropykos.
Kontantinov, F. V. (1963). El Materialismo Histórico. México: Editorial
Grijalbo, S. A.
Kuhn, Thomas (1981). La estructura de las Revoluciones Científicas.
México: Breviarios del Fondo de Cultura Económica.
206
Lander, Edgardo (1991). Modernidad y Universalismo. Pensamiento crítico,
un diálogo interregional. Caracas: Coedición Editorial Nueva
Sociedad-UNESCO-Rectorado de la Universidad Central de
Venezuela.
Lanz, Carlos (1989). Investigación-acción: Epistemología y política.
Caracas: Ediciones Primera Línea.
Lanz, Rigoberto (1977). Dialéctica del Conocimiento. Caracas: Editorial
U.C.V.
_____ (1975). Dialéctica de la Ideología. Caracas: Editorial UCV.
_____ (990). Ideología y Posmodernidad: Ensayos sobre Problemas de
Cambio Social. Caracas: Editorial Tropikos-UCV
Lebedinsky, Mauricio (1977). Notas sobre la Metodología del Estudio y la
Investigación. Buenos Aires: Ensayos ediciones.
Limoeiro, Mirian (1977). La Construcción del Conocimiento. (Cuestiones
de Teoría y Método). México: Ediciones Era.
López, Frank (1996). Crítica a la razón analítica. Mimeografiado. Facultad
de Ciencias Económicas y Sociales. Universidad de Carabobo.
Valencia, Venezuela
_____ (Diciembre 1994-Febrero 1995). Los problemas del pensamiento
gerencial en las sociedades post-modernas o de como se evapora el
mundo físico. En Revista FACES, año 5, No. 11. Valencia: Facultad
de Ciencias Económicas y Sociales. Universidad de Carabobo.
Lowy, Michel; Catherine Colliot-Thélène y otros (1974). Sobre el Método
Marxista. México: Editorial Grijalbo, S. A.
Lyotard, Jean François (1984). La condición Postmoderna. Madrid:
Ediciones Cátedra.
Maestre A., Juan (1989). La investigación en Antropología Social. Bogotá:
Akal editor.
Martínez, Miguel (1989). Comportamiento humano, nuevos métodos de
investigación. México: Editorial Trillas.
_____ (1993). El paradigma emergente. Barcelona, España: Editorial
Gedisa.
_____ (1986). Enfoque sistémico y metodología de la Investigación.
(mimeografiado). Caracas.
207
_____ (1991). La investigación cualitativa etnográfica en educación.
Caracas: Editorial Texto.
_____ (1980). Una concepción humanística del hombre.
Caracas: Atlántida. Universidad Simón Bolívar.
Marx, Karl (1979). Contribución a la Crítica de la Economía Política. México:
Ed. de Cultura Popular.
_____ (1971). El Método de la Economía Política. México: Editorial Grijalbo,
S. A.
_____ (1955). De las Palabras Finales a la Segunda Edición Alemana del
Primer Tomo de El Capital, en C. Marx y F. Engels. Obras completas en
Dos Tomos. Tomo I. Moscú: Ediciones en Lenguas Extranjeras.
_____ (1952). La Grundisse. Obras escogidas. Editorial Progreso.
Moscú: Ediciones en lenguas extranjeras.
Mayz Vallenilla, Ernesto (1976). Fenomenología del conocimiento.
Caracas: Editorial Equinoccio.
Méndez, Carlos (1988). Metolodogía. Guía para la elaboración de diseños
de investigación en ciencias económicas, contables y
administrativas. Bogotá: Mc Graw Hill.
Mires, Fernando (1996). La revolución que nadie soñó o la otra postmodernidad.
Caracas: Editorial Nueva Sociedad.
Mogollón, B., y Parra, R. (1990). Proposiciones para orientar la
configuración del marco teórico curricular del área de la Metodología de
la Investigación en las Ciencias Sociales en el pregrado universitario.
Valencia: Facultad de Ciencias Económicas y Sociales de la Universidad
de Carabobo.
Montero, Maritza (1992-93). Permanencia y Cambio de Paradigmas.
Planiuc. Años 11 y 12. Nos. 18-19. Valencia, Venezuela: Universidad de
Carabobo.
Moreno, Alejandro (1993). El aro y la trama. Episteme, modernidad y
pueblo. Caracas: Coedición: Centro de Investigaciones Populares-
Universidad de Carabobo. Editorial Texto.
_____ (1993). ¿Padre y Madre? Cinco Estudios Sobre la Familia
Venezolana. Caracas: Centro de Investigaciones Populares
Morin, Edgar (1982). Ciencia y consciencia. Barcelona, España: Editorial
Anthropos, editorial del hombre.
208
_____ (1994/95). La noción de sujeto. En Dora Fried Schnitman, Nuevos
Paradigmas, Cultura y Subjetividad. Buenos Aires: PAIDOS.
Morin y otros (1994/95). Diálogo. En Dora Fried Schnitman, Nuevos
Paradigmas, Cultura y Subjetividad. Buenos Aires: PAIDOS.
Morles, Víctor (1991). Planeamiento y Análisis de Investigaciones.
Caracas: Ediciones El Dorado.
_____ (1974). Técnicas de Estudios. 3ra. edición. España: Editorial Nueva
América.
Murcia Florián, Jorge (1990). Investigar para cambiar. Un enfoque sobre
investigación participante cooperativa. 2da. edición. Bogotá: Editorial del
Magisterio.
Nuñez Tenorio, J. R. (1973). Introducción a la Ciencia. 4ta. Edición.
Caracas: Editorial C. M.
_____ (1989). Metodología de las Ciencias Sociales. Caracas: Editorial
Alfadil.
Ortíz-Osés, Andrés. Hermenéutica. En Diccionario de Filosofía
Contemporánea. . Salamanca: Editorial Sígueme.
Piaget, Jean (1971). El Estructuralismo. 3ra. Edición, Buenos Aires: Editorial
Proteo.
_____ (1974). Epistemologías de las Ciencias Humanas. Buenos Aires:
Editorial Paidos.
_____ (1974). La Epistemología y sus variedades. Buenos Aires: Editorial
Paidos.
_____ (1970). Naturaleza y Métodos de la Epistemología. Buenos
Aires: Editorial Proteo.
_____ (1970). Sabiduría e Ilusiones de la Filosofía. Madrid: Editorial
Península.
Pirenne, Jacques (1978). Historia Universal. 13ra. edición. Volumen I.
México: Editorial Cumbre, S.A.
Ponce, Aníbal (1977). Educación y Lucha de Clases. Bogotá: Editorial
Presencia.
Prigogine, Ilya (1994/95). ¿El fin de la ciencia? En Dora Fried Schnitman,
Nuevos Paradigmas, Cultura y Subjetividad. Buenos Aires: PAIDOS.
209
Quijano, Anibal (1991). Modernidad, identidad y utopía en América
Latina. En Edgardo Lander, Modernidad y Universalismo. Caracas:
Editorial Nueva Sociedad.
Rangel, Domingo Alberto y Pedro Duno (1979). La Pipa Rota. Valencia,
Venezuela: Vadell Hermanos.
Reca, Inés C. (Enero-Febrero de 1977). Notas sobre la construcción del
objeto de una Investigación. En Revista Polémica. No. 2. Valencia:
Universidad de Carabobo.
Ritzer, George (1993). Teoría Sociológica Contemporánea. Madrid: Mc.
Graw Hill, editores.
Rivero, Carmen Irene (1993). Los nuevos paradigmas de la investigación
en Ciencias Sociales. Mimeografiado. Universidad de Carabobo. Núcleo
"La Morita". Maracay,
Rodríguez, Lino (1976). Metodología del Estudio y de la Investigación.
Caracas: Ediciones Centauro.
Rondón, A. y Pestic, S. (1978). El proyecto de investigación como medio de
relación en la búsqueda del conocimiento. Valencia: Ediciones del
Rectorado de la Universidad de Carabobo.
Rosental, M. y G. M. Straks (1975). Categorías del materialismo
Dialéctico. México: Editorial Grijalbo.
Sabino, Carlos (1978). Metodología de la Investigación. Buenos Aires: El
Cid Editor.
Sánchez Aranguren, Basilio (1984). Métodos de Investigación. Maracay:
Ediciones de la Universidad Bicentenaria de Aragua.
Seijas, Félix (1981). Investigación por muestreo. Caracas: Ediciones de la
Facultad de Ciencias Económicas y Sociales de la Universidad Central de
Venezuela.
Sierra B., Restituto (1984). Ciencias Sociales, Epistemología, Lógica y
Metodología". Teoría y ejercicios. Madrid: Editorial Paraninfo.
_____ (1988-92). Técnica de Investigación Social. Teoría y Ejercicios.
Madrid: Editorial Paraninfo.
Sonntang, Heinz (1989). Duda, certeza, crisis. La evolución de las
Ciencias Sociales en América Latina. Caracas: Coedición Editorial
Nueva Sociedad-UNESCO.
210
_____ y otros (1989). Nuevos temas, nuevos contenidos. Las ciencias
sociales de América Latina y el Caribe ante el nuevo siglo. Caracas:
Coedición Editorial Nueva Sociedad-UNESCO.
Sorokin, Lazarsfeld y otros (1977). La Investigación Social. Buenos
Aires: Centro Editor de América Latina.
Strimiska, Zlenek (1979). Los paradigmas sociológicos y la dialéctica.
Esbozo de una problemática. (mimeografiado). Caracas: Universidad
Central de Venezuela.
Tamayo, Héctor (1987). EL Proceso de la Investigación. México: Editorial
Limusa.
Tamayo y Tamayo, Mario (1994). El Proceso de la Investigación
Científica. México: Limusa/Noriega Editores.
Taylor, S. J. y R. Bogdan (1992). Introducción a los métodos
cualitativos de investigación. Barcelona, España: Ediciones PAIDOS.
Tofler, Alvin (1995). La Tercera Ola. Barcelona, España: Plaza y Janés
Editores, S. A.
Universidad Nacional Abierta (1988). Técnicas de Documentación e
Investigación. Caracas.
Van Dalen, D. B. y W. J. Meyer (1981). Manual de técnicas de la
investigación educacional. Barcelona, España: Ediciones PAIDOS.
Vattimo, Gianni (1990). La Sociedad Transparente. Barcelona, España:
Ediciones PAIDOS. Ibérica, S. A.
Viet, Jean (1970). Los Métodos estructuralistas en las Ciencias Sociales.
Buenos Aires: Editorial Amorrortu.
Weber, Max (1977). Economía y sociedad. México: Fondo de cultura
económica.
Williams, Angel (1974). Los Informes de Investigación Bibliográfica.
Caracas: Edit. Arte.
Woods, Peter (1993). La escuela por dentro. La etnografía en la
investigación educativa. Barcelona: Ediciones PAIDOS.
Zubizarreta, Armando (1979). La aventura del Trabajo intelectual. México:
Fondo Educativo Interamericano.
Diccionarios y Enciclopedias
211
Ferrater M., José (1971). Diccionario de Filosofía Buenos Aires: Edit.
Sudamericana.
García Pelayo y Gross, Ramón (1981). Pequeño, Larousse Ilustrado.
París: Ediciones Larousse.
Monitor (1965). Enciclopedia Salvat para todos. Barcelona. España:
Ediciones SALVAT S.A.
Real Academia Española (1970). Diccionario de la Lengua Española (19ª.
ed.). Madrid: Editorial Espasa Calpe, S. A.
Rosental, M. M. (1980). Diccionario Filosófico. Lima: Ediciones Pueblos
Unidos.
Universidad Simón Bolívar (1981). Glosario Especializado en Currículum.
Versión preliminar. Caracas.

1 comentario:

Amelia Churión de Espejo dijo...

Excelente aporte, colega. Imposible cuantificar su valor como recurso para quienes necesitan consultar la obra. N cantidad de gracias y felicitaciones por su paciencia y esmero en transcribir todo el libro =)